Hay algo que no encaja en el mausoleo Courtoy. Su estilo no se corresponde con las demás tumbas del cementerio de Brompton, en Londres. La única puerta de bronce de la estructura está adornada con motivos egipcios y no tiene llave. De hecho, hay quien cree que ni siquiera es una tumba.

El masivo monolito de estilo egipcio está construido íntegramente en granito y rematado por un techo en forma de pirámide. Con algo más de seis metros de altura, es la construcción que más destaca de todo el cementerio. La única entrada al mausoleo es una puerta de bronce macizo decorada con motivos de inspiración egipcia. El problema es que no hay llave para abrirla. Según los registros del cementerio, la única llave se perdió en 1980 durante la última visita de los parientes vivos de la familia Courtoy. Desde entonces nunca se ha abierto.

El incidente con la llave se une a otro dato extraño. El mausoleo Courtoy es el único de todo el cementerio del que no existen planos, un detalle raro en una época en la que presentar planos era requisito indispensable para acometer una obra de estas características.

VER ► Padmanabhaswamy: La Misteriosa Puerta que Nadie ha Conseguido Abrir hasta Ahora (Video)

Con el tiempo, las anomalías y las coincidencias alrededor de la tumba y su propietaria han alimentado todo tipo de leyendas. La más popular entre los entusiastas del steampunk es que el mausoleo Courtoy no es una tumba, sino una tapadera para ocultar la auténtica naturaleza del artefacto de la época victoriana que reposa dentro: una máquina del tiempo..

  • Kurta Sandor

    GRACIAS .