Según el escritor-investigador británico David Icke, las explosiones sucedidas en Nueva York no han sido más que una tapadera para mantener a la opinión pública desviada de la matanza cometida en Siria.

Antes de la explosión de varios dispositivos en Manhattan, la noticia del día fue de la fuerza aérea de Estados Unidos llevó a cabo cuatro ataques aéreos separados contra el ejército sirio, matando a 62 soldados e hiriendo a 100 más.

Los soldados, apoyados por el gobierno sirio, se encontraban en batalla contra ISIS, cuando los aviones de guerra estadounidenses llegaron y actuaron esencialmente como apoyo aéreo para ISIS bombardeando los soldados sirios cerca de la ciudad de Deir ez-Zor, Siria.

Rusia pidió una reunión inmediata de la ONU para averiguar por qué EE.UU. habían actuado una vez más en nombre de ISIS en Siria.

Representantes de Estados Unidos hicieron una única respuesta, y ésta fue acusar a Rusia de la grandilocuencia, evitando el sujeto real de por qué habían bombardeado soldados de un gobierno extranjero elegido, un claro acto de guerra.’

About these ads

No hay comentarios

Dejar respuesta