Paul Dienach pasó un año en coma víctima de una extraña enfermedad y al despertar aseguró que su conciencia había viajado al cuerpo de un hombre del año 3906.

“Crónicas del futuro” es un libro que contiene el diario de un hombre que nunca tuvo la intención de que sus palabras fueran revelada al mundo.

Aunque muchos descartarán de inmediato este testimonio por considerarlo un gran delirio, a Dienach se lo tomaba muy en serio. Pero comencemos por el principio. Dienach fue un profesor de alemán que vivió a principios del siglo pasado en Europa Central y la verdad es que él nunca pensó en ser escritor ni muchos menos en viajar en el tiempo. Las circunstancias lo llevaron a eso.

En 1921, Dienach fue víctima de una gran epidemia de encefalitis letárgica, y como resultado entró en coma, estado en el que permaneció durante un año en un hospital de Ginebra.

Al despertar, comenzó a escribir su diario, en el que contó que durante todo ese año estuvo bien despierto.

Según cuenta Dienach en su diario, lejos de estar confinada en su cama, su conciencia viajó al cuerpo de otro hombre llamado Andrew Northman, con la particularidad extra de que este hombre vivirá (suena raro, pero es así) en el 3906.

VER ► El extraño Caso de Andrew Carlssin, un “Viajero del Tiempo” del año 2.256 (Video)

La gente del año 3906 se dio cuenta de que una conciencia diferente estaba en el cuerpo de Andrew Northman y decidieron contarle todo lo que había pasado en el mundo en los últimos dos milenios.

Al despertar, Dienach temió ser considerado un loco, por lo que no le dijo a nadie lo que le había pasado. Pero todo eso cambió en Grecia. A los 36 años, el estado de salud de Dienach dejaba mucho que desear, por lo que decidió mudarse a Grecia, donde hay un clima mejor. Así que en 1922 se mudó allí y comenzó a dar clases de francés y alemán para sobrevivir.

Entre sus estudiantes estaba George Papahatzis, que describió a Dienach como “un hombre modesto que solía prestar atención a los detalles”. Después de dos años, su salud tocó fondo y decidió mudarse de nuevo, ahora a Italia. Antes de irse, le dio su diario a Papahatzis, su alumno favorito, para que practique su alemán traduciendo el texto del alemán al griego.

VER ► ¿Viajeros en el tiempo observando la I Guerra Mundial? El extraño caso de Agnes Whiteland

Como sea, Dienach se fue y en el año 1924 murió de tuberculosis. Por su parte, Papahatzis tradujo el texto en un período de 14 años, de 1926 a 1940. Al principio pensó que era una novela, aunque una muy rara. Pero a medida que avanzaba se fue dando cuenta de que lo que estaba traduciendo era un diario..

Aquí te dejamos un magnífico vídeo de Vicente Fuentes, esperamos que lo disfrutes! 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here