A finales del año 1980, en vísperas de la navidad, luces inexplicables hacen su aparición en los cielos de la zona del bosque Rendlesham, Suffolk, Inglaterra. Los hechos transcurren a las afueras de la RAF Woodbridge, utilizada en aquel momento por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF, por sus siglas en inglés).

Muchas personas, se puede decir decenas, pertenecientes a la USAF fueron testigos de estos extraños eventos durante dos o tres días. Esta particularidad es la que justamente refuerza la credibilidad de este incidente, pues fueron muchos los testigos que dieron fe de lo ocurrido, y no solo testigos civiles, sino también testigos militares.

El escenario de los hechos: Rendlesham Forest

Rendlesham Forest o el bosque de Rendlesham, en español, es propiedad de la Comisión Forestal y comprende alrededor de 5.8 millas cuadradas de terreno, se encuentra en el condado de Suffolk, aproximadamente a 8 millas (o 13 Km.) al este de la ciudad de Ipswich. En aquel entonces, en la zona al norte del bosque se encontraban dos bases militares, las cuales estaban siendo ocupadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (caso curioso).

¿Amenaza a la seguridad nacional?: El gobierno dijo que no, pero ese no fue un si encubierto

El Ministerio de Defensa de dicho país, negó la posibilidad de que estos hechos puedan llegar a convertirse en una amenaza a la seguridad nacional. Sin embargo tiempo después se encontró abundante e importante evidencia que indicaba que efectivamente el Ministerio de Defensa estuvo muy interesada en investigar estos hechos y llegó más allá de lo todos esperábamos.

Los hechos extraños se suscitan en Rendlesham Forest

El día 26 de diciembre, alrededor de las 3 de la mañana, unas extrañas luces fueron reportadas por una patrulla de seguridad cerca de la Puerta Este de la RAF Woodbridge (Royal Air Force Station Woodbridge). Los presentes inicialmente pensaron que aquellas luces reportadas era un avión derribado; sin embargo algunos de ellos luego de ingresar al bosque a investigar, vieron luces moviéndose a través de los árboles y también pudieron apreciar la luz emitida por un objeto mayor el cual fue identificado como un OVNI.

Un militar se topa con una extraña nave: la entrega del mensaje

Uno de los militares presentes esa noche en el bosque, llamado James W. Penniston se encuentra con una nave de origen desconocido – tal como él lo narra -; la nave se encontraba sobre la superficie y en estado de reposo, por lo que él Sargento Penniston no dudó en acercarse a la misma. Minutos después cuando Penniston estuvo ya al lado de la nave decidió tocarla. Penniston pudo sentir una cálida sensación luego de hacer contacto con el objeto, y además logró divisar una serie de símbolos, los cuales logró escribirlos sobre su cuerpo, según narró. Tiempo después Penniston se daría cuenta que eso no fue todo lo que ocurrió, y además se encontraría con un mensaje sembrado en su mente.

La nave supuestamente ascendió luego de este breve encuentro, y entonces Penniston pudo apreciar el tren de aterrizaje triangular que poseía el objeto y que dejó tres impresiones en el suelo, las cuales siguieron siendo visibles hasta el día siguiente.

Tiempo después, ya en el año 1984, Penniston se somete a una regresión hipnótica, y entre lo que pudo recordar afirmó que dicha nave con la que se topó había venido del futuro, y que era ocupada por viajeros del tiempo, y no por extraterrestres como muchos presumían. Cabe resaltar que este incidente no aparece en las copias de los informes del sargento, informes que se presume habría entregado a sus superiores.

Al día siguiente…se tratan de tapar las evidencias

Temprano en la mañana del día 26 de diciembre, la policía local fue llamada a la escena del supuesto encuentro entre Penniston y la nave desconocida, encontrándose las misma huellas que el sargento afirmaba que habían sido producidas por el tren de aterrizaje triangular de la nave. La policía comunica que dichas marcas pudieron haber sido causadas por un animal. Gente de la zona también afirmó que sus animales de corral tuvieron un extraño comportamiento durante esa noche.

Algunos aviadores de la base aérea, por el contrario, afirmaron haber visto un objeto metálico cónico, el cual se encontraba suspendido en una niebla de color amarillo, sobre los árboles y con un palpitante círculo de color azul. El supuesto objeto parecía consciente de la presencia de los aviones y se alejó de ellos – narraron los aviadores – por lo que decidieron seguirlo y darle caza. Los aviadores narran haberse sentido aturdidos al momento de acercarse al objeto.

