Todos los días los humanos estamos expuestos a una enorme cantidad de sonidos. La mayoría de ellos son de lo más banal y sabemos perfectamente qué los provoca. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías los investigadores han detectado ruidos cuyo origen a veces no saben determinar con exactitud.

Aquí te presentamos una lista de algunos de los sonidos más enigmáticos de la Tierra y el universo.

El ‘Bloop’

Con este término se conocen unas extrañas ondas de sonido de baja frecuencia detectadas en 1997 por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA). El ruido se prolongó cerca de un minuto, durante el cual su frecuencia fue aumentando. Según la NOAA, el ruido lo producen terremotos generados por grandes icebergs que se agrietan y fracturan. El origen del sonido se ubicó en el sur del océano Pacífico.

“La ballena más triste del mundo”

En 1989 los oceanógrafos captaron un canto de ballena que no correspondía a ninguna especie conocida en aquel entonces. Esa especie no identificada llegó a ser conocida como “la ballena de los 52 hercios” por la frecuencia en la que cantaba, y que a los humanos nos provoca una sensación de profunda soledad. El sonido que produce ‘la ballena más triste del mundo’ es absolutamente único, dado que normalmente el canto de estos grandes cetáceos se sitúa entre los 15 y los 25 hercios.

Desde lo más profundo de los océanos

El abismo Challenger, en la fosa de las Marianas, en el Pacífico noroccidental, es el punto más profundo de la Tierra. En 2016 los científicos mandaron al lugar un hidrófono de titanio recubierto convencidos de que grabarían el más absoluto silencio. Pero sin embargo tras tres semanas de grabaciones obtuvieron un resultado totalmente inesperado: a una profundidad de casi 12.000 metros descubrieron una cacofonía de sonidos compuesta por el eco de ruidos producidos por humanos, animales marinos, embarcaciones y otras máquinas.

El zumbido inexplicable de la Tierra

El zumbido, o ‘The Hum’, es como se denomina a un intrigante sonido que ha sido registrado en diversas regiones de nuestro planeta y que ha provocado numerosas especulaciones sobre su origen. La mayoría de estos zumbidos, que tienen una frecuencia bastante baja, fueron registrados en 2012.

El Puente del Arco Iris

Rainbow Bridge (el Puente del Arco Iris) es un puente de roca natural que se encuentra en el estado de Utah, EE.UU., y que tiene el estatus de monumento nacional. Esta roca sorprendió a todos el mundo cuando se reveló que producía sonidos. El zumbido de este gran arco de piedra, considerado por los nativos norteamericanos como un lugar sagrado, tiene una frecuencia bastante baja.

La aurora boreal

La aurora boreal no es solo un fenómeno visual fascinante, sino que también produce escalofriantes sonidos que forman parte de la cultura popular de los habitantes del Ártico norte.

La canción de la Luna

Unas grabaciones publicadas en 2008 revelan que la tripulación de la misión estadounidense Apolo 10, que sobrevoló a unos 15.000 metros de la superficie de la Luna, escuchó sonidos extraños. Solo muchos años después del vuelo se hicieron públicos los audios con esos ruidos misteriosos.

Júpiter, otro cantante galáctico

En el año 2016 se descubrió que la Luna no es la única que canta en el espacio abierto. Juno, la sonda de la NASA, estuvo orbitando cerca de Júpiter para encontrar más información sobre el planeta y la formación del sistema solar. La sonda se sintonizó con el espectáculo acústico de Júpiter, y las emisiones de radio producidas por sus auroras fueron grabadas y transformadas en sonidos audibles por la NASA.

El agujero negro

La Luna y Júpiter podrían formar un bonito trío con un agujero negro. El mejor candidato sería el agujero negro supermasivo que se encuentra en el cúmulo de Perseo. En 2003 la NASA descubrió que ese objeto espacial produce ondas sonoras 57 octavas más bajas que un do corriente. En términos musicales se podría decir que el ruido generado por aquel agujero negro se corresponde con la nota si bemol.