En Noviembre de 2015, el Senado de los Estados Unidos aprobó una polémica ley, el Acta Espacial (Space Act), con la que el país pionero en los vuelos espaciales se adjudica el espacio y todos los recursos que contiene.

Varias son las empresas que han puesto su ojo y todo su dinero en encontrar asteroides ricos en minerales o productos altamente energéticos para expoliar uno por uno todas las riquezas que, la tan siempre fascinante ley de la gravedad solar atraiga hasta nuestras inmediaciones para posarnos sobre ellos o directamente, comportarnos como piratas abordando esas naves cósmicas con la única premisa de el primero que llegue se adueña del botín.

Esta ley establece que cualquier material que un americano encuentre en el espacio le pertenece legítimamente y da amparo jurídico a ciertas empresas para ahora si por fin, poder lanzarse a la conquista de los minerales del espacio, asteroides repletos de diamantes en su interior por la presión, silicio como para iniciar una nueva revolución industrial, e incluso se especula con aleaciones nuevas que abran una puerta a una nueva ciencia.

Esta nueva aventura se asemeja bastante al descubrimiento de América y con el posterior robo y carrera entre las distintas potencias de la época para intentar llevarse lo máximo posible del pastel pero… ¿Hasta que punto es legal? El Tratado Espacial de 1967 prohíbe esto expresamente, ya que nada de lo encontrado fuera de lo terrestre no le pude pertenecer a ninguna potencia.

La carrera ya esta aquí y el nuevo renacimiento se aproxima tan rápido como que mientras lee esta noticia, ya hay mínimo dos empresas calculando los costes y localizando asteroides para emprender el viaje con los nuevos mineros del futuro en 2020.

No olvidéis suscribiros y seguirnos en Facebook 😉

Youtube: Jorge Veguillas (Subscribete)