Los asteroides son objetos metálicos rocosos, de menor tamaño que un planeta, que giran alrededor del sol. La mayoría de estos se ubica dentro del cinturón de asteroides (una zona del sistema solar entre las órbitas de Marte y Júpiter). No obstante, la amenaza real para nuestro planeta emana solo de aquellos de estos cuerpos espaciales cuyo tamaño es suficientemente grande para causar efectos graves tras un posible impacto.