¿Qué piensan los distintos presidentes de Estados Unidos sobre el misterio de los aliens a lo largo de la historia?

Presidents_And_Aliens

Estados Unidos y extraterrestres… ¿puede haber un país que tenga más relación con ellos? En teoría no. Creamos o no en la existencia de seres de otros planetas hay que reconocer que los estadounidenses siempre han estado muy relacionados con su posible llegada a nuestro planeta. Y esto no es algo que haya ocurrido recientemente, sino que se viene hablando de ello desde mucho tiempo atrás. Al fin y al cabo, todos conocemos los sucesos del Área 51 y otras polémicas similares que han trascendido a lo largo y ancho del mundo.

Un texto (textazo, todo sea dicho) de la periodista Miriam Kramer, publicado en ‘Mashable’ nos ha dado la idea de hacer nuestra propia versión de los dimes y diretes de la historia de los presidentes de Estados Unidos con los extraterrestres. Porque seguro que si lo analizamos bien hay mucho más por ahí de lo que sepamos o de lo que hayamos asimilado. Si nos acompañáis en este viaje es posible que podamos atar algún que otro cabo. Y sabiendo que en 2016 vuelven a estar de moda los aliens (el retorno de Expediente X, la secuela de Independence Day…), ¿qué mejor momento para esto?

El platillo volante de Truman

President-TrumanEn la década de los años 40 no existía Internet, pero los rumores y las teorías descabelladas corrían como la pólvora de bar en bar y de periódico en periódico. Lo que ocurrió en Roswell en 1947 ha sido utilizado de base tantas veces, en tantas películas, cómics, series y videojuegos, que ya creemos que no hay margen para inventarse nada más. Se supone que aterrizó un OVNI (objeto volador no identificado, ya sabéis…). El presidente de la época era Harry Truman, que jugó al despiste con la prensa y se carcajeó de los medios al insinuar lo agotado que estaba de que hubiera gente que dijera que el aterrizaje en la Luna fue un montaje.
Se dijo que el OVNI en cuestión fue un platillo volante. El ejército dijo que era un globo meteorológico, pero la respuesta no convenció a nadie. Prácticamente, que los militares se inventaran eso fue lo que hizo que todo sonara sospechoso y que se le diera credibilidad a la idea de que podía tratarse de una nave extraterrestre. Pero había que entender, en cierto modo, que Estados Unidos no podía contar qué era lo que se escondía realmente detrás de este cuerpo no identificado. Con el tiempo se descubrió el pastel y entendimos porqué no podían hablar de ello: era parte de un sistema inventado para espiar a los soviéticos. Y claro, eso no era algo que se pudiera contar a la prensa.

Jimmy Carter vio “algo”

carterA finales de la década de los 60 el futuro presidente Jimmy Carter vio, cuando caía la noche, “algo” extraño en el aire emitiendo luces de distintos colores. Bajó del cielo y luego se marchó volando hacia el horizonte. Carter dijo que no solo lo vio él, sino también más de 20 personas. Como eso le habría dado posiblemente mala imagen, nunca atribuyó lo ocurrido a extraterrestres. Lo dejó abierto y nunca se mojó para decir algo concreto.
Lo que sí es verdad es que durante su presidencia Carter habló con la NASA para que se pusieran a investigar en todo el tema de los extraterrestres. Dicho de una manera bastante fina: la NASA pasó de él. Fue uno de esos momentos en los que puedes entender que hasta los presidentes de Estados Unidos tienen algunos límites (por mucho que películas como La Búsqueda nos quieran contar otra cosa). Y con eso acabó la investigación de Carter. ¿Vio algo esa noche o estaban cenando con alguna sustancia de más que les hizo alucinar?

 

reaganRonald Reagan siguió un cuerpo por el cielo
Un presidente norteamericano sin una experiencia relacionada con los extraterrestres no parece algo que sea muy correcto. Por eso Reagan también tuvo la suya propia. En su caso estaba pilotando un avión y vio un cuerpo que se colocó en su parte de atrás, una luz extraña y brillante que siguió durante cierto tramo hasta que desapareció entre los cielos sin dejar rastro. A Reagan no le importó hablar de ello en varias ocasiones, pero el tema se quedó ahí.

 

 

Bill Clinton lo investigó todo
Las tareas de Clinton en la Casa Blanca se acumulaban mientras él liberaba estrés de todas bill-clintonlas formas posibles. Pero entre reunión y reunión a puerta cerrada el presidente hizo algo que alivió mucho a los amantes de las teorías conspiratorias: investigó todo el asunto del Área 51. Explicó que aunque para entrar en este lugar hay que pasar un proceso de preparación y el uso de un equipo especial, el motivo es porque es ahí donde se almacenan muchos de los inventos secretos de los norteamericanos. Explicó que no, que no hay ningún cadáver de alien escondido, dejando aclarado el asunto para los tiempos de los tiempos.

