Hace unos días, un extraño suceso tuvo lugar en una hacienda de ganado en la localidad rural de Villa María, Argentina. El vigilante de seguridad de una empresa que estaba destinado a esta empresa ganadera, hacía su rutinaria ruta nocturna por los pastos donde se encuentran las reses, cuando se topó de frente con el misterio.

Del famoso Chupacabras se ha hablado mucho. Y es que, los casos de encuentros con este ser mitológico y las mutilaciones de ganado vienen dándose desde hace décadas. Y no sería la primera vez que un ser mitológico es tiempo después descubierto por la ciencia, como lo fue el Kraken, aunque Julio Verne ya hablaba de él en una de sus reconocidas novelas de aparente ciencia ficción.

Pero la sombra del Chupacabras, que ha sido supuestamente divisado en toda centro y Sudamérica, e incluso en España, siempre ha estado estrechamente vinculada a los misteriosos casos de mutilación de ganado. Chupacabras es el nombre que se le pone a este extraño fenómeno, a día de hoy inexplicable.

Y, aunque hace unos años se le intentó dar carpetazo acusando a los ganaderos de intentar estafar a los seguros para cobrar indemnizaciones, e incluso acusando al pequeño ratón hocicudo rojo de ser el responsable de la sangría producida en miles de cabezas de ganado, lo cierto es que la ciencia no ha podido dar una explicación fehaciente sobre el fenómeno.

Y el último suceso producido en Córdoba, Argentina, tiene todos los alicientes para poner de nuevo en el candelero al mítico Chupacabras.

San Luis. Vacas mutiladas. Campo de Eduardo Cabello.

Sucedió hace apenas unos días, en una finca de miles de hectáreas que se dedica a la cría y producción cárnica de ganado. Eduardo, el vigilante de seguridad que está destinado en esta hacienda, hacía su ronda nocturna cuando unos misteriosos destellos de luz, llamaron su atención. Rápidamente, tomó su linterna y fue a comprobar si alguien se había colado en la finca.

Pronto vio unos huecos quemados en el suelo, incluso aún salía humo de alguno de ellos. Tomó su teléfono móvil y comenzó a grabar aquello. Mientras grababa los extraños huecos quemados entre el pasto, un ruido lo alarmó. Enfocó hacía su derecha de dónde provenía el ruido y una extraña figura humanoide se intentó esconder frente a él al ser enfocado con la linterna.

Eduardo salió de allí como alma que lleva el diablo y llamó a la empresa de seguridad donde trabaja para decirles lo que había sucedido y que no volvía a entrar allí. Lo realmente misterioso llegaría a la mañana siguiente. Más de doscientas cabezas de ganado aparecían con mutilaciones de algunos órganos y partes de su anatomía. Las heridas parecían haber sido cauterizadas (quemadas con láser).

Un famoso programa de televisión de España ha conseguido en exclusiva las imágenes de las cámaras de seguridad de la finca que, esa misma noche, recogió unos extraños destellos de luz. Incluso, una empresa de drones ha tomado imágenes desde el aire del terreno que presentaba estas quemaduras y, ¡sorpresa! El conjunto de estos extraños huecos quemados en el suelo tiene un patrón simétrico.

Algo que, sin lugar a dudas, demuestra que han sido provocadas por la mano del hombre, o en el peor de los casos, de otros seres inteligentes. Sumado las imágenes del ser, las quemaduras, los destellos y la forma de proceder en los animales para mutilar diversas partes de su cuerpo, hacen pensar que se pueda tratar, o bien de algún tipo de laboratorio clandestino o secreto que se dedique a hacer este tipo de experimentos, o de algún tipo de experimento llevado a cabo por seres de otro planeta.

Se ha realizado las autopsias a los animales y no parece que se hayan defendido, ni siquiera haber corrido. Es como si hubieran caído a plomo. Las heridas que presentan los animales mutilados, parecen haber sido cauterizadas. No hay rastro de sangre en ellos. Pero lo más extraño es que los animales carroñeros no quieren comer su carne. Ni tan siquiera las moscas se acercan a estos “manjares”.

Es evidente que algo muy extraño ha sucedido estos días en Argentina. Y no es la primera vez, puesto que en 2002 ya se produjeron mutilaciones en esta zona del país. Algo que preocupa realmente a los ganaderos que, al fin y al cabo, son quienes tienen que asumir las pérdidas económicas que supone perder doscientas cabezas de ganado.

No sólo eso. Hace unas semanas también aparecieron varias vacas mutiladas al suroeste de Buenos Aires. Esto ha hecho que el pánico se haya expandido por Argentina y que el propio gobierno haya tenido que tomar cartas en el asunto. De hecho, los trabajadores de esta empresa ganadera no han querido volver a trabajar porque aseguran estar aterrados. Nosotros estaremos pendientes de nuevas noticias sobre el suceso..

VER TAMBIÉN ▶ Romasanta: El misterioso caso documentado de un Hombre Lobo real (Video)

Miguel Á. Fuentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here