Todo lo que hemos visto en las películas de ciencia ficción y que nunca nos preocupó va a comenzar a suceder en España, porque el Gobierno vinculará tu Instagram, Facebook y otras redes al DNI. (Documento Nacional de Identidad) Y esto no se queda sólo aquí, ya que pronto llegará a toda Europa y EE.UU.

El proyecto mediante el cual esto se hará posible en España ha sido puesto en marcha mediante el Consejo de Ministros y su nombre es Passenger Name Report (PNR), y deberá ser aprobado antes del 25 de mayo de este año, que es su fecha límite. El PNR tiene el objetivo de vincular tus cuentas de Facebook, Instagram y otras redes al DNI para luchar contra el terrorismo y los delitos graves. Eso sí, el gobierno conocerá mucho más de ti que tus fotos del verano o tus viajes con amigos.

Instagram y Facebook vinculados al DNI, para empezar

Las redes sociales como Instagram o Facebook vinculadas al DNI son solo la primera parte del proyecto porque el PNR no solamente va a almacenar esa información, sino que también número de tarjeta de crédito, correos electrónicos y cualquier información disponible en Internet que el gobierno considere se debe conocer sobre ti. Esta información será recolectada seas sospechoso o no de terrorismo, sin excepciones. Eso sí, no creas que esta es una invención del gobierno de Mariano Rajoy. Este proyecto nació a partir de los atentados del 11S y se avanzará en toda Europa y EE.UU.

Para su funcionamiento, el proyecto convertirá al gobierno en Gran Hermano, a través de la instalación de gigantes centros de datos que salieron a concurso en 2013 y que gestionará Indra por 1,39 millones de euros.

Las aerolíneas serán la principal fuente de datos para el gobierno, que los cruzará con otros formatos existentes de diferentes bases de datos y los analizará para entender tu comportamiento en la red. No se salva nada: Twitter, Facebook, Google Plus, Linkedin, Tumblr, Instagram y Flickr están entre las redes sociales a monitorizar, a lo que debes sumar las de vídeo como YouTube, Vimeo y LiveLeak y los buscadores como Google, Bing, Yahoo, entre otros.

Además, la normativa no sólo se limita a las aerolíneas, ya que abre la posibilidad de que cada país “establezca en su derecho nacional un mecanismo para recoger y tratar los datos PNR proporcionados por operadores económicos que no sean compañías aéreas, tales como agencias de viaje y operadores turísticos que prestan servicios relacionados con los viajes”.

Por otro lado, y pese a que el sistema PNR estaba pensando sólo para las personas que llegasen a la UE o saliesen de ella, al final la normativa europea permite que cada Gobierno pueda “aplicar el sistema a vuelos interiores de la UE seleccionados. Al adoptar tal decisión, el Estado miembro deberá elegir los vuelos que considere necesarios a fin de perseguir los objetivos [del PNR]”.

En cualquier caso, y ante las múltiples quejas por la recopilación de según qué datos, la Unión Europea asegura que los datos PNR se podrán conservar “durante un máximo de cinco años” y que este sistema “debe garantizar el pleno respeto de los derechos fundamentales y el derecho a la intimidad, así como el principio de proporcionalidad”.

¿Por qué el Gobierno puede tener mi email?

El asunto, como decimos, resulta polémico. Por dos motivos: en primer lugar, por la decisión de a qué ciudadanos se vigila y a cuáles no; en segundo, por el tipo de datos que van a ser recopilados.

En cuanto a los ciudadanos a vigilar, la UE reconoce en su directiva que “la evaluación de los datos PNR permite la identificación de personas no sospechosas de estar implicadas en delitos de terrorismo o en delitos graves antes de que un análisis de sus datos PNR indique que puedan estar implicadas en los mismos”.

Sin embargo, “para garantizar que el tratamiento de datos se limite a lo necesario, el establecimiento y la aplicación de criterios de evaluación debe limitarse a los delitos de terrorismo y a la delincuencia grave para las que es pertinente el uso de esos criterios. Deben definirse, por otra parte, los criterios de evaluación de tal manera que el sistema señale al menor número posible de personas inocentes”.

¿Cuál es el problema? Que España no ha establecido ningún tipo de definición para saber qué tipología de ciudadanos puede ser sospechosa y cuál no, con lo que la puerta abierta es más que polémica.

El PNR considera a todos los ciudadanos ‘sospechosos permanentes’ que deben ser vigilados.

VER ▶ Codex Alimentarius: El control total con el pretexto de la “protección de los consumidores” (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here