La posibilidad de que inteligencias no humanas hayan visitado nuestro planeta, e incluso hayan copulado con los seres humanos primitivos, se encuentra en muchos de los antiguos registros culturales y religiosos de nuestra civilización. Existen registros históricos que revelan, además, que esas inteligencias eran reptiles en su naturaleza o, al menos, han sido representados a lo largo de la historia humana como seres reptilianos.

Desde la Serpiente Nahash, en el Jardín del Edén, a Atum, el hombre-serpiente egipcio, o Quetzalcotl, el dios serpiente de los mayas, hasta la serpiente de doble hélice de Enki/Ea en la antigua literatura sumeria, la serpiente ha sido el enlace omnipresente entre los humanos y los dioses de todas las culturas.

Arqueólogos y exploradores descubrieron en 1951 una biblioteca con más de 22.000 tablillas antiguas en lo que hoy es Irak. Estas tablillas contienen lo que sabemos que son las primeras escrituras de la Tierra y datan de unos 6.000 años atrás cuando esta región de la tierra se conocía como Mesopotamia, Sumeria y Babilonia.

En las tablillas se cuenta una historia que se refleja también en el libro del Génesis de la Biblia. Las tablillas cuentan la historia de una gran inundación que cambió la faz de la tierra y sus habitantes, y cuentan la construcción de una torre y la creación de la palabra hablada. Lo que en la Biblia se relata como la torre de Babel y el gran diluvio.

En las tablillas y pergaminos encontrados había incluido un mapa estelar de lo que parece ser nuestro sol y sus planetas, pues además el pergamino incluye descripciones detalladas de nuestro sistema solar que se corresponde con lo que hoy conocemos de él.

Lo curioso es que este mapa incluye un planeta (o nave espacial) que orbita entre Marte y Júpiter al que llaman Nibiru. Según los textos encontrados, Nibiru entró en nuestro sistema solar y colisionó con el planeta Tiamat. Los restos de Tiamat se convirtieron en Eridu que es la tierra tal como la conocemos hoy y el resto sobrante de la explosión se convirtió en el cinturón de asteroides. Nibiru tomó una órbita alrededor de nuestro sol que tardaba 3.600 años en pasar entre Marte y Júpiter.

En años recientes y basándose en patrones de nuestro sistema solar algunos astrónomos han estado buscando un planeta que tuviera esta misma órbita, lo que dio lugar al descubrimiento del planeta Plutón. La búsqueda de Nibiru continua.

Según los propios textos encontrados esta información detallada fue dada por los Annunaki y se los describe como una raza de Dioses Reptilianos que vinieron a la Tierra. Está escrito que vinieron a extraer oro y otros elementos para usarlos en la protección de la atmósfera de su planeta.

Esta teoría de Dioses Reptilianos de los cielos creando al hombre no es para nada inusual y podemos encontrar rastros de la historia reptiliana en la mayoría de las regiones de nuestro planeta.

En Japón los emperadores afirmaban descender de Dioses Dragón que vinieron del cielo. Los Aborígenes Australianos enseñan sobre una raza Reptiliana que vive debajo de la tierra y gobierna sobre los hombres, ellos creen que descienden de una raza de dragones humanos. En China creen que la Reina Serpiente Nu Kua se entrecruzó con hombres.

En la India se llama a estos Dioses Reptilianos, Los Nagas y afirman que sembraron sus familias reales. En los países del Este se encuentran rastros de una raza serpiente que creó al hombre. En el libro del Génesis de habla sobre gigantes que vinieron de los cielos para reproducirse con las hijas del hombre, se les llamaba los Nephilim.

En África los llaman Chitauri, hijos de la serpiente, y los reyes de África afirmaban que descendían de dioses serpiente que vinieron del cielo. Los Mayas hablaban que sus ancestros eran la gente serpiente, y los Aztecas decían haber sido creados por una mujer serpiente. Los indios Hopi americanos creían que los dioses del cielo bajaban a reproducirse con sus mujeres, y se referían a ellos como sus hermanos serpiente.

Los reptilianos viven en largos túneles subterráneos y pueden habitar sobre otras dimensiones. Los reptilianos han constituido el grupo de los Illuminati, seres de aspecto humano pero bajo las órdenes de los reptilianos que siguen agendas políticas muy específicas para perpetuarse en el poder y controlar el mundo a través de la manipulación mediática, genética y las búsqueda de un gobierno mundial centralizado. Los Illuminati tendrían como misión el establecimiento de un Nuevo Orden Mundial.  ¿Existe la posibilidad de que quizás estemos o de que siempre hayamos estado esclavizados por éstos “líderes”?

Scott A. Roberts reúne en su libro La historia secreta de los Reptilianos mitos de diversas culturas y religiones alrededor de la figura de la serpiente, trata el fenómeno OVNI, y plantea preguntas muy serias con respecto a los orígenes de la fe, de la veracidad de la Sagrada Escritura, y la naturaleza de la realidad espiritual y temporal.

Esta obra no sólo ofrece más datos sobre el «alienígena antiguo», con las pruebas y las conclusiones de costumbre, sino también un amplio repertorio de información religiosa, arqueológica y cultural que desafía no sólo a las respuestas fáciles de fe, sino también a la santidad arraigada en la ciencia de la antropología. ¡Te lo recomendamos encarecidamente, Puedes obtenerlo pulsando aquí!

VER ▶ Crónicas de la Tierra: los reyes “del cielo” que vinieron desde el 12 Planeta (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here