Hollywood aún no ha recuperado el aliento tras el último escándalo sexual en la industria del cine estadounidense. Y es que, la actriz de la famosa serie “Smallville”, Allison Mack, que interpreta a Chloe Sullivan, ha sido acusada y posteriormente detenida el pasado viernes, de pertenecer a una secta encargada de captar mujeres para después abusar de ellas, y posteriormente detenida.

La joven neoyorkina se enfrenta a un duro proceso judicial por tráfico sexual entre otros delitos muy graves. Se la considera cómplice tras colaborar con su antigua compañera de reparto, la actriz Kristin Kreuk, en captar mujeres para formar una extraña secta de cultos todavía por esclarecer. Pero las actrices sólo eran el cebo publicitario, por así decirlo, de una gran red de mujeres capaces de reclutar a otras.

El considerado “cabecilla” de esta gran red es Keith Raniere, quien convencía a estas mujeres con un gran poder de atracción, que para poder ascender en esta secta llamada “MXIVM”, tenían que ser esclavas. Esclavas que eran supervisadas constantemente por quienes se hacían llamar “maestros”. Y no sólo tenían que hacer las labores domésticas. Pues por desgracia, como es habitual en estos casos, también se les exigía mantener relaciones sexuales con el líder.

Estaban manipuladas psicológicamente y amenazadas hasta tal extremo que les avisaron de que, si no mantenían aquellas prácticas en total y absoluto secreto, se verían humilladas y vegadas públicamente por los medios de comunicación y por la opinión pública, ya que Raniere tiene, o tenía, mucho poder en la industria del cine. Así consta, literalmente, en la denuncia presentada a las autoridades estadounidenses.

VER ▶ Macaulay Culkin: “Las Élites de Hollywood son Satanistas y matan Niños en Rituales” (Video)

El pasado 25 de marzo fue hallado y detenido en México a Keith Raniere, y puesto a disposición judicial al día siguiente en el estado de Texas. Rainere declaró que él mismo había sido esclavo de la misma secta años antes de llegar a ser uno de los líderes. La secta promulgaba una ideología supuestamente benigna. Fomentaban la evolución humana y las relaciones socio-espirituales. Pero por lo visto, fomentaban algo más.

Fue la NBC quien dio voz a las autoridades acusatorias, quienes aseguraban que Allison Mack reclutaba mujeres engañándolas. Diciendo que pertenecía al grupo feminista “JNESS”, un grupo social que daba voz y notoriedad a la mujer. Pero éstas mujeres finalmente eran abducidas por la secta que dirigía Raniere, quien además de mantenerlas de esclavas, marcaba a fuego sus iniciales en la zona púbica de éstas.

Durante el proceso ceremonial que llevaban a cabo los componentes de esta secta, se les exigía por protocolo ir completamente desnudos. El maestro se encargaba de dirigir el ritual, ordenando ser grabado con una cámara de vídeo. Según la denuncia, Raniere prefería a chicas muy delgadas. Por lo tanto, las abducidas tenían que llevar dietas estrictas que serían supervisadas y registradas detalladamente.

Las mujeres que se saltaban la dieta eran sometidas a vejaciones y prácticas inhumanas. Por ejemplo, eran obligadas a ponerse encima del pecho unas ubres de vaca para que el resto de miembros las insultara y humillara. Se les sometía a otras muchas prácticas horribles, como ser introducidas en jaulas como animales salvajes. Un completo desconcierto para los que han contemplado la denuncia presentada.

Fue New York Times quien dio las primeras señales de alarma y el gobierno tomó nota y comenzó una profunda investigación. Se entrevistaron a multitud de posibles testigos, entre las que se encontraban las declaraciones de mujeres que habían sido desterradas de la secta. Fueron los periodistas e investigadores que estaban trabajando en el caso los que dieron la voz de alarma a las autoridades tras presenciar como la actriz corría despavorida detrás del coche en el que llevaban a Raniere tras su detención.

Por el momento se sabe que Allison Mack actuaba de cebo. Las engañaba para que se dejaran llevar por el comportamiento de este grupo. Finalmente, conseguía que fueran grabadas en vídeo desnudas y posteriormente eran chantajeadas con publicar sus respectivos vídeos si éstas dudaban de seguir adelante.

VER ▶ Brad Pitt sobre Hollywood: El horror de la Élite Illuminati, el Control Mental, y la Pedofilia (Video)

Miguel A. Fuentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here