Los Altos Blancos a menudo se confunden como pleyadianos, debido a limitaciones en el entendimiento humano, pero son muy diferentes de ellos. Charles Hall, un ex veterano de la Fuerza Aérea de los EE. UU., afirma que las Fuerzas Armadas de los EE.UU. tuvieron contacto y trabajaron desde los 50, junto a esta raza extraterrestre, llamada Altos Blancos. Charles Hall, describe a estos seres que miden más de 8 pies de alto y tienen apariencia humanoide. Tienen el pelo rubio y blanco, y un aspecto muscular fuerte.

Todos tienen tez blanca. Su piel es completamente blanca, como la tiza. Sus caderas tienen una forma como la nuestra, pero caminan de manera muy diferente, ya que están acostumbradas a una fuerza de gravedad más fuerte. Por lo general, se pueden ver usando trajes aluminizados, pueden llegar a vivir alrededór de 800 años. No envejecen como nosotros, pero alrededór de 400 años terrestres, experimentan una segunda etapa de crecimiento, alcanzando finalmente alrededor de 8 pies de altura.

Son extremadamente inteligentes y procesan información a una velocidad varias veces más rápida que los humanos. Tienen talentos individuales, diferentes capacidades intelectuales y características físicas. Aunque su tecnología es bastante más allá de la nuestra en este momento, la evidencia sugiere que con otras medidas menos tangibles, “sabiduría”, “inteligencia”, “moral”, podrían ser bastante comparables a nosotros mismos.

Estos seres extraterrestres generalmente se comunican con la ayuda de la telequinesia y la telepatía. Lo interesante de ellos es que, según Charles Hall, tienen 28 dientes y sus células sanguíneas tienen forma biconvexa, en comparación con la de los humanos, que tienen células sanguíneas cóncavas. El patrón de sueño de los Altos Blancos , también es diferente a los de los humanos. Varias veces más rápido que los humanos. Tienen talentos individuales, diferentes capacidades intelectuales y características físicas.

En su planeta, los días son más largos, y por lo general permanecen despiertos durante dos días terrestres, y luego siguen durmiendo la misma cantidad de tiempo. El origen y la ubicación de su planeta aún son desconocidos, pero la estrella Arcturus parece ser muy importante para ellos. Charles Hall, por el vínculo telepático que a menudo establecen con él, pudo percibir que la estrella Arcturus, o algo cercano a Arcturus, es muy importante para ellos. Su hogar definitivo, puede estar en otro lugar. En una conferencia reciente, esto es lo que declaró Charles Hall: “Nunca pude determinar, como los Altos Blancos llamaban a su estrella.

Sin embargo, mi mejor suposición, era una estrella, que está a unos 105 años luz de distancia. La “mejor conjetura” de Hall, probablemente fue una excelente suposición, ya que había sido capaz de descifrar los tiempos de tránsito de la ruta, a partir de observaciones muy cuidadosas de las diferentes naves y sus horarios. Muchas personas diferentes informan haber visto, o conocido a estos seres Blancos Altos en nuestros días modernos, pero lo que es muy interesante, es que hay muchos registros en nuestra historia, que también sugieren la existencia y visitas de estos extraterrestres en nuestro planeta, hace miles de años.

A lo largo de la historia, muchas culturas afirman haber tenido encuentros con seres blancos de los cielos. Varios mitos e historias, los describieron como personas altas y esbeltas con piel blanca, ojos azules y cabello blanco. En América del Sur, Los Viracocha los describian como maestros blancos de los cielos. Según los Incas, los maestros blancos compartieron las enseñanzas de la astronomía, el calendario, la artesanía y la espiritualidad. Además en la mitología persa, el nombre Ahura Mazda, significa Espíritus de sabiduría. El Ahura Mazda, dijo haber compartido sus enseñanzas con los lugareños.

Han sido descritos como espíritus blancos, que volaron en discos brillantes. Además, en América, los indios Hopi, encontraron al Pahana. Pahana, significa herrmano blanco de los cielos. Se dice que los hermanos blancos dieron a los nativos conocimientos espirituales de naturaleza filosófica. Hasta el día de hoy, los indios Hopi esperan el regreso de los Pahana, sus verdaderos hermanos blancos. Además, en el país de la India, el nombre Vayu, tiene el significado de los Dioses Blancos del viento.

