Se ha encontrado en un túnel del desierto peruano una mano momificada con tres largos dedos de unos veinte centímetros de largo.

Aunque a primera vista podríamos llegar a la conclusión de que no se trata más que de una creación imaginativa realizada por la mano del hombre, ha sido examinada por un médico de Cuzco (Perú) revelándose que está compuesta de piel y huesos, con seis huesos en cada uno de los dedos.

La sorprendente y extraña mano ha sido entregada supuestamente al investigador residente en Perú Brien Foerster, director de Hidden Inca Tours, junto con un pequeño cráneo elongado momificado y un minúsculo cuerpo momificado. El lugareño que está en posesión de estos restos ha comentado a Foerster que los encontró en un túnel hace aproximadamente un año, en el sur del desierto peruano.

Se accedía al túnel atravesando una gran puerta de piedra, y en su interior había dos sarcófagos en los que se encontraban los restos, que habían sido cubiertos de arcilla. El descubridor indicó que no deseaba vender los restos momificados, sino simplemente saber qué eran exactamente y a qué o a quién podrían haber pertenecido.

Un examen médico revela la presencia de piel y huesos

Brien Foerster llevó la mano y el cráneo a médicos de Cuzco (Perú) que no desean revelar su identidad por el momento. La mano fue examinada por medio de rayos X y se descubrió que cada dedo contaba con seis huesos, mientras que una mano humana normal únicamente tiene tres. El examen reveló asimismo que la mano momificada está formada por piel y huesos, lo que sugiere que no se trata de un fraude (a no ser que de algún modo alguien haya utilizado piel, huesos y carne reales para confeccionarla).

Una anomalía con solo tres dedos

Los animales con tres dedos en extremidades anteriores o posteriores son conocidos como tridáctilos, y la mayor parte de los tridáctilos son reptiles o aves, aunque existen algunas excepciones a esta norma, como por ejemplo los rinocerontes. La mano momificada descubierta en Perú claramente no pertenece a ninguna de estas categorías, ya que los dedos presentan uñas similares a los de primates o humanos.

Todos los primates tienen cinco dedos en manos y pies, con la excepción del pequeño mono araña, que solo tiene cuatro. De este modo, la mano es sin duda una anomalía que no parece de origen humano ni animal. De hecho, los médicos que han examinado la mano a través de rayos X indicaron a Foerster que no era humana, pero que habría pertenecido a “algún tipo de forma de vida”.

La mano momificada fue hallada supuestamente dentro de un sarcófago, junto con un cráneo elongado que por su tamaño podría ser de un niño de corta edad y un cuerpo momificado minúsculo, que tampoco parece humano. Estos restos pueden verse en el vídeo que incluimos a continuación. Los que han podido examinar los restos han llegado a la conclusión de que o son extraterrestres, y de varias especies diferentes, o pertenecen a antiguas especies humanoides.

¿Podría haber alguna otra explicación? La única alternativa lógica a todo lo anterior es que se trata de un elaborado fraude, y que alguien ha invertido una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en construir estos supuestos restos momificados utilizando material orgánico. Es altamente improbable que en los tres casos los restos procedan de mutaciones de especies conocidas.

Sin embargo, Foerster ha apuntado que el equipo tiene previsto ahora llevar a cabo pruebas de carbono-14 y análisis de ADN a lo largo del presente año. De modo que quizás tengamos en poco tiempo alguna respuesta a las incógnitas que plantea este descubrimiento.

Advertisements