Según informa The Economist, en algún teatro de operaciones ya se está usando el ZEUS. Un dispositivo conocido en la jerga militar como “armamento de energía directa” que emplea un rayo láser ya sea disparado por satélites militares o drones.

En concreto el sistema ZEUS, que toma su nombre del padre de todos los dioses en la mitología griega y cuyo poder desatado tomaba la forma de mortales rayos, se vale de la tecnología láser para detonar de manera remota minas terrestres. Pero esto es sólo el comienzo.

Desde una distancia de hasta 300 metros ZEUS es capaz de concentrar su poder en un objeto explosivo que no haya detonado y hacerlo saltar por los aires, haciendo que desaparezca la temida amenaza de las minas terrestres así como de otros artefactos que por diversas causas no hayan explotado.

Con una capacidad calorífica de 10 kW ZEUS sólo necesita tener los explosivos a la vista para ser capaz de llevarse por delante hasta 2.000 al día. Una vez que ha fijado en su objetivo la diana la explosión tiene lugar en unos 30 segundos de media mientras se mantienen a salvo los ocupantes del vehículo Humvee en el que el ingenio va montado.

ZEUS lleva en desarrollo desde 1996 en las instalaciones de pruebas de sistemas de láser de alta energía del Ejército USA en la base de White Sands (Nuevo México). En 2003 el sistema ya era operativo y transportable y de hecho se realizaron pruebas de campo durante la guerra de Afganistán.

En su misión de 6 meses de duración en dicho teatro bélico ZEUS detonó más de 200 artefactos, aunque también hay que reseñar que 51 de los mismos no fueron tan rápidos en saltar por los aires, necesitando hasta 100 minutos para hacerlo. En 2005 ZEUS también “actuó” en la guerra de Irak donde alcanzó el honor de ser la primera arma de guerra con tecnología láser en ser empleada.

Más recientemente, el incendio llamado “Camp Fire” ha destruido más de 12.000 edificios, en su mayoría en la población de Paradise, que fue completamente engullida por las llamas, junto con 57.500 hectáreas de vegetación.

Pero parece ser que aún no se saben las causas que han llevado ha provocar todos estos feroces incendios forestales, por lo que internet se ha llenado con todo tipo de teorías de conspiración y evidencias gráficas que demostrarían que detrás de esta catástrofe sin precedentes se oculta algo realmente siniestro.

Sin embargo, el desarrollo de estas armas no se queda allí. La empresa Raytheon lleva años trabajando en el programa LADS (Laser Area Defence System). Un sistema que detecta y destruye los proyectiles enemigos cuando éstos entran en el área de defensa de las tropas.

La página web Defense Tech señalaba que Raytheon ya habría alcanzado la potencia láser necesaria para destruir un pieza pequeña de mortero, de 60 mm, aunque sin haber llegado aún a los 100 kilovatios que se consideran el umbral indispensable para el funcionamiento de estas armas. Raytheon, con base en Massachussets, más de 72 mil empleados y una facturación anual de 21 mil millones de dólares, es fabricante también del sistema Phalanx, que realiza la misma labor de defensa pero con morteros, lo que requiere el empleo de una gran cantidad de munición.

¿Y cuál sería el verdadero objetivo de todo estos catastróficos incendios? Si realmente el gobierno estadounidense está detrás de esto, entonces se trataría de un acuerdo de monopolio de tierras valoradas en miles de millones de dólares.

Los incendios obligan a abandonar a los residentes de la zona para satisfacer las necesidades de las élites, que dirigen la política mundial en la sombra. Otra posibilidad es que los incendios forestales fueron creados de tal manera para dar paso a un sistema ferroviario de alta velocidad.. Mira el siguiente video para obtener más información al respecto.

VER TAMBIÉN ▶ Científicos de Harvard lanzarán experimento de Geoingeniería en 2019

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here