Los trabajos que realiza un grupo de arqueólogos en la supuesta tumba de Jesucristo reviven uno de los misterios más apasionantes de la humanidad y base de la mayor religión monoteísta del Mundo.

12

El retiro de la losa de la tumba de Cristo efectuada por un grupo de arqueólogos en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, Israel, ha despertado el interés de miles de creyentes de todo el mundo. Los trabajos que realiza el grupo de expertos permitiría explicar varias dudas históricas sobre un lugar que es considerado por millones de personas como sagrado.

En un artículo publicado por el diario ‘El País’, el sacerdote retirado, periodista y escritor español Juan Arias, considera que muchos cristianos temen que los científicos logren descifrar algún misterio especial en la tumba de Jesús, como por ejemplo, encontrar su cadáver en dicho lugar. “¿Qué ocurriría si así fuera?”, plantea Arias. “¿Se tambalearía, en dicho caso, la fe de los seguidores del cristianismo, la mayor religión monoteísta del mundo con más de dos mil años de historia?”

1De acuerdo con las narraciones de los relatos bíblicos, el cuerpo de Jesús de Nazaret fue colocado dentro de una tumba de piedra caliza tras morir crucificado. Los cristianos creen que Cristo resucitó al tercer día después de su muerte, y que las mujeres que acudieron a ungir su cuerpo tras la celebración de su entierro anunciaron a sus discípulos y seguidores que sus restos mortales habían desaparecido.

Posteriormente, en el año 325 después de Cristo, el emperador Constantino ordenó construir la iglesia del Santo Sepulcro, considerada por todos los cristianos como el lugar donde Jesucristo fue sepultado. Ahora, desde el pasado mes de junio, un equipo de expertos ha comenzado una serie de trabajos de restauración en dicha iglesia. Según informaciones aparecidas en la célebre publicación National Geographic, los investigadores han encontrado gran cantidad de material de relleno bajo un revestimiento de mármol que fue instalado, en el año 1555, en la Iglesia del Santo Sepulcro, ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La plataforma funeraria se localiza actualmente en el Edículo, una pequeña capilla de mármol que fue reconstruida entre los años 1809 y 1810, siguiendo el proyecto de un arquitecto griego. En la actualidad, los trabajos de restauración los está llevando a cabo un equipo científico encabezado por Antonia Moropoulou, experta de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, Grecia.

Según creen los especialistas, el acceso a la tumba permitirá explicar por qué Santa Elena, madre del emperador romano Constantino, decidió que esta tumba había sido la última morada de los restos mortales de Jesucristo, tras identificarla durante unas excavaciones.

Polémica entre la UNESCO e Israel por la Ciudad Vieja de Jerusalén

Cabe señalar que la Ciudad Vieja de Jerusalén fue ratificada recientemente como Patrimonio de la Humanidad en peligro por la UNESCO. Organismo que, en su resolución, también critica a Israel por negar el acceso de los expertos hasta los lugares santos de la ciudad con el fin de poder verificar, así, su estado de conservación.

El documento enfureció a Israel, porque según aseguran las autoridades israelíes, en su redacción queda patente el desconocimiento de los profundos lazos que el judaísmo mantiene con los lugares santos. Y es que la resolución de la UNESCO se refiere a la Vieja Jerusalén utilizando únicamente la semántica árabe, una decisión que fue aprobada por la Junta Ejecutiva de la UNESCO hace un par de semanas y que mereció la absoluta condena del estado de Israel y de sus aliados.

Por su parte, el embajador de Israel ante el organismo cultural, Carmel Shama-HaCohen, expuso que era una decisión “absurda”. Asimismo, el Ministro de Educación de Israel, Naftali Bennett, aseguró que el país “no cooperará con una organización que niega los lazos del pueblo judío con Jerusalén”.

A continuación te dejamos un video con las primeras imágenes de la apertura… ¿Que te parece? 🙂

About these ads

No hay comentarios

Dejar respuesta