Mucho se ha hablado de unas misteriosas cartas que una raza extraterrestre llamada Ummita envió a ciertos ufólogos españoles, donde les daban información sobre su origen, su estilo de vida y su tecnología. Más allá de ser un fraude, como muchos argumentan, la información precisa y detallada de unos eventos por ocurrir en este planeta hacen tambalear a los expertos, ya que existen coincidencias abrumadoras sobre nuestro futuro como humanidad.

Pedimos a nuestros lectores criterio analítico al leer este artículo completo. Se trata de información de gran importancia cuya mayor relevancia no es que provenga de una especie supuestamente extraterrestre, sino que coincide en gran medida con la narrativa de eventos e información que hemos venido publicando en Ufo-Spain Magazine desde hace más de un año y que proviene tanto de agencias de noticias, como gobiernos, whistleblowers, analistas geopolíticos, científicos convencionales e independientes, y mitologías de culturas ancestrales.

Todas y cada una de dichas fuentes hacen referencia un evento que implica un escenario de catástrofe global a partir del colapso del sistema financiero actual y de eventos del clima espacial que ya están afectando nuestro planeta. Asimismo, en promedio, todas las fuentes coinciden en que este evento tendrá lugar entre los años 2018 y 2021, y proporcionan medidas a seguir para prepararse para las consecuencias políticas, económicas y sociales que tendrá el evento.

A continuación, reproducimos un interesante artículo del portal Mente Alternativa, el cual han “sintetizado” el mensaje de alerta ummita para la humanidad, difundido por el prestigioso investigador José Luis Camacho de Mundo Desconocido. JL Camacho tiene una trayectoria respetable dentro del mundo de la divulgación y el periodismo independiente con libros publicados y presencia activa en medios de comunicación y congresos, como el The Ufology World Congress II, que se celebrará en Barcelona el próximo Junio. Camacho incluso ha predicho, en base a sus investigaciones, diversos eventos catastróficos y geopolíticos en años recientes, como el terremoto de 2017 en el centro de Mexico.

¿Quiénes son los ummitas?

Según la información entregada por los ummitas a un grupo muy reducido de personas, ellos son seres extraterrestres físicamente muy parecidos a los humanos noreuropeos que viven en un planeta localizado aproximadamente a 14 años luz de la Tierra. Su enorme parecido y tecnología impresionante les permite infiltrarse perfectamente en nuestra red social. En 2015 había un total e 180 ummitas infiltrados en la Tierra, y en 2017 hay un total de 234, repartidos de la siguiente manera: 60 en América, 54 en Europa, 42 en Oceanía, 42 en Asia, 24 en África y 12 en la Antártida.

En sus informes, los ummitas mencionan la existencia de razas amorales, entre las que se encuentran los llamados reptilianos, quienes pretenden dominar y esclavizar el planeta Tierra aprovechando la ambición e iniquidad de sus oligarcas políticos, económicos, y de otros ámbitos. Los ummitas literalmente han dicho que estas razas:

“Pretenden organizar el futuro de la Tierra de manera moralmente repulsiva.”

Los ummitas consideran los actos de esas razas negativas como delitos contra la humanidad. Asimismo han mencionado la imposibilidad de intervenir directamente debido a que esas entidades amorales tienen tratados con la élite de la Tierra, además que existe un código universal que impide la intervención directa en caso de la existencia de un pacto con otras entidades —a menos que este ponga en riesgo inminente la extinción de la vida en el planeta, en cuyo caso sí podrían intervenir junto con otras dos razas afines a ellos. En 2012, el riego de extinción de la raza humana era de 16.77% y ellos sólo intervendrían si el riesgo de extinción alcanzara el umbral del 62.7%.

El Nuevo Orden Mundial

Los ummitas han señalado datos exactos sobre la inequidad de la distribución de la riqueza en la Tierra. Concretamente, el 0.096% de habitantes de los Estados Unidos de Norteamérica detentan el 25.68% de la riqueza de dicho país. Además ellos son dueños de la riqueza del 44.89% de todo el planeta. Otro dato relevante es que el 9.04% de los habitantes de este planeta trabajan para aumentar la riqueza de estos psicópatas, que bien podrían denominarse como sicarios del mal. Los ámbitos en los que ellos trabajan abarcan cuatro ámbitos principales. Para alzanzar sus objetivos utilizan cuatro ecosistemas:

1. Finanzas
2. Energía
3. Salud
4. Comunicaciones

El control de estos cuatro ámbitos les garantizan el poder para esclavizar inadvertidamente a la raza humana. Todos los escenarios de conflictos entre naciones son propiciados artificialmente para generar beneficios económicos, incluidos el mercado armamentístico. Todo es un show.