Se dice que los dioses blancos compartieron conocimientos antiguos con los nativos, y se dice que el dios Vishnu, regresará con su pueblo acompañado de hermosos caballos blancos. Según la literatura antigua Sánscrito, describió un mundo, lleno de antiguos vehículos voladores, llamados Vimanas. Se dice que este enorme aparato, está controlada por la mente y que es un carro de los dioses desde los cielos. Podemos encontrar muchas representaciones de sus naves espaciales a partir de dibujos antiguos. En lo que respecta a Moisés, la nave espacial era la residencia de Dios, y el resto de la tripulación, eran los ángeles de Dios.

La tecnología de la naves espaciales de los Altos Blancos, Fueron descritas a lo largo de la historia. Charles Hall, describió tres tipos diferentes de naves espaciales, que varían en tamaño, desde una pequeña nave exploradora de propulsión nuclear, y una gran nave interestelar capaz de viajar más rápido que la velocidad de la luz. Esta gran nave negra, tenía aproximadamente 70 pies de alto y 360 pies de largo. Hall dijo que la tecnología de la pequeña nave se compartió con los militares, pero la gran nave sigue siendo un misterio. Esto es lo que dijo Charles Hall, con respecto a su hangar y las instalaciones para vivir.

“Pude observar las instalaciones de reparación desde una distancia corta y hasta donde sé, soy la única persona a la que se le ha permitido ver estas instalaciones. “Los generales estadounidenses, harían cualquier cosa para mantener buenas relaciones con los Altos Blancos, a fin de obtener su tecnología”. “El intercambio se hizo sobre la base, de lo que beneficiaría a los altos Blancos, y a veces participaron en reuniones clasificadas ayudando con el desarrollo tecnológico”. Charles Hall dijo que los vio juntos muchas veces, e incluso se sentaron juntos en mesas de negociaciónes.

Hall dijo que los militares definitivamente abastecían a los Altos Blancos con cualquier tipo de comida solicitada, pero notaron que llevaban bolsas preparadas de lo que parecía un budín de hongos. Hall, supuso que eran herbívoros, ya que notó que recogían semillas en varias ocasiones.

También se rumorea que el presidente Eisenhower, tuvo una reunión secreta con un grupo de extraterrestres Altos Blancos, que intentaban convencer a los Estados Unidos, de desarmar su programa de misiles nucleares, a cambio de tecnología avanzada. Se dice que el evento tuvo lugar, en febrero de 1954, en la base de la Fuerza Aérea Edwards, bajo la precencia de Eisenhower. Eisenhower tuvo que dar una excusa por su aucencia, sometiéndose a una cirugía dental de emergencia, que por supuesto fue una mentira y una tapadera.

Se cree que esta reunión no terminó con ningún tipo de acuerdo. En cambio, se cree que Eisenhower firmó un tratado, con los extraterrestres Grises, un pacto que aseguró que los EE. UU. Pudieran mantener su arsenal nuclear, al tiempo que recibían tecnologías avanzadas de los extraterrestres. A cambio de esta avanzada tecnología, los Grises podrían secuestrar, y experimentar sobre el pueblo estadounidense sin cuestionarlo.

El Sr. Charles Hall, dijo que los Altos Blancos, no representaban ninguna amenaza para los humanos, y que solo se dedicaban principalmente, a una transferencia de tecnología con el ejército de los EE.UU. “Fueron alojados en la base y solo usaron la Tierra, como base para su viaje en el espacio profundo, y no tenían ningun motivo para colonizar nuestro planeta, ni dominar a los gobiernos nacionales”.

El 21 de octubre de 1954, cuando Jessie Rosenberg salió de su casa en West Midlands, Inglaterra, La Sra. Rosenberg, que entonces tenía 29 años, había salido a investigar un extraño silbido que la inquietó.

Afuera, sus dos hijos yacían sobre la hierba. Estaban en estado de shock, gritando que un platillo volador estaba sobre ellos. Fue entonces cuando la Sra. Rosenberg presenció y describió la nave como un “sombrero mexicano”, suspendida sobre su casa. Fue entonces cuando vio a dos figuras humanoides rubios que la miraban desde una ventana de observación de la nave. Todo lo que ella podía hacer era mirar hacia atrás con incredulidad.

La Sra. Rosenberg describe a los ocupantes con largos cabellos dorados y bellas caras. Llevaban un traje azul pálido ajustado a la piel. El avistamiento de West Midlands, se ha contado e investigado durante más de media década. En ese momento, ninguno de los testigos ha titubeado por lo que afirmaron de haber visto, ese día de octubre de 1954.

VER ▶ Los seres LUX: Una raza extraterrestre parásita en nuestro Planeta (Video)