Los CreepyPastas han sido noticia durante todo el verano por estar ligados directamente con suicidios y asesinatos de preadolescentes en todo el mundo. Y uno de los más misteriosos es Seedeater, o el Devorador de Semillas, del que se tienen muy pocos datos, pero no por ello es menos terrorífico. Además, ha causado la histeria colectiva en la red.

Fue Clifft Howry, un bloguero canadiense, el causante de la fama de este CreepyPasta a raíz de unas investigaciones que llevó a cabo para desmantelar la verdad sobre el Devorador de Semillas y, hasta ahora, es la fuente más fiable que se ha obtenido sobre Seedeater. Aunque, lamentablemente, la investigación de Clifft se acabó en 2010, cuando desapareció en extrañas circunstancias y su blog fue desactivado misteriosamente. Pero, mucha de la información que compartió, aún perdura.

Seedeater, es descrita como una criatura de apariencia humana pero no presenta dotes de ser un ser inteligente. El color de su piel es de un café verdoso y tiene largas y oscuras cabelleras. Se tapa su rostro con una máscara que deja al descubierto sólo uno de sus ojos y se dice de él que su olor es nauseabundo y desagradable. Pero, quizás lo que más asuste de este CreepyPasta, sea la capacidad que tiene de influir psicológicamente en sus víctimas, que sucumben a los deseos de su verdugo.

El Devorador de Semillas es un cazador nato, y sus víctimas favoritas son niños y mujeres de áreas rurales o pueblos apartados de los núcleos de población. Aunque ésta no es su fuente principal de alimentación, sino que lo que hace con sus víctimas humanas es complacer a otro tipo de deseos que esta bestia ansía. Se cree que, el rapto de mujeres, es para la cría y procreación de su propia especie.

Entre los pocos documentos que existen a día de hoy, existen los correos electrónicos que Clifft recibió de varios testigos y víctimas de Seedeater. Como el que recibió en junio de 2008 de una joven llamada Brady, que residía en la ciudad de Oberhausen (Alemania). La joven alemana, relataba su encuentro con la criatura.

“Había un pequeño bosque en el que he jugado cientos de veces con mis amigos. Recuerdo muy bien que aquel día de lluvia, mis amigos y yo nos metimos en el bosque. De pronto, apreciamos un olor horrible y nauseabundo. Entonces, uno de mis amigos señalo hacia el horizonte asustado. Era tan grande como un hombre, el pelo lo llevaba largo y oscuro y llevaba un abrigo o capa negra y un solo ojo de un color rojo pálido”.

“Mis amigos huyeron dejándome sola frente a esa criatura. Giró la cabeza de forma extraña y muy lenta, como si me escaneara con su mirada. Entonces, mis amigos me llamaron y corrí hacia ellos mientras escuchaba los gemidos de esa cosa. Esa misma noche tuve una pesadilla horrible. Estaba acostada en mi cama cuando de repente un sonido me asustaba. Me inclinaba y se aparecía frente a mí, se acercaba a olerme y decía que no estaba madura todavía, pero que volvería a por mí”.

Este fue uno de los emails que Brady le envío a Clifft sobre la conducta de la bestia y los encuentros que tenía con ella, pues se le apareció en varias ocasiones. Pero hay otra historia todavía más conmovedora. La de Catherine C. de Vancouver (Canadá), quien se puso en contacto con el desaparecido investigador en octubre del año 2009. En su email, esta testigo/víctima contaba lo siguiente:

“Era un día de verano. Estaba haciendo deporte por el bosque, como de costumbre, cuando lo vi frente a mí. Estaba de pie, aunque algo encorvado. Era esa criatura, sin duda alguna. Entonces hice algo estúpido por mi parte. Comencé a tirarle piedras para que se fuera. Pero lo curioso es que las piedras parecían desintegrarse antes de tocarle. De pronto corrió hacía mí y se me abalanzó. Me inmovilizó y debió morderme de algún modo en la cara, porque sentía como si me clavaran cuchillos que me succionaban”.

“También recuerdo que me habló. Me dijo que yo era un presagio y que, por ello, me dejaría vivir. Días después desperté en una especie de hospital con el rostro lleno de vendas. Según me dijeron los médicos que me atendían, me habían cosido el labio inferior a la cara porque lo tenía desgarrado hasta la oreja. Mi hermano Robbie, dijo que presenció todo lo que me pasó y que, después de ver como aquella criatura me atacó, disparó contra ella, dejándola sin vida”.

“Lo más sorprendente de todo es que, pese haber visto su cadáver y haberlo introducido en una bolsa de basura para poder demostrar que una criatura había atacado a su hermana, esa misma noche el cadáver desapareció misteriosamente de la bolsa. A pesar de estar totalmente recuperada, me siguen teniendo en este hospital militar, vigilada 24 horas y sujeta a todo tipo de análisis y pruebas. Hay cámaras y seguridad en mi habitación y no puedo recibir visitas. Incluso han anulado mi cuenta de Facebook. Sólo espero que este email te llegue antes de que lo detecten”.

No se volvió a saber nada de Catherine C. ni de Clifft Howry. Y de este último email han pasado nueve años. Mientras tanto Seedeater sigue cosechando pánico en las redes sociales y víctimas mortales. Si quieres saber más sobre Seedeater, mira el siguiente vídeo y déjanos tu comentario más abajo!

VER TAMBIÉN ▶ Romasanta: El misterioso caso documentado de un Hombre Lobo real (Video)

Miguel Á. Fuentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here