Sarampión, paperas, tosferina… cada vez son más los brotes de enfermedades casi erradicadas que han reaparecido en países desarrollados de todo el Mundo gracias a los movimientos antivacunas.

Desde que Edward Jenner descubriera a finales del siglo XVIII la que se convertiría en la primera vacuna de la historia, un sinfín de enfermedades antes mortales han quedado prácticamente erradicadas. Pero siempre hay quien considera que la ciencia es una gran conspiración que pondrá fin a nuestra especie si no se le paran los pies a tiempo.

Es el caso del movimiento antivacunas más reciente, que ha dado lugar a la aparición de nuevos brotes de enfermedades anteriormente erradicadas en zonas del mundo desarrolladas, en las que hace años que no se daba ya ningún caso.

Todo empezó en 1998, cuando el médico Andrew Wakefield, publicó en The Lancet un estudio que asociaba la administración de la vacuna triple vírica a la aparición de autismo en niños pequeños.

Una investigación periodística en 2007 sacó a la luz que Wakefield había manipulado los datos de los participantes en una compleja estrategia para poder demandar a las farmacéuticas que fabricaban las vacunas.

Poco después, en 2010, el Consejo Médico General de Reino Unido dictaminó que Wakefield había faltado a su deber como médico, actuando de manera deshonesta e irresponsable. Inmediatamente The Lancet se retractó de la publicación y todos los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, pero ya era demasiado tarde.

La semilla sembrada por aquel médico había comenzado a extenderse como la pólvora, dando lugar a una epidemia terrible, que a día de hoy se ha convertido en un verdadero problema de salud a nivel mundial.

Cuando un padre o una madre deciden no vacunar a sus hijos, no sólo están poniéndolos en peligro a ellos, sino que también perjudican a todos los que les rodean y pueden ser susceptibles de contagio.

Hay personas muy inmunodeprimidas o que por segundas enfermedades, como el cáncer, no pueden ser vacunadas, por lo que es muy importante que las personas cercanas a ellas estén debidamente protegidas, para evitar la transmisión de agentes patógenos.

Y eso es precisamente lo que está llevando a que surjan brotes de enfermedades como el sarampión, las paperas o la tos ferina; que no afectan solo a la población general, sino que también están atacando a los propios sanitarios.

Lamentablemente, los países menos desarrollados siguen sin disponer de los recursos suficientes para administrar las vacunas necesarias para erradicar estas enfermedades, pero lo más preocupante es que en otras naciones mucho más adineradas, como Estados Unidos o Inglaterra, los brotes están siendo cada vez más numerosos.

Es por esto que resulta vital enseñar a la población a defenderse de las fuentes de información fraudulentas, que han conseguido que aquellos que sólo quieren cuidar a sus hijos obtengan el efecto totalmente contrario.

VER TAMBIÉN ▶ La terrorífica Realidad del Negocio de la Sanidad y la industria Farmacéutica

1 Comentario

  1. Las vacunas actuales son un despropósito para la humanidad. Si miramos los planes de vacunación en Africa en los últimos 30 años vemos q las vacunas no han solucionado esas enfermedades sino al contrario. Sabemos que la Cía ha utilizado los programas de vacunación para inocular otras enfermedades, y si no pregunten a Etiopía. Las vacunas son fundamental pero cuando están en manos de seres q miran a las personas como ganado es un arma bestial, y ya lo advirtió el creador de las vacunas.
    Yo vivo en España, por què tendría q vacunar a mi hijo pequeño de enfermedades q están erradicadas en España. Si no hay riesgo, no es necesario. Si te vas a un país con riesgo de contraer una enfermedad pues vale, te vacunas, pero para qué tantas vacunas, desde el ppio.
    En fin, todo esto con moderación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here