Enki (de “En” Señor, “ki” Tierra), o Ea (“E” Templo, “A” Agua), es uno de los tres dioses más importantes de la cultura mesopotámica. Es el dios de la sabiduría, señor de la magia, la construcción, las artes, el diseño y la creación.

Enki y Inanna

Se le asocia con el mundo acuático y reina en el Apsu, situado en las profundidades de la tierra, donde fluyen “las aguas primordiales”, uno de los lugares más importantes de la geografía cosmogónica Mesopotámica.

Sus símbolos eran la cabra y el pez, que más tarde se refundieron en una única bestia denominada Capricornio, y también se le representa como una figura masculina portando agua o vertiéndola. De ahí que, astronómicamente, se le asocie a las constelaciones de Acuario y Capricornio.

VER ► ¿Crearon los Anunnaki a la Humanidad hace más de 400.000 años? (Video)

También es el creador de los apkallu, espíritus sabios mitad hombre mitad pez que ejercieron como sacerdotes de Enki y consejeros de los primeros reyes mitológicos sumerios.

Al dios Enki se le considera creador y protector de la humanidad según el poema de Atrahasis o la epopeya de Gilgamés.

” Cuenta la leyenda que los dioses estaban cansados de labrar los campos y de crear canales para poder cultivar y de este modo alimentarse. Fue entonces cuando Enki tuvo la idea de modelar una figura de barro a la que Inanna, la diosa madre, daría a luz: fue así como nació el primer hombre.

Desde entonces, los hombres se vieron obligados a trabajar las tierras para poder producir alimentos, tanto para sí mismos como para los dioses. Sin embargo, Enki e Innana bebieron demasiada cerveza durante un banquete, se pelearon y la diosa se jactó de poder echar a perder su creación cuando ella quisiera. Enki la desafió, vanagloriándose de que él podría encontrar un lugar para cualquier criatura que Inanna fuese capaz de crear.

VER ► Descubierta en Africa una Metrópolis “Anunnaki” de mas de 200.000 años de Antigüedad

Como respuesta, la diosa produjo todo género de seres deformes, pero Enki encontró para cada uno de ellos un puesto en el mundo y en la sociedad sumeria. De esta forma, el mito no sólo explicaba la creación del hombre y el por qué fue creado, sino que también respondía a la existencia de seres humanos con algún tipo de tara física o psíquica.”

El origen Anunnaki del dios Enki, benefactor de la humanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here