La última revolución sobre las modas que marcarán tendencia en el futuro, es la de llevar a cabo modificaciones de partes del cuerpo con implantes artificiales.

Kim Kardashian es la última celebrity en ser portadora de esta peculiar y peligrosa moda que se ha hecho viral, siendo aceptada y reconocida por las personas más influyentes de la moda, haciendo así que miles de personas por todo el mundo estén deseando implantarse uno de estos.

En agosto de este mismo año, el mundo quedó atónito tras un vídeo que colgó Kim Kardashian en sus redes sociales, donde lucía un extravagante collar implantado dentro de su propio cuello. Kim es una persona muy influyente en la moda y en otros ámbitos de la imagen y las relaciones públicas, y como no era de esperar, su collar fue todo un éxito entre sus seguidores y los medios de comunicación de medio mundo y las redes sociales se hicieron eco de la noticia.

Aunque a la mayoría de personas nos impactó insatisfactoriamente, los que seguimos y observamos los pasos que el transhumanismo y la robótica están dando, sabemos que ésta es una de las miles de aplicaciones biónicas que el ser humano podrá obtener en los próximos años. Y, de hecho, ésta no es sino otra forma que tiene la élite Illuminati de “vendernos” por imposición la que se nos avecina en los próximos años en cuanto a nuevas aplicaciones que, en teoría, son para mejorar nuestra calidad de vida.

“Mi collar se ilumina con los latidos de mi corazón. Se mueve con los latidos de mi corazón”, decía Kardashian en su vídeo. El collar lo lleva implantado debajo de la epidermis y porta tecnología LED, que se activa cuando el sistema inteligente que integra detecta el pulso de su cuello. Además, se mueve, según afirma la influencer. El diseño es de un gran amigo suyo, creador esta innovación presentada el pasado 5 de septiembre en Nueva York.

“A. Human”, nombre del proyecto donde se presenta la colección, fue concebido por Simon Huck. Este evento interactivo usa diseño, tecnología, prótesis, actores en vivo y más para difuminar el hueco entre realidad y fantasía mientras hace preguntas sobre la autoexpresión. “No queríamos que nuestras modificaciones se basaran en la idea de inseguridades o incomodidades existentes. Se trata sobre la libertad de explorar este mundo y vivir en él de cualquier forma que elijas,” dijo Simon Huck a Vogue.

Entre la colección se puede ver implantes de todo tipo, como unos cuernos enormes implantados en los hombros de una modelo, que simulan la estructura alada de un dragón. Lady Gaga, que fue quien realmente popularizó estos implantes en el lanzamiento de su disco “Born This Way”, se puso implantes modificando su rostro y sus hombros, haciéndole parecer medio dragona. Sin duda, fue una declaración de intenciones en toda regla por parte del MK-ULTRA que utilizó a la cantante más influyente en ese momento para promoverlas.

Curiosamente, la elegida esta vez para lucir las innovaciones en este tipo de implantes, que son el producto más utilizado en las modificaciones voluntarias del cuerpo, es la persona más influyente de la moda en Estados Unidos y en medio mundo. De esta manera, adoctrinar a las masas se convierte en un ejercicio fácil, tal y como lo fueron los tatuajes y los piercings. Ambas técnicas de modificación voluntaria del cuerpo fueron creadas por tribus nómadas hace muchísimo tiempo. Pero hubo un momento clave que hizo que los tatuajes y piercings fueran la tendencia de moda a seguir, como está ocurriendo ahora con estas prótesis.

El problema es que, tras estos grandes movimientos del cambio en las tendencias, además de grandes artistas que realizan trabajos maravillosos, además del avance tecnológico y de las aplicaciones que benefician al ser humano, también hay una parte totalmente contraria que ejerce tras la sombra para desarrollar quién sabe qué. Muchos hablan de que los tatuajes y los piercings fueron una técnica ideal para inocular virus y otros compuestos químicos a la población.

Los implantes, que son más complejos y que incorporan tecnología inteligente, podrían ser la mejor fórmula para insertarnos un chip. Y no sólo eso, sino modificar y manipular nuestro sistema nervioso y locomotor, entre muchas otras cosas que son a tener en consideración. Bien es sabido las intenciones de muchos gobiernos, como el estadounidense, de implantar chips a su población. Como lo fue la inserción de chips en las mascotas, que fue promovida para más adelante ser practicada en seres humanos.

Y si fue cierto o no, que nos inocularon otras sustancias además de las vacunas que supuestamente nos pusieron, o si es cierto o no, que en cada aplicación quirúrgica nos exponemos a la implantación de un chip, lo que si es cierto, es que las listas de espera son interminables tanto para quienes quieren ponerse uno de estos implantes, como para profesionales que quieren formarse para poder realizar las inserciones. Así que, por el momento, … ¡La moda está servida! ¿Que opinas? Déjanos tu comentario más abajo!

VER TAMBIÉN ▶ El proyecto Monarca: cómo la élite controla tu mente a través de las emociones (Video)

Miguel Á. Fuentes

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here