 

Barack Obama marea la perdiz

Parece como si cada presidente norteamericano haya optado por un punto de vista sobre el tema de los extraterrestres dependiendo de cuál es el perfil que adopta la sociedad en cada momento. Por ejemplo, con Barack Obama la sociedad ya ha visto prácticamente de todo. Nos hemos inmunizado ante las sorpresas y las cosas extrañas. El cine y la televisión se han ocupado de que ya no nos sorprendamos. Hemos perdido el factor sorpresa y si un día nos encontramos con un extraterrestre en la calle seguro que le saludamos tranquilamente, pensamos que es alguien disfrazado o pasamos y lo ignoramos. Somos así, estamos en otra onda debido a que ya hemos oído tanto sobre extraterrestres que hasta nos aburre. Así que Obama, lógicamente, no se iba a poner a investigar como un loco.

obamaufoLo que ha hecho durante su mandato ha sido hablar del tema en varias ocasiones, aunque siempre sin darle mucha relevancia. Ha tocado el tema de manera superficial, con un poco de humor en el proceso y sin trascendencia. En algunos momentos se ha encontrado con individuos que le han pedido que haga un poco más acerca del tema y la atención que le ha dedicado ha estado dirigida a desclasificar multitud de documentos que correspondían a décadas atrás. Con esta acción Obama ha querido demostrar que las cosas que se ocultan están lejos de lo que piensan algunos amantes de las conspiraciones, tratándose más de secretos vacíos que, en la actualidad, ya no son relevantes.

Otra cosa que hizo Obama en este tiempo que ha estado en la Casa Blanca ha sido reconocer la obviedad de nuestra sociedad actual. La confidencialidad, la privacidad y los secretos de estado ya no son lo que eran en el pasado. En estos momentos el presidente es muy consciente de que ya no hay oportunidad para que los secretos se mantengan tal y como lo hacían antaño. No existen documentos “top secret”, al menos en lo relacionado con extraterrestres, se han acabado los días en los que había que ocultar este tipo de verdades. El presidente no se cierra a que puedan existir otras formas de vida inteligentes fuera de la Tierra, pero no es trabajo suyo entrar a debatir sobre ello ni siquiera a investigar o dedicar recursos a esta materia.

Hillary Clinton recuperará el tema

Estamos esperando a ver qué ocurre con la gestión de Estados Unidos en relación a la Hillary-Clinton-Alieninvestigación sobre los extraterrestres, pero todas las miradas están depositadas en Hillary Clinton. La demócrata tiene unas ideas que van a gustar mucho a los amantes de los aliens. Y nos da la sensación de que se cumple, de nuevo, lo que mencionábamos al inicio del apartado dedicado a Obama. En estos momentos, en 2016, el fenómeno extraterrestre vuelve a estar de moda. Y si la posible presidente se mete de lleno en ello no es algo de lo que nos vayamos a quejar.

La buena noticia para los entusiastas del tema es que Clinton (Hillary, por supuesto) ha dicho que una de las cosas que hará cuando se ponga al mando del país será investigar en todos los documentos que hay sobre el fenómeno alien. Quiere descubrir si la verdad está ahí fuera o ahí dentro, analizar lo que ha quedado enterrado en pilas y pilas de papeles durante décadas. Además, lo positivo de todo esto es que Hillary quiere hacer el trabajo de una manera transparente. Ha perfilado su investigación personal de la vida extraterrestre de una manera pública. Todo lo que descubra será compartido con el público, ni más ni menos, todo. La única excepción es si alguno de los descubrimientos supone algún tipo de riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos. En el caso de que eso ocurriese sí que se mantendrían los datos ocultos para evitar complicaciones.

¿Qué podría suponer un riesgo para la seguridad nacional? Se nos ocurre que algún contacto directo de los extraterrestres con terroristas o una amenaza directa hacia la seguridad del país. Salvo eso, todo lo que se descubra lo llegaremos a poder conocer nosotros también. Y eso puede significar que la mayoría de misterios existentes sobre el pasado de Estados Unidos con el fenómeno alien se puedan explicar de una vez por todas. Eso significaría un cambio absoluto en las tendencias y que se encamine la investigación extraterrestre de una forma totalmente nueva. Está claro que si Hillary Clinton llega a la Casa Blanca y consigue descifrar este misterio, va a pasar a la historia por mucho más que por ser la primera presidenta de la nación. Pero para ello habrá que esperar un poco más y ver cómo avanzan las investigaciones.

About these ads

No hay comentarios

Dejar respuesta