La Organización Mundial de la Salud (OMS) publica desde 2015 una lista de “enfermedades prioritarias” que requieren de más investigación porque son consideradas un importante riesgo para la salud pública por su potencial para causar una pandemia, pero los científicos no tienen suficientes recursos para combatirlas.

A continuación te mostramos las últimas que están bajo investigación y el tiempo que tardaría nuestra sociedad en estar totalmente infectada:

El virus Nipah es transmitido por los murciélagos frugívoros al ganado, pero también a los humanos. Los síntomas incluyen fiebre, vómitos y dolor de cabeza, y pueden llevar a una encefalitis.

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo se transmite por garrapatas y puede causar brotes en letales en humanos. Detectado por primera vez en Crimea en 1944 e identificado más tarde en Congo, el virus está presente en toda África, los Balcanes, Medio Oriente y partes de Asia.

Se cree que el virus del ébola también tiene su origen en murciélagos frugívoros y fue detectado por primera vez en 1976, en un brote cerca del río Ébola en la República Democrática del Congo. La enfermedad se transmite a los humanos por el contacto con animales infectados. También se puede propagar entre personas, de forma directa, por contacto con sangre infectada, fluidos corporales u órganos, o, indirectamente, por contacto con un entorno contaminado.

El virus de Marburgo está considerado un pariente cercano del ébola. Se transmite entre humanos cuando una persona entra en contacto con fluidos corporales de otra persona infectada. Como el ébola, se piensa que los murciélagos frugívoros son los huéspedes naturales del virus de Marburgo. La tasa de letalidad de los últimos brotes osciló entre el 24% y el 88%.

El Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad respiratoria viral. Los científicos creen que la enfermedad podría haber pasado de los gatos de algalia, una especie considerada un manjar en el sur de China, a los humanos. Pero también se ha relacionado con murciélagos. Desde China se extendió a otros países asiáticos y a Canadá.

El Síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés) pertenece a la misma familia de virus que el SARS. Fue identificado por primera vez en Arabia Saudita en 2012. Aproximadamente, el 35% de las personas que contrajeron MERS murió. Este virus parece más mortal que el SARS en las personas infectadas, pero también parece menos contagioso.

Transmitida por mosquitos, la fiebre del Valle del Rift es una infección viral que generalmente afecta al ganado bovino y ovino. Pero la enfermedad también puede afectar a los humanos, desde una leve enfermedad similar a la gripe hasta casos mucho más severos que pueden terminar en la muerte debido a daños en los vasos sanguíneos o falla orgánica. La mayoría de las infecciones en humanos están causadas por el contacto directo o indirecto con la sangre o carne de animales infectados. A veces, también por picaduras de mosquitos.

El virus del Zika se transmite a las personas principalmente por un mosquito infectado, pero también puede transmitirse de persona a persona por contacto sexual. Sus síntomas incluyen fiebre moderada, conjuntivitis o dolores musculares y de cabeza.

Una compañía francesa desarrolladora y distribuidora de videojuegos puso en marcha “Collapse”, una aplicación web que simula cómo y a qué ritmo se propaga un virus letal o pandemia global hasta provocar la caída de la sociedad. ¿Cuanto tardaría nuestra civilización en estar toda “contaminada”? Mira el siguiente video e impresionate con lo rápido que todo podría ir al traste..

VER TAMBIÉN ▶ Enfermedad X: alerta sobre la amenaza desconocida que puede causar una epidemia mundial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here