“‘No queríamos ir, no queríamos matarlos, pero su persistente silencio y alargados brazos nos horrorizaron y consolaron al mismo tiempo…’ 1983, fotógrafo desconocido, se supone muerto”. Aquí nace Slenderman.

 

Las imágenes de arriba, por si cabía alguna duda, son producto del Photoshop. La web ‘Something Awful’ había iniciado una competición para que sus usuarios editaran fotografías como si fueran sobrenaturales. Slenderman (hombre delgado, en inglés) se iba a convertir en algo más que un meme o un viral: este ente alargado es quizá el primer mito creado en internet, un ejemplo único de folklore digital que ha trascendido el mundo ‘online. En ocasiones con terribles consecuencias.

Slenderman se extendió por internet a una velocidad asombrosa, como debieron hacerlo las historias de brujas y vampiros en su día. Eric Knudsen, el nombre real tras el forero Victor Surge, se apresuró a añadir más imágenes y retazos de historia a su mitología. Pronto se sumaron otros usuarios de páginas como 4chan, alimentando más y más la leyenda con fotografías y vídeos.

Este ser sobrenatural acosa, abduce y traumatiza a los seres humanos, con una especial fijación por los niños. Es alto, delgado, con unos brazos muy largos que en ocasiones parecen tentáculos, y suele aparecer en bosques y lugares abandonados. Su cara es blanca, sin rasgo alguno, y viste traje oscuro y corbata. Su visión puede causar episodios de locura, la “enfermedad Slender”, caracterizados por ataques de paranoia, pesadillas y hemorragia nasal. Este es sólo un esbozo de la mitología de Slenderman, que varía según la fuente.

El 31 de mayo de 2014 el nombre de Slenderman salió de internet y entró en telediarios y periódicos. En la ciudad de Waukesha (Wisconsin, EEUU), dos niñas de doce años atrajeron a una compañera de clase de su misma edad hasta un bosque y la apuñalaron diecinueve veces. La víctima pudo arrastrarse hasta la carretera, donde un ciclista la rescató. Tras rozar la muerte y pasar seis días hospitalizada, se recuperó.

El dramático caso se tornó siniestro cuando las sospechosas declararon que querían matar a su amiga para impresionar a Slenderman. Padres, profesores y periodistas corrieron a internet para ver quién era ese señor y por qué había niños acuchillándose en su nombre. La frase con la que nació el mito y que inicia este artículo se había vuelto profética. El distrito de Waukesha bloqueó la página de historias de terror Creepypasta y se reavivó el eterno debate sobre la influencia de internet en los más pequeños. Las agresoras fueron diagnosticadas con esquizofrenia y trastorno delirante.

Una leyenda urbana lo es por su dificultad de ser comprobada, pero el nacimiento de Slenderman puede ser rastreado sin dificultades hasta el post de junio de 2009 inventado por Knudsen: “Mucha gente, a pesar de entender que fue creado en un foro, todavía contempla la posibilidad de que pueda ser real”. Internet no ha cambiado nuestro deseo de creer.

VER ► Video: Cinco patentes para controlar la mente, los sueños lúcidos y los animales

Todo comenzó como una competición de Photoshop, pero ha acabado demostrando que la cultura ‘online’ también es capaz de generar un folklore no muy diferente del de siglos pasados. Al final, Slenderman existe en cierto modo, pero es sólo tan terrorífico como nosotros queramos que sea.

El documental de HBO ‘Beware the Slenderman’ recuerda este caso con entrevistas exclusivas y grabaciones nunca publicadas.. Esperamos que lo disfrutes! 😉