La realidad supera la ciencia ficción… o, mejor dicho, la ciencia ficción es capaz de predecir algo que, años después, se convierte en una realidad.

Así ha pasado con infinidad de objetos que, a día de hoy, utilizamos de manera habitual, y todo apunta a que el siguiente avance es claro: el mundo del transporte. Son muchas las empresas que se han lanzado a fabricar vehículos autónomos. Pero… ¿y si ahora volaran?

Muchas empresas del sector de la automoción se han lanzado a la construcción y diseño de vehículos autónomos, aquellos que no soólo son capaces de conducir por nosotros —con un piloto automático—, sino que pueden leer las señales de tráfico, las incidencias en la carretera e incluso predecir el comportamiento de otros vehículos para evitar accidentes. Pero la gran sorpresa ha llegado por parte de Airbus, que ha anunciado un transporte urbano aéreo.

“Hace más de 100 años, el crecimiento de las ciudades provocó que el transporte urbano pasara a realizarse bajo tierra —en clara referencia al metro—. Ahora tenemos los medios tecnológicos suficientes como para realizarlo por el cielo”. Esta esperanzadora y destacada reflexión fue realizada este lunes por Tom Enders, el CEO de Airbus, que confirmó que están trabajando en este tipo de soluciones: de hecho, aseguró que en 2017 se llevarán a cabo las primeras pruebas.

Así, la idea de Airbus no es otra que fabricar pequeños módulos que consigan transportar a las personas por el aire. Y la propuesta planteada por la compañía aeronáutica se acerca a las imágenes que todos tenemos en la cabeza, sacadas de las películas futuristas: de momento, las pruebas se realizarán con un pequeño vehículo volador, con capacidad solo para un pasajero, que sea capaz de pilotar de manera autónoma sin la intervención del ocupante en sus mandos.

“Estamos en una fase de experimentación, nos estamos tomando el desarrollo de esta idea muy en serio”, confirmaba Enders. Denominado ‘Proyecto Vahana’, Airbus ya ha empezado a experimentar con las capacidades de su prototipo para despegar y aterrizar en vertical. Ahora, el siguiente paso no es más que continuar con el diseño que permita hacer viable un módulo que se utilice en el transporte urbano, que hará su primer vuelo experimental a finales de 2017.

Una idea para acabar con el tráfico

Este nuevo medio de transporte podría contar con cuatro rotores, que podrían cambiar de posición según el vehículo lo necesitara: esto es, horizontal para despegar y aterrizar y vertical para propulsar la nave durante el propio vuelo. El diseño estético será posiblemente el que entre por los ojos de los usuarios, si bien es cierto que el gran reto que se debe enfrentar no es otro que el de convencer a la opinión pública y las autoridades de la seguridad de este sistema.

Y es que las grandes ciudades de todo el mundo se están enfrentado a dos problema que crecen con el paso de los años: el tráfico y la contaminación. La idea de Airbus no hace más que ahondar en la posibilidad de que sus coches aéreos acaben con ambos de manera radical. Aprovechando la conducción autónoma y la inteligencia artificial, el nuevo proyecto de la compañía francesa busca, además, saciar unas expectativas futuristas cada vez más cercanas.