La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido la ‘enfermedad X’ en su listado de patógenos infecciosos que representan una mayor amenaza para la salud global por su potencial epidémico y la falta de medidas para prevenir y tratar su contagio.

Cada año esta organización, que se encarga de monitorear y salvaguardar la salud mundial, convoca una reunión convoca a una reunión con los científicos más prominentes para enumerar enfermedades que puedan provocar una gran emergencia internacional de salud pública. Un ejemplo es el ébola, que provocó la muerte de más de 11 mil personas tras una epidemia en el oeste de África entre 2013 y 2016.

En este 2018 a la lista se ha agregado un patógeno misterioso. “Una epidemia devastadora puede comenzar en cualquier país y en cualquier momento, y matar a millones de personas, porque no estamos preparados, porque aún somos vulnerables”, ha reconocido el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“La enfermedad X representa el conocimiento de que una epidemia grave a nivel internacional podría ser provocada por un patógeno desconocido hasta la fecha”, advirtió la institución con sede en Suiza.

La OMS público la segunda revisión anual de las enfermedades en la que consideró prioritario la investigación y buscar una cura. En el listado se encuentran también el virus del ébola, el zika, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y la fiebre de Lassa.

Los científicos se preparan para evitar que sea haga una epidemia esta enfermedad.

“Estas enfermedades plantean riesgos importantes para la salud pública y se necesita más investigación y desarrollo, incluida la vigilancia y el diagnóstico. Deben ser observados cuidadosamente y considerados nuevamente en la próxima revisión anual”, indicó.

La “enfermedad X” puede desencadenarse por una enfermedad zoonótica, una que se transmite de animales a humanos, y luego se propaga para convertirse en una epidemia. “Puede parecer extraño agregar una ‘X’, pero el objetivo es prepararnos con vacunas y pruebas de diagnóstico”, señalaron miembros de la OMS. Un ejemplo claro es el virus del VIH, que científicos afirman, que pasó de los chimpancés a los humanos.

La profesora Marion Koopmans, que labora en el Centro Médiocio Erasmus en Rotterdam y también asesora de la OMS, declaró que la frecuencia con la que aparecen las enfermedades zoonóticas se está volviendo mucho más rápida. Ella agregó: “La intensidad del contacto animal y humano es cada vez mayor a medida que el mundo se desarrolla. Esto hace que sea más probable que surjan nuevas enfermedades. Otro factor que lo propicia son los viajeros y el comercio, ya que provoca que sea mucho más probable que se propague”.

El objetivo de la inclusión de la “enfermedad X” no es asustar a la población, sino hacer un llamado de atención a los funcionarios que se encargan de la salud pública para que estén preparados para todas las posibles amenazas que puedan alterar la salud de la población.

VER ▶ Apocalipsis Zombi: ¿Cuanto tiempo aguantaría la Humanidad antes de su Extinción?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here