Es otro día trascendental en la historia de la exploración espacial: la Administración Nacional Espacial de China (CNSA) acaba de aterrizar su vehículo Chang’e-4 en el lado oculto de la Luna.

El módulo de aterrizaje Chang’e-4 transmitirá mensajes a través del satélite Queqiao, que ahora se encuentra en órbita alrededor de la Luna. Como Chang’e-4 nunca estará en una línea de visión directa con la Tierra, ese relé de satélite será esencial.

Y la nueva sonda exploratoria podría devolver una gran cantidad de datos valiosos: examinar la composición geológica de la superficie alrededor de la cuenca del Polo Sur-Aitken, una parte de la Luna de la que actualmente sabemos muy poco.

Se cree que la cuenca fue creada por una gran colisión en los comienzos de la historia de la Luna, lo que significa que los materiales desde abajo en el manto de la Luna a los que aún no hemos podido llegar podrían estar expuestos en esta región.

Y cuanto más sepamos acerca de la Luna, más podremos descubrir la historia de nuestro planeta y nuestro Sistema Solar. El módulo de aterrizaje también debería poder realizar algunas observaciones útiles del espacio profundo, sin que la Tierra se interponga.

China Daily informa que la sonda lunar aterrizó a las 10.26 am hora local de Beijing este jueves 3 de enero, llegando al cráter Von Kármán (llamado así por Theodore von Kármán, el asesor del fundador del programa espacial chino, Qian Xuesen).

El viaje desde la Tierra comenzó el 8 de diciembre, pero, por supuesto, el proyecto en conjunto lleva años en marcha. Sabemos desde hace mucho tiempo acerca de las ambiciones de la CNSA de conseguir que una sonda aterrice en el lado oculto de la Luna, y ahora ha cumplido su promesa.

Si bien las naves espaciales han podido tomar fotografías del lado oculto de la Luna antes, esta es la primera vez que hemos logrado aterrizar con éxito algo en la superficie. La sonda Ranger 4 de la NASA aterrizó en 1962, pero terminó mal y no funcionó. No devolvía ningún dato.

Estamos esperando el tesoro de datos que Chang’e-4 envíe de vuelta, pero la CNSA no se está deteniendo aquí. Se espera que el Chang’e-5 se lance para 2020, con el objetivo de aterrizar en la Luna y luego regresar a la Tierra. ¿Qué opinas? Déjanos tu comentario más abajo!

VER TAMBIÉN ▶ Rusia prepara una misión para comprobar si EE.UU. llegó a la Luna

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here