Se presume que estas personas fueron interrogadas, amenazadas y obligadas a firmar documentos donde juraban guardar silencio. Algunos inclusive dijeron haber sido obligados a firmar un documento en donde se afirmaba que el OVNI era un faro. Otros informes esclarecen que los militares fueron obligados a mantenerse tranquilos bajo la advertencia: “las balas son baratas”. Sin embargo en el año 2008 el Teniente Coronel Halt afirmó en una entrevista al canal de noticias CNN, que hasta ese día no había sido posible desclasificar información sobre el incidente.

James W. Penniston que fue testigo de los acontecimientos del día después de Navidad en 1980, un acontecimiento que él dice que le cambio la vida.

Penniston con una sólida carrera en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de Norte América, primero se unió en 1973 a la edad de 18 años, después del entrenamiento básico fue reclutado por el Comando Aéreo Estratégico (SAC) de la Guardia Elite. En 1980, fue asignado al Ala de Combate Táctico y el Escuadrón de la Policía de Seguridad en la Base Aérea Bentwaters. Fue allí donde tuvo su extraño encuentro. Durante su carrera, fue galardonado con 27 honores militares, además de convertirse en el destinatario de una carta de agradecimiento del Presidente. Se retiró en 1993.

El evento del que fue testigo es ampliamente conocido como el caso Rendlesham. Después de aproximadamente treinta años, Penniston habló ante una audiencia de alrededor de 300 personas en “Volver al Bosque de Rendlesham”, y reveló que había algo de información nunca antes publicada.

Cuando Penniston tocó la nave desconocida treinta años antes, tuvo una especie de descarga telepática directamente a su mente. Imágenes de unos y ceros, imágenes en su mente, que no desaparecieron hasta que las escribió después en su casa en un bloc de notas que llevaba en el momento.

Era una especie de código binario. Los expertos creen que no existe lenguaje más universal ni más fácil de entender que las matemáticas (entre seres que hablan lenguajes distintos) y por lo tanto sería probable que si una civilización extraterrestre intentase comunicarse con la humanidad pudiesen usar números.

Penniston nunca reveló esta información, sin embargo comenta que después del incidente no dejo de tener sueños al respecto y sobre todo, respecto al mensaje que había recibido en código binario. Jamás se dio a la tarea de intentar descifrarlo debido a sus escasos conocimientos al respecto, así que en octubre del 2010 le confió 6 páginas de sus unos y ceros escritos a mano a un programador de computadoras con la esperanza de que esto pudiese ser traducido a una oración con sentido.

Esta es una imagen del bloc de notas de Penniston donde anotaría el mensaje binario recibido:

El programador transcribió todo el código binario a su computadora y luego de realizar una sencilla conversión obtuvo lo siguiente:

EXPLORATIONOGHUMANITY6lÙÁ‰©&?#8216;É¡‘©™Œ&#381?;UÐÓåI%9U=UMFORPLANETARYADVAN‰
:ª¤¨†žžˆ’&#3?39;‚¨Š†žœ¨’œ&?#170;ž¨ª¢§!±T‘Q&#8?220;

De lo que se puede extraer:

Exploración de la Humanidad

52°09´42.532? N

13° 13´12.69? W

CONTI (NUA)

PARA AVAN (CE) PLANETARIO

En el mensaje también aparecen unas coordenadas que corresponden a una antigua isla, hoy ya sumergida, la isla se llama HY Brazil, la cual según antiguas leyendas celtas, era el hogar de una civilización miles de años adelantada a su tiempo.

Buscando en google maps las coordenadas indicadas en el mensaje, nos encontramos con esta ubicación:

Muchas veces en el lecho marino poco profundo pueden verse restos o elevaciones que nos podrían hacer pensar en que una antigua isla estuvo allí presente muchos siglos atrás; sin embargo en este caso no se puede encontrar indicios de ello.

Una idea un poco descabellada, pero que consideramos muy posible es: “¿Por qué pensar que en esa ubicación existió una isla? Podríamos abrir un poco nuestra mente y hacerle espacio a la idea de que una nave nodriza flotante o una base extraterrestre pudo estar posicionada en esas coordenadas; y que simplemente no se hundió, sino que se elevó…” ¿Que opinas?

VER ► ¿Viajeros en el Tiempo observando la I Guerra Mundial? El Insólito caso de Agnes Whiteland (Video)