A 320 años luz de la Tierra, alguien que pudiera viajar hasta allí experimentaría la luz constante del día o podría disfrutar de amaneceres y puestas de sol triples.

3

El planeta natal de Luke Skywalker, Tatooine (en la saga de Star Wars, La Guerra de las Galaxias), era un extraño mundo con dos soles en el cielo. Pero la ficción se queda corta comparada con la realidad. No solo es cierto que planetas semejantes existen y son muchos, sino que a unos 320 años luz de la Tierra, en la constelación de Centauro, los astrónomos han encontrado uno que forma parte de un sistema aún más exótico, donde lucen tres «Lorenzos». Alguien que pudiera viajar hasta allí experimentaría la luz constante del día o podría disfrutar de amaneceres y puestas de sol triples, dependiendo de las estaciones, más largas que una vida humana.

4Este curioso mundo descrito en la revista Science ha sido descubierto por un equipo de astrónomos liderado por la Universidad de Arizona (Estados Unidos), a través de imagen directa utilizando el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile. El planeta, bautizado con el nombre científico de HD 131399Ab, no se parece a ningún otro mundo conocido. Su órbita alrededor de la más brillante de las tres estrellas es la más grande descubierta hasta ahora dentro de un sistema estelar múltiple. Tales órbitas suelen ser inestables, dando como resultado la rápida eyección del planeta, que queda expulsado del sistema. Pero, de alguna manera, este ha permanecido en él.

 
Un mundo fríο

HD 131399Ab tiene unos 16 millones de años, lo que lo convierte también en uno de los exoplanetas más jóvenes descubiertos hasta la fecha. Con una temperatura de alrededor de 580ºC y una masa estimada de cuatro masas de Júpiter, es también uno de los exoplanetas más fríos y menos masivos captados con imagen directa.

4«Aproximadamente durante la mitad de la órbita del planeta, que dura 550 años terrestres, pueden verse tres estrellas en el cielo; las dos más débiles están siempre mucho más cerca la una de la otra y cambian su aparente separación con respecto de la estrella más brillante a lo largo del año», explica Kevin Wagner, primer autor del artículo y descubridor de HD 131399Ab.

La estrella HD 131399A está a su vez orbitada por las dos compañeras menos masivas, B y C, a unas 300 ua (unidad astronómica, la distancia media entre la Tierra y el Sol). Al mismo tiempo, B y C giran una alrededor de la otra, separadas por una distancia casi igual a la que hay entre el Sol y Saturno.

 
Una órbita lejana

En este escenario, el planeta HD 131399Abviaja alrededor de la estrella A en una órbita dos veces la de Plutón, si se compara con el Sistema Solar, y pone al planeta en una distancia de un tercio de la separación entre la estrella A y el par B/C. «Nuestras simulaciones por ordenador han demostrado que este tipo de órbita puede ser estable, pero si cambias algo del entorno, aunque sea solo un poco, puede convertirse en inestable muy rápidamente», explican los investigadores.

Los planetas en sistemas estelares múltiples son de especial interés para los astrónomos y los científicos planetarios, ya que proporcionan un ejemplo de cómo funciona el mecanismo de formación de planetas en estos escenarios más extremos. Porque aunque parezcan exóticos han resultado ser sistemas tan comunes como las estrellas individuales.

About these ads

No hay comentarios

Dejar respuesta