El transhumanismo es un movimiento poco definido que se ha desarrollado gradualmente a lo largo de las dos últimas décadas. Promueve un acercamiento interdisciplinario para comprender y evaluar las oportunidades de mejorar la condición humana y el organismo humano abierto por el avance de la tecnología. Presta atención a las tecnologías actuales, como la ingeniería genética y tecnología de la información, y anticipa las futuras, como la nanotecnología molecular y la inteligencia artificial.

Las opciones de mejora que se discuten incluyen la extensión radical del lapso de la salud humana, la erradicación de la enfermedad, la eliminación del sufrimiento innecesario, y el aumento de las capacidades intelectuales, físicas y emocionales humanas. Otros temas transhumanistas incluyen la colonización del espacio y la posibilidad de crear máquinas superinteligentes, junto con otros desarrollos potenciales que podrían alterar profundamente la condición humana. El ámbito no se limita a los gadgets y la medicina, sino que abarca también, diseños económicos sociales institucionales, desarrollo cultural y las habilidades psicológicas y técnicas.

Los transhumanistas ven la naturaleza humana como un trabajo en progreso, un principio semicocido que podemos aprender a remodelar de manera deseable. La humanidad actual no tiene que ser el punto final de la evolución. Los transhumanistas esperan que mediante el uso responsable de la ciencia, tecnología y otros medios racionales consigamos finalmente convertirnos en posthumanos, seres con capacidades mucho mayores a las que tienen los actuales seres humanos.

Lo que la mayoría de los transhumanistas no entienden es que las personas que está en la parte superior del movimiento transhumanista tienen agendas muy oscuras. Estas personas son muy controladoras y creen que son superiores a los humanos. Por estas razones, creen que tienen el derecho a gobernar sobre la raza humana. La ingeniería genética, la nanotecnología y las armas escalares son algunas de las herramientas que están utilizando para controlar y hacernos daño.

El cuerpo humano no está basado sólo en materia, también está basado en energía

El cuerpo humano es un sistema muy complejo que tiene muchas capas diferentes. Las capas hechas de materia son sólo la mitad del cuerpo humano. La otra mitad se compone de sistemas de energía, tales como los chakras, los meridianos y las diferentes capas de identidades (es decir, el alma, el espíritu, la sobre-alma). El sistema basado en materia y energía del cuerpo humano trabaja al unísono con otros para permitirnos experimentar la vida. Cuando reemplazamos nuestras partes del cuerpo con partes artificiales, se altera la sincronía entre estos sistemas esenciales de nuestro cuerpo.

El corazón es un gran ejemplo de un órgano que cuando es reemplazado con un corazón artificial, puede alterar las funciones normales de todos los sistemas del cuerpo humano, resultando en problemas de salud. El corazón no es sólo un órgano que bombea sangre por todo el cuerpo. También tiene la capacidad de pensar y sentir. Sin embargo, estas dos capacidades se producen en la energía estructuralizada que rodea el corazón. Con las capacidades de pensar y sentir, el corazón puede transformar creencias de la mente. Debido a que el corazón siente, es uno de los principales órganos donde se manifiestan las emociones. Una fuerte evidencia de que el corazón tiene inteligencia, visite HeartMath.org.

En cierta forma, el corazón es muy superior al cerebro. ¿Sabías que al cabo de unos 20 días después de la concepción, el corazón comienza a funcionar, pero el cerebro no funciona hasta después de aproximadamente 90 días? Esta información nos dice que el corazón puede jugar un papel más importante que el cerebro en el desarrollo de la biología humana.

La tecnología debe ser usada con responsabilidad

La tecnología debe ser incorporada en el cuerpo humano de una manera armoniosa. Cuando empezamos a sustituir partes del cuerpo con nanotecnología y otros órganos artificiales sin entender cómo afectan a la biología humana en general, empezamos a perder nuestra humanidad, y a largo plazo nos parecemos más a androides o seres sin alma. Como resultado, comenzamos a perder nuestra conexión con la energía amorosa de la Creación, haciendo que nos falte el amor, las emociones y la empatía. Como esto continúe, el tiempo puede causar la destrucción de nuestras almas, por lo tanto, los seres humanos que sigan este camino de confiar demasiado en la tecnología para evolucionar, eventualmente se extinguirán en el futuro.

La tecnología es una gran bendición cuando se utiliza en armonía con la naturaleza, ya que puede ayudarnos a evolucionar en seres increíbles. Por otro lado, si la tecnología se utiliza para destruir la naturaleza, puede causar la extinción de la raza humana.

El siguiente video es un gran trabajo en materia de información sobre el lado oscuro del transhumanismo, ingeniería genética, nanotecnología y geoingeniería. Si usted está interesado en estos temas, le recomiendo que lo vea. La adición de esta película en este artículo no significa que esté de acuerdo con todo su contenido. Como siempre, use su intuición para ayudar a discernir la información en este video.

VER ▶ El Proyecto Avatar: ¿Conseguiremos la Inmortalidad Humana en 2045? (Video)

Este artículo fue publicado originalmente en El Nuevo Despertar, publicado nuevamente en Ufo-Spain Magazine con autorización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here