El Vajra es un arma nombrada en todos los escritos antiguos de los Dioses Es también el implemento ritual más importante del budismo Vajrayana. En sánscrito, la palabra vajra se define como algo duro o fuerte, como en un diamante. Simboliza un estado impenetrable, inamovible e indestructible de conocimiento e iluminación.

Nuestro conocimiento del vajra se remonta a la profunda antigüedad. Los textos indican que el vajra no siempre fue un símbolo de paz y tranquilidad, sino algo muy diferente. Aparece por primera vez en la antigua India, donde fue el arma principal del dios-celestial Indra védico, el rey de los Devas.

Según los Puranas hindúes, los malvados Asuras, Namuchi y Vritra quitaron toda la luz y la humedad de la tierra. Hicieron a la tierra inhóspita para los seres vivos. Indra luchó contra los dioses demonios, sin éxito, y como último recurso, exhortó a su dios supremo Vishnu por ayuda.

Vishnu le informó que sólo un arma que no era ni sólida ni líquida podría matar a Namuchi y a Vritra. Así que hizo que el carpintero divino, Tvashta, le diseñara a Indra un arma maravillosa que podía utilizar para vencer los terribles Asuras. Esta nueva arma, el vajra, emitía rayos. Con él, Indra aniquiló a Namuchi y Vritra y devolvió la necesaria cantidad de luz y humedad de nuevo a la tierra. El Rig Veda describe este conflicto.

“Ahora describo los hechos gloriosos de Indra, quien sostiene el Vajra.” “Él mató a la serpiente e hizo fluir las aguas. Rompió el corazón de las montañas. Él mató a la serpiente, que fue tomando refugio en la montaña. Tvashta hizo el Vajra para él. Al igual que las vacas hacen sonidos, las aguas que fluyen llegaron al mar. El poderoso Indra eligió el Soma, y bebió de tres contenedores.” “El generoso Indra sostuvo el Vajra en la mano, y mató a los primogénitos entre las serpientes.”

El vajra, cuando era utilizado, era arrojado a los oponentes. Nitin Kumar, en su artículo Implementos Rituales en el budismo tibetano, nos dice “Como un arma lanzada, el indestructible rayo ardía como una bola de fuego meteórica través de los cielos, en una vorágine de trueno, fuego y relámpagos.”

Las imágenes tradicionales del vajra lo representan como un eje de metal con tres, cinco o nueve puntas que emanan de flores de loto en cada extremo. Originalmente, de acuerdo con el antiguo texto hindú Rigveda, cuando Indra utilizaba su vajra , ésta tenía puntas abiertas. La leyenda budista sugiere que Shakyamuni, el propio Buda, tomó el vajra de Indra y forzó sus dientes a cerrarse, transformándolo así, de un arma destructiva, a un cetro pacífico.

¿Pueden las Armas de Los Dioses, como el Vajra ser encontradas en todo el mundo?

Los estudiosos sostienen que no hay relación entre la cosmología India, griega, australiana, nórdica y la cosmología de las Américas. Ellos creen que cada civilización concibió sus dioses independientemente, y que no existe una tradición universal más profunda, más antigua. Si este fuera el caso, entonces la fundación de estas sociedades, sus mitos, las tradiciones, las creencias y la iconografía debe ser única para ellos, su ubicación y su historia.

Los cuentos de guerra, intriga y conquista que salen de la historia de América son muy diferentes de los de Inglaterra, Francia, India y China. También lo son las costumbres, las tradiciones y los símbolos que representan a la nación. Sin embargo, cuando nos fijamos en una amplia gama de grupos antiguos e indígenas, existe un patrón de coincidencia. Mitos y símbolos que se encuentran en la India aparecen fácilmente en las descripciones orales y escritas de otras culturas. También aparecen en sus imágenes artísticas. Estas representaciones parecen trascender el tiempo y la ubicación.

El símbolo de un trueno o un rayo como herramienta de destrucción, por ejemplo, surge en muchas civilizaciones antiguas. La mitología asocia indefectiblemente el rayo con un dios del cielo, el dios del trueno, quien lo utiliza como un arma.

En el mundo occidental, es más fácilmente asociado con dios celestial griego, Zeus. Con él derrotó a los Titanes y tomó el control del panteón griego. El mito nos dice que Zeus liberó a los Cíclopes, los maestros constructores, que fueron encarcelados en las profundidades del inframundo – Tártaro.

En agradecimiento por su liberación, le dieron un arma maravillosa, el rayo. En otra historia, Zeus usó su formidable arma para luchar contra las criaturas más grandes y temibles de toda la mitología griega, la serpiente de cien cabezas, Tifón. Las primeras imágenes de Zeus lo representan sosteniendo una varilla parecida a un rayo mientras que otros muestran esta arma mortal con sus extremos extendidos en tres puntas.

Un arma parecida al vajra también aparece en la cosmología sumeria. Su uso se registra en la Épica babilónica de la Creación, el Enuma Elish. Una batalla entre el dios celestial Marduk (Bel) y la serpiente Tiamat se detalla en la cuarta tableta de este antiguo documento.

El malvado y poderoso Tiamat, según el Enuma Elish, ideaba planes traicioneros contra Ea y los otros dioses reinantes. Los dioses tenían miedo de invocar su malvada ira y buscar una solución. Ea intenta enfrentar a Tiamat, pero en vez de luchar retrocede. Marduk, su hijo, se adelanta y se presta de voluntario para luchar contra la enfurecida serpiente, con una condición… Si él tiene éxito, él tendrá dominio sobre el universo entero.

Los dioses están de acuerdo y proporcionan armas poderosas a Marduk, incluyendo un arco, una maza y una red para utilizar en su batalla contra Tiamat. Imágenes de esta épica escena muestran a Marduk sosteniendo un cetro de tres puntas en la mano. Imágenes posteriores muestran claramente esta misma mortal arma de tres puntas. Le dieron el arma sin igual, el destructor del enemigo [diciendo]: “Ve, corta la vida de Tiamat. Deja que el viento lleve su sangre hacia la profundidad [en la tierra].”

El arma que produce truenos, el vajra, es sólo un ejemplo de la enorme cantidad de elementos comunes que son encontrados en el mito, la leyenda, la cultura y la iconografía en todo el mundo. Existen similitudes en toda la cosmología greca, sumeria, nórdica, azteca y la cosmología de Australia y Estados Unidos. Estos paralelos incluyen a los dioses, sus vidas y sus armas increíbles.

También incluyen las leyes y costumbres que rigen nuestras vidas – el tejido mismo de la sociedad. La universalidad del simbolismo encontrado en todo el mundo implica algo más. Armas, como el vajra no nacieron de la imaginación del hombre. No vinieron a existir como parte de una evolución de las culturas. Estas eran reales. Eran tangibles.

Alguien en algún lugar de nuestro pasado remoto vio y documentó. Es sólo a través de un encuentro real con un arma maravillosa que emite trueno que se ha podido hacer una representación clara y específica.

Del mismo modo, si las herramientas como el vajra son genuinas, entonces nos vemos obligados a aceptar que los dioses que manejaban estas armas fueron, de hecho, individuos también. Este nuevo conocimiento abriría la puerta a una revolucionaria nueva comprensión de lo que somos. Impugnaría la base de nuestra sociedad y podría llevarnos a reevaluar no sólo nuestro lugar en el universo, sino todo lo que creemos como ‘verdad’. ¿Que opinas? Déjanos tu comentario más abajo!

VER ▶ El fuego Griego y las armas de Plasma: ¿Evidencia de tecnología avanzada en la Antigüedad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here