Científicos descubrieron recientemente que los isleños de Melanesia poseen genes pertenecientes a una especie desconocida de homínidos. ¿Esto probaría nuestra ascendencia Anunnaki?

El 20 de octubre, la Sociedad Americana de Genética Humana celebró su reunión anual y las conclusiones a las que llegaron pueden describirse fácilmente como asombrosas. Los datos que recogieron muestran que las personas de Melanesia (un área en el Pacífico Sur que envuelve Papua Nueva Guinea y sus islas vecinas) pueden estar llevando algunos genes extraños en su ADN. Los genetistas creen que el ADN no reconocido pertenece a una especie previamente desconocida de humanoides.

Según Ryan Bohlender, uno de los investigadores implicados en el estudio, esa especie no es Neanderthal o Denisovan, sino algo totalmente diferente. “Estamos extraviando una población o estamos malinterpretando algo sobre las relaciones”, afirmó.

Los Denisovanos representan una especie extinta perteneciente al género homínido. Fueron nombrados después del hallazgo en la cueva de Denisova en las montañas siberianas de Altai, donde el primer fragmento del hueso que pertenecía a esta especie fue encontrado. Se sabe muy poco sobre este enigmático primo nuestro. Sobre las personas de Melanesia tampoco se sabe mucho por el momento.

“La historia humana es mucho más complicada de lo que creíamos “, dijo Bohlender.
Oh sí, lo es. Pero pieza por pieza, el complejo pasado de la humanidad es traído a la luz. Y los descubrimientos como éste parecen apuntar en una dirección: no podríamos ser quienes pensamos que somos. He aquí una cita del estudio que creo que vas a apreciar:

“Con los supuestos sobre el tamaño de la población y las más recientes fechas de separación de la población tomadas de la literatura, estimamos la fecha de separación arcaico-moderna en ~ 440.000 ± 300 años atrás para todas las poblaciones humanas modernas”.

VER ► Confirmado: El “hobbit” de Indonesia era una Especie Humana Diminuta

Si ese número no hace sonar ninguna campana, permítanos reiterar la hipótesis Anunnaki. Según la historia del génesis, el duodécimo planeta, conocido como Nibiru fue poblado por seres humanoides muy similares a nosotros los seres humanos. Después de que encontraron un problema severo en la atmósfera, fueron en una búsqueda a través del sistema solar para encontrar el oro, un metal especial que podría curar su planeta.

Cuando Nibiru se acercó a la órbita de la Tierra, aproximadamente 432.000 años antes de Cristo, los Nibiruanos usaron naves espaciales para enviar gente y bienes esenciales desde su planeta a la Tierra. Después de llegar a la superficie, los seres avanzados establecieron bases en la antigua Mesopotamia.

Muchos creen que ésta es la verdadera estación de la creación de la humanidad – dentro de los laboratorios de los genetistas Anunnaki. Y este reciente estudio confirma esta hipótesis casi al día. Ofrece una visión que podría responder a una de nuestras preguntas más antiguas y más importantes: ¿Quiénes somos?

Con el fin de obtener la solución irrefutable a este enigma secular, debemos excavar profundamente donde nadie ha excavado antes. Pero esto es más difícil de decir que de hacer. Otra manera de hacer esto sería analizar los registros microscópicos que están escondidos dentro de cada uno de nosotros. Los Anunnaki sabían que su ADN era la clave para la ingeniería del esclavo ideal. En nuestra búsqueda sin fin de nuestro linaje verdadero, nosotros como seres humanos debemos hacer lo mismo.

VER ► ¿Crearon los Anunnaki a la Humanidad hace más de 400.000 años? (Video)

En un esfuerzo reciente, otro grupo de científicos llegó a una conclusión similar. Dirigidos por el genetista evolutivo Eske Willerslev del Museo de Historia Natural de Dinamarca, los científicos examinaron muestras de ADN tomadas de 83 australianos aborígenes. También probaron a 25 participantes pertenecientes a poblaciones nativas de las tierras altas de Papua Nueva Guinea. Para su sorpresa, los investigadores descubrieron ADN exótico, parecido al Denisovan en los genomas de los voluntarios del estudio. Ten en cuenta, los investigadores sólo lo llamaron parecido al Denisovan, pero en realidad, el grupo que cedió sus genes a los antepasados de los participantes es completamente desconocido. “Quién es este grupo no lo sabemos”, dijo Willerslev. Tampoco nosotros, pero una multitud particular viene a la mente.

No debe sorprender que tales descubrimientos se hagan siempre cuando se estudia el genoma de poblaciones remotas. Con el tiempo, estos grupos aislados tuvieron poco contacto con el mundo exterior. Vivían y procreaban dentro de comunidades cerradas y esto se refleja en su genoma. Cuanto más rica y diversa sea su ascendencia, menos probable es que los genes particulares permanezcan sin cambios. En el caso de los aborígenes australianos y melanesios, el aislamiento significa que menos genes fueron alterados a lo largo de su existencia.

No es difícil imaginar esta versión alternativa de nuestro pasado. Los Anunnaki llegan a la Tierra, juegan a ser Dios y crean a la humanidad. El científico jefe Enqi y el jefe médico Ninti usan la manipulación genética y la fertilización in vitro para crear seres humanos a su propia imagen. Utilizan a la humanidad para servir a sus propósitos y cuando les conviene, dispensan la destrucción en forma de un diluvio de Bíblicas(!) proporciones. Algunos seres humanos elegidos están protegidos por una facción de los Anunnaki que decidieron ir en contra del protocolo. Sobreviven y se extienden en todos los rincones del globo. Miles de generaciones pasan, y los genomas de los que “socializan” más se mezclan más allá del reconocimiento.. Pero en algunos lugares, la llama de los creadores todavía arde.

VER ► Impresionantes Coincidencias entre Antiguas Civilizaciones: ¿Fue el Hombre creado por Extraterrestres?