La suma de esa élite más sus sicarios conforma una plutocracia de 9.136% que controla al 54.47% de los ciudadanos de los Estados Unidos. Y lo más triste es que esta plutocracia de 9.136% controla al 78.09% de todos los habitantes del planeta Tierra. Este monumental modelo de secuestro planetario lleva en funcionamiento aproximadamente unos cuarenta años, y dicen que en este momento nosotros no tenemos posibilidad de detenerlo, y las posibilidades de detenerlo en el futuro son casi nulas.

Ellos dicen que el mayor problema en el planeta es la manipulación económica efectuada por billonarios para inducir pobreza. Y esto es elemental para perpetuar su agenda, ya que la pobreza genera revueltas y por lo tanto gastos den seguridad, que a fin de cuentas sirve para controlar a la población bajo un régimen esclavista para controlar a los pobres.

Fases de implantación del Nuevo Orden Mundial

Los ummitas han informado que hay un plan de cuatro etapas entre las razas amorales y la élite planetaria:

Etapa 1 – Una nación global: Fusión de las naciones para formar un sólo estado global.
Etapa 2 – Estado global plutocrático: Ese estado global estaría dominado por la élite planetaria.
Etapa 3 – Agenda de objetivos globales: El plan se está ejecutando lentamente.
Etapa 4 – Eliminación de cientos de millones de seres humanos: Para alcanzar los objetivos de este plan, los más desfavorecidos serán eliminados de manera planificada, siendo cientos de millones de seres humanos los que perezcan sin necesidad de armas.

Colapso económico planetario entre 2019 y 2022

Los ummitas anuncian un hundimiento de la economía global sin precedentes entre el año 2019 y el 2022 así como un estado de guerra civil mundializada. En mayo de 2015, ante el alarmante plan de la élite global, se le preguntó a los ummitas ¿qué es lo que podría hacer la humanidad ante tal situación? La respuesta fue la siguiente:

1. Estar informados.
2. Informar a los demás.
3. Anticiparse.
4. Desenmascarar los engaños de nuestros líderes (gobernantes, políticos, sacerdotes, etc.).
5. Pedir ayuda masivamente (meditaciones masivas, cadenas de oración, masa crítica).
Ante la pregunta de si un colapso económico de tal magnitud podría causar problemas en el suministro de comida a los supermercados, y por lo tanto, revueltas y violencia, ellos dijeron que esto es afirmativo.

Agregaron que convendría reorientar nuestras vidas radicalmente en todos los aspectos, pero ello se está impidiendo mediante la expedición de normas internacionales que impiden que las personas dirijan sus vidas al margen de los mercados financieros. Por ejemplo, ya no se pueden pagar grandes cantidades de dinero en efectivo porque es delito, no se puede comprar así ni siquiera un televisor. De este modo impiden que la gente tenga dinero guardado fuera de los bancos. También han fomentado el modo de vida basado en el crédito, de modo que al usar sólo crédito y dinero que no existe harían aún más graves las consecuencias del colapso financiero global. Los países que no son capaces de proveerse un sustento a sí mismos sufrirían mucho más las consecuencias que los países que son capaces de hacerlo.

Al preguntarles si las guerras civiles tendrían una estructura convencional, contestaron que eso no era probable. Concretamente, al agotar toda infraestructura se generaría el caos total con surgimiento de rapiñas y bandas criminales locales fuera de control, inluyendo un colapso de la red energética, hambrunas, etc.

Los ummitas adicionalmente comentaron que las señales de emergencia ya son visibles y seguirán creciendo, pero el colapso será repentino y se desatará en unos breves días. También aconsejaron trasladarse al campo, cultivar jardines y huertos, planificar acceso individual al agua potable y a una fuente de energía privada mínima, sea eólica, solar, etc.

¿Cuáles son las probabilidades para que este evento se produzca?

Antes de julio de 2019 la posibilidad es del 8%, antes de abril de 2021 de 50%, y antes de diciembre del 2022 del 92%.

Sobre el papel de la élite mundial en este escenario, los ummitas dijeron que a ellos no les importa y son ellos quienes propiciarán este colapso. Un dato adicional es que no habrá guerra nuclear mundial, y en caso de que ocurriera sería tan devastador que no habría modo de hacer nada.

Los políticos que son marionetas de la élite global no son conscientes de lo que se avecina, a excepción de aquello políticos que forman parte de la élite (actualmente son menos del 16%).

¿Qué acciones humanas podrían evitar esta catástrofe social?

