Una tormenta solar potencialmente desastrosa podría afectar “a todo el mundo”, causando estragos en las redes eléctricas y los equipos electrónicos, según lo han advertido esta semana varios expertos consultados por medios británicos.

Según un estudio de la Universidad de Colorado, la NASA y otras universidades, existe un 12% de posibilidades de que la nube procedente de una tormenta solar extrema pueda alcanzar de lleno nuestro planeta dentro de 10 años. Este mismo suceso ocurrió en 2012, pero no nos alcanzó.

“Si nos hubiera golpeado, todavía estaríamos recogiendo los pedazos”, afirma Daniel Baker, coautor del estudio publicado en la revista Clima Espacial. En su artículo Baker describía cómo una poderosa eyección de masa coronal atravesó la órbita de la Tierra el 23 de julio de 2012 pero, por suerte, la Tierra no se encontraba allí en ese momento.

Las erupciones solares a menudo van acompañadas con un fenómeno conocido como eyección de masa coronal (CME), una explosión en el campo magnético solar que arroja miles de millones de toneladas de plasma solar al espacio. Según científicos, estos fenómenos representan el mayor peligro de todos, ya que son capaces de dañar los instrumentos electrónicos de la Tierra.

Según Luntama, “durante mucho tiempo, hemos tenido suerte”, pero si se produce una gran eyección de masa coronal, su impacto estimado sería de unos 18.300 millones de dólares tan solo en Europa. “Nadie siquiera intentó hacer una estimación del costo mundial. Si hay una gran erupción solar, todo el mundo se verá afectado”, asevera el científico.

Tom Bogdan, experto del Centro de Predicción del Tiempo Espacial de EE.UU., también explica que las tormentas de este tipo pueden resultar especialmente devastadoras hoy en día en comparación con las que se producían siglos atrás, pues afectan a “tecnologías avanzadas que influyen prácticamente en todos los aspectos de nuestras vidas”.

“La preocupación aquí es que, si la radiación de una erupción solar golpea la Tierra, puede noquear a los satélites, interrumpir los teléfonos móviles y otras formas de comunicación”, alerta, por su parte, Brian Gaensler, astrofísico de la Universidad de Toronto, citado por The Daily Star.

¿En qué consiste una tormenta solar extrema? Arrancan con una explosión o llamarada solar en el dosel magnético de una mancha solar; así, los rayos X y la radiación ultravioleta en grado extremo llegan a la Tierra a la velocidad de la luz, ionizando las capas superiores de la atmósfera, provocando errores de navegación GPS y apagones de radio.

Tras esto, aparecen las partículas energéticas que pueden electrificar satélites y dañar sus componentes electrónicos. Luego, la eyección de masa coronal, con nubes de mil millones de toneladas de plasma magnetizado, podría provocar apagones generalizados, inhabilitando cualquier dispositivo que esté enchufado a la pared.

Según los cálculos de la NASA, la probabilidad de que una “tormenta solar perfecta” golpee nuestro planeta dentro de 10 años es del 12%. “Al principio, me sorprendió bastante que las probabilidades fueran tan altas, pero las estadísticas parecen correctas. Es una cifra preocupante”, aclara Pete Riley, físico de Predictive Science.

En el año 2024 una tormenta solar potencialmente desastrosa podría afectar “a todo el mundo”, causando estragos en las redes eléctricas y los equipos electrónicos.
“La preocupación aquí es que, si la radiación de una erupción solar golpea la Tierra, puede noquear a los satélites, interrumpir los teléfonos móviles y otras formas de comunicación”, alerta. Solo queda esperar a la fecha citada e informar de nuevas publicaciones actualizadas sobre ello. Algo se avecina, pero ¿será antes de la tormenta solar?

VER TAMBIÉN ▶ Reabren Observatorio Solar de Nuevo México: Aquí la versión oficial de lo ocurrido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here