Philip K. Dick fue uno de les escritores más influyentes de todos los tiempos en el campo de la ciencia ficción. Inventó el concepto de “precog” para referirse a una persona que puede ver el futuro antes de que ocurra.

Dick introdujo este concepto de la precognición en su novela The World Jones Made, en la que un antihéroe puede ver un año en el futuro. Este fue el comienzo de los precogs en las novelas de Dick, entre las cuales cabe destacar The Minority Report, Martian Time-Slip y The Three Stigmata of Palmer Eldritch. Grandes éxitos taquilleros como Total Recall, Minority Report y The Adjustment Bureau se basaron en estas historias y la famosa Matrix también se hizo eco de su visión.

Pero todas estas novelas no se tratan en realidad de ciencia ficción, sino de autobiografías encubiertas. Y es que el mismo Dick fue un «precog». El escritor norteamericano descubrió su insólita capacidad en un examen de acceso a la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.), su ciudad natal. Durante una prueba de física, Dick se bloqueó y no recordaba el principio clave detrás del desplazamiento de agua.

Sin embargo, una voz interior le explicó de repente los principios científicos que necesitaba y que había olvidado. Todo lo que Phil tuvo que hacer fue escribir las palabras en su cabeza y obtuvo un sobresaliente en la prueba.

Aunque esa voz desapareció durante muchos años, reapareció al cabo de un tiempo. «Yo solo escucho la voz del espíritu cuando me estoy quedando dormido o al despertar. Tengo que estar muy receptivo para escucharlo. Es extremadamente débil. Suena como si estuviera a un millón de millas de distancia», explicó en una entrevista.

VER ► La increíble historia de Paul Dienach, el hombre que cayó en coma y despertó en el año 3.906 (Video)

Más adelante, la voz volvió con una fuerza extraordinaria. Fue después de que Dick aseguró haber experimentado una «anamnesis», es decir, una pérdida del olvido. «Recordé quién era y dónde estaba. En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, todo volvió a mí». A partir de entonces la misteriosa voz obligaba al escritor a hacer distintos actos, como comprar productos nuevos, tirar medicamentos caducados o cambiar del vino a la cerveza debido a la acidez de estómago. La voz no solo se ocupaba de sus quehaceres cotidianos, sino que también era capaz de resolver problemas económicos de los negocios de Dick.

Pero el caso más insólito fue cuando la voz le ayudó a salvar la vida de su hijo. Una mañana que estaba en un estado de semi sueño, oyó que la voz le anunciaba que su hijo recién nacido, Christopher, tenía un defecto congénito potencialmente mortal y que necesitaba atención médica urgente. Él y su esposa Tessa lo llevaron rápidamente al médico de familia, que confirmó el diagnóstico que la voz le había comunicado. En ese momento el escritor llegó a la conclusión de que la voz era una parte inmortal de sí mismo y que había invadido su mente.

A través de la «anamnesis», Dick estaba convencido de que la voz le había dado la capacidad semidivina de prever el futuro y que había sido ella la fuente del conjunto de incidentes precognitivos que habían tenido lugar a lo largo de su vida.