Multitud de fotos y vídeos de supuestas hadas invaden las redes sociales en los últimos tiempos. Muchos son claramente “fakes” pero algunos parecen reales. Siempre formaron parte del folclore antiguo, desde tiempos medievales. Pero, ¿será posible que existan y hayan sido captadas de verdad?

Un hada es una criatura fantástica y sutil. Se las representa generalmente en forma de mujer hermosa y bella con alas de mariposa. Según la tradición son protectoras de la naturaleza, producto de la imaginación, la tradición o las creencias y pertenecientes a ese fabuloso mundo de los elfos, gnomos, duendes, sirenas y gigantes que da color a las leyendas y mitologías de todos los pueblos antiguos.

Siempre formaron parte del folclore, y gracias a la cultura del cine y de los cuentos infantiles, hoy reconocemos a este extraño ser como algo dulce y bondadoso. El mito de las hadas resurgió en 1919, cuando salieron a la luz unas fotografías que darían que hablar de nuevo sobre estos seres.

Las Hadas de Cottingley son una serie de cinco fotografías tomadas por Elsie Wright y Frances Griffith, dos jóvenes primas que vivían en Cottingley, cerca de Bradford (Inglaterra). Estas imágenes representaban a las dos realizando actividades con supuestas hadas. Las fotografías fueron tomadas en 1917.

En 1981, en una entrevista realizada por Joe Cooper para la revista The Unexplained, las primas declararon que las fotografías eran falsas; habían sujetado recortes con alfileres de sombrero. Frances, sin embargo, siguió manteniendo hasta su muerte en julio de 1986 que habían visto hadas y que la quinta fotografía, que mostraba a las hadas tomando el sol, era verdadera.

Para entonces ya nadie volvió a creer en hadas ni en nada. Eso era sólo fantasías de películas de Disney. Hasta que llegaron las cámaras de vídeo convencionales, y las cámaras de fotos accesibles para todo el mundo. Entonces se volvieron a captar imágenes donde parecían haberse vuelto a captar hadas. Pero la sociedad lo calificaba de insectos o pareidolias.

Asimismo, llegaron los teléfonos móviles, las cámaras IP y la tecnología de vanguardia de la cual hacemos uso frecuente hoy en día. Y es aquí donde se destapa definitivamente la caja de pandora con la eterna pregunta: ¿Realmente existen las hadas?

Hay un vídeo casero que ha dado la vuelta al mundo. En él se ve a una familia y sus tres hijos jugando en un jardín. Una de las niñas se altera porque oye un extraño zumbido en un manzano que se encuentra cerca. Cuando se acerca el padre a enfocar con la cámara, ve que un ser extraño con aspecto humanoide está revoloteando en un nido, este ser se enfrenta a ellos y la familia sale corriendo.

Sin lugar a dudas el vídeo es impactante. Como estas imágenes captadas en 2012 por unas cámaras de vigilancia en una vivienda privada. Aunque muchos dicen que es una polilla, las imágenes no dejan lugar a dudas de que no se trata de una polilla ni de ningún insecto conocido. Pues su aspecto es el típico de hada.

Nosotros no queremos alimentar falsas noticias, pero es cierto que algunas imágenes hacen que pensar. Hacen recordar al famoso Ser de Atacama, que el equipo de Ufo-Spain Magazine pudo tener delante en Montserrat, Barcelona, durante el primer congreso mundial de ufología, The Ufology World Congress

Aquel ser, en caso de haber sido realmente un ser que habitó nuestro planeta hace cientos de años, podría haber sido un hada. De echo las leyendas que cuentan sobre estos diminutos seres en Chile y Perú, hablan de una conexión mística entre estos seres y la naturaleza. Y que habitaban bajo tierra u ocultos al sol, puesto que, por lo visto, estos seres eran fotosensibles y salían al anochecer.

¿Estaremos ante hadas de verdad? ¿Serán estas las pruebas que verifiquen la existencia de estos seres? Puede ser que estemos un poco más cerca de la vedad. Quizás las leyendas y las antiguas historias sobre seres alados que protegían la naturaleza sean ciertas y verídicas. Estaremos atentos a nuevas noticias.

¿Quieres ver hadas reales?

Miguel A. Fuentes