Únicamente a nivel individual o asociativo sera posible defenderse, actuando con calma y de manera planificada y evitando quedarse cerca de los grandes núcleos urbanos. El dinero en efectivo seguirá siendo el medio preferido de intercambio. Deberán mantener una cantidad sustancial de dinero en efectivo, pues el trueque como medio de pago es ineficaz y poco sostenible. Las guerrillas urbanas tendrían una duración de seis semanas. Los conflictos irán disminuyendo por la falta de recursos y de personas.

Medidas de seguridad

Alejarse de los grandes centros urbanos.
Será esencial la solidaridad entre amigos, vecinos y familiares.
No aislarse si usted no puede mantenerse a sí mismo.
Ayude a la gente y déjese ayudar por la gente.
No embarcarse en nuevos créditos ni nuevas adquisiciones inmobiliarias. Lo mejor sería hacerse con pequeñas casa que tengan jardines en comunidades o pueblos también pequeños. La típica casa de pueblo en pequeñas comunidades.
No hacer ostentación de bienes cuando el colapso llegue.

¿Cómo quedaría la economía mundial después de este colapso?

Los estados emitirían monedas virtuales para sustituir a los bancos desaparecidos. La gente será monitorizada y dependiente de los estados bancarios militarizados. Según los ummitas el objetivo último sería el seguimiento de cada transacción para gravarla.

Otro de los objetivos últimos del Nuevo orden Mundial es establecer un banco mundial militarizado para controlar a todas las naciones, aunque según los ummitas es poco probable que eso se de antes de los próximos 150 años. Por ello es importante que la gente se apoye en las comunidades locales, compartiendo recursos y asegurando el acceso al agua, los alimentos y la atención sanitaria.

El dinero efectivo en papel moneda actual tendría una vigencia de un año después del colapso, se agotaría debido a la unidireccionalidad de su consumo, y luego sería ilegal y se prohibiría. Pese al colapso, no habrá reseteo bancario ni la cancelación de las deudas públicas o privadas. Los bancos seguirán pidiendo el pago de las deudas y créditos y estarán blindados en el escenario de una banca militarizada.

Zonas de alto riesgo y taza de mortalidad

Las zonás más seguras de acuerdo al informe ummita serían zonas con baja densidad de población y bajo índice de inmigración. Por ejemplo, Canadá y Australia. La mortalidad, según los ummitas, sería de cientos de millones de personas, las más desfavorecidas, es decir los habitantes de zonas subdesarrolladas.

Durante los primeros años la taza no sería muy significativa. Según los ummitas, tras el colapso, las redes globales de comunicaciones quedarán degradadas, principalmente la terrestres (antenas, nodos, suministros de energía). Únicamente las redes por satélite se verán poco afectadas. Surgirían disturbios urbanos que matarán a cientos y lesionarán a miles en un primer impacto. Los hospitales estarían abarrotados y las personas más necesitadas de los sistemas de salud se verían más afectadas. Los más frágiles morirían prematuramente.

Habitantes de centros urbanos tendrían que organizarse de forma diaria para evitar que que su seguridad y alimentación se vieran expuestos a incendios y contaminación del agua. Los servicios públicos no se reestablecerían hasta que se logre un mínimo orden. Los vehículos de motor quedarían bloqueados y serían obsoletos pues no habría combustible.

El colapso global podría desatarse en 2020, pero según los ummitas, la fecha tope es abril del 2021.

* Antes de marzo de 2019 (8% de probabilidades).
* Antes de enero de 2021 (92% de probabilidades).
* En abril de 2021 (100% de probabilidades).

Algunos indicadores que desencadenarían el colapso podrían ser escenarios en que el yuan chino se devalúe y el dólar se sitúe por encima del euro u otro evento raro de tipo “cisne negro.”

Las referencias al colapso financiero son numerosas y están en aumento, destacando las de analistas geopolíticos como Benjamin Fulford. Todo indica que la humanidad será golpeada y diezmada tanto por los eventos del clima espacial como por el colapso financiero global, lo que en conjunto será la época más dura para la vida en nuestro planeta en los últimos 26,000 años.

Por otro lado, se sabe (como recientemente alertó el ex-ministro de Canadá Paul Hellyer) que parte de la agenda del Nuevo Orden Mundial implica la puesta en escena de una invasión extraterrestre de bandera falsa. Es decir que tal invasión podría ser escenificada como perpetuada por una especie extraterrestre maligna o benigna que acelere el establecimiento de la última fase del Nuevo orden Mundial con la excusa de “garantizar la seguridad de la humanidad” lo cual no sería más que la aplicación nuevamente de la dialéctica hegeliana de la tesis-antítesis-síntesis, es decir ‘el orden a través del caos’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here