Una galaxia se está acercando a la Vía Láctea con rumbo de colisión, un evento que podría alterar nuestro vecindario cósmico y enviar el Sistema Solar hacia el vacío del espacio intergaláctico.

La colisión podría ocurrir mucho más pronto que el predicho impacto con nuestra vecina más famosa: Andrómeda. La galaxia que se aproxima es un pequeño satélite de la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes (LMC, por sus siglas en inglés) y chocará con la nuestra en unos 2.500 millones de años (en comparación, Andrómeda lo hará en 3.850 millones de años). Así lo afirman astrofísicos de la Universidad de Durham, en Reino Unido.

«Si bien 2.500 millones de años puede parecer un tiempo extremadamente largo comparado con la vida humana, es un tiempo muy corto a escala cósmica», dijo el autor principal del estudio Dr. Marius Cautun.

«La destrucción de la Gran Nube de Magallanes, cuando sea devorada por la nuestra, sembrará el caos en la Vía Láctea al “despertar” el agujero negro supermasivo en su centro, convirtiéndolo en un “núcleo galáctico activo” o cuásar».

«El fenómeno generará poderosos chorros de radiación de alta energía que emanarán desde el exterior del agujero negro. Y mientras esto no afectará nuestro Sistema Solar, existe una pequeña posibilidad de que no escape ileso; el golpe podría noquearlo y mandarlo hasta el espacio intergaláctico», explica. La colisión entre la Gran Nube de Magallanes y la Vía Láctea será espectacular, según definen los investigadores.

«Hermoso como es, nuestro Universo está evolucionando constantemente, a menudo a través de eventos violentos como la futura colisión con la LMC. Nuestros descendientes, si aún existen para aquel entonces, podrán observar un gran espectáculo de fuegos artificiales cósmicos», agrega el coautor Prof. Carlos Frenk.

«La LMC es grande —con un peso de 250.000 soles— pero no tiene la masa suficiente como para crear una perturbación enorme. Si el Sistema Solar resiste el evento, podrá vivir por otros tantos millones de años, hasta el punto que la galaxia Andrómeda choque y se fusione con la nuestra; ese sí será el final de la Vía Láctea como la conocemos», concluye Frenk. Los hallazgos han sido publicados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

VER TAMBIÉN ▶ Astrónomos descubren un nuevo Planeta enano en nuestro Sistema Solar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here