Esta nieve negra ha cubierto la región de Kuzbass, en plena Siberia y a más de 3.000 kilómetros de Moscú, donde viven más de dos millones y medio de personas.

Se trata de una de las zonas del mundo en las que la industria del carbón es más importante con decenas de fábricas y muchos pozos abiertos al aire libre sin ningún tipo de mantenimiento. Y eso está provocando un problema de salud de primera magnitud.

Según publica The Guardian, la nieve negra que ha caído sobre la zona en los últimos días es tóxica ya que está contaminada con polvo de carbón procedente de esos pozos abiertos y de las fábricas.

Un trabajador habría confirmado que el escudo destinado a evitar que el polvo de carbón escapara de una fábrica había funcionado mal y sería el origen de la nieve negra, aunque algunas fuentes apuntan a que se trata de un fenómeno habitual en la zona.

Según Vladimir Slivyak, miembro de la ONG medioambiental Ecodefense, “es más difícil encontrar nieve blanca que nieve negra durante el invierno. Hay mucho polvo de carbón en el aire y, cuando cae la nieve, simplemente se hace visible. No puedes verlo el resto del año, pero sigue ahí”.

Una zona peligrosa

Los habitantes de la región de Kuzbass están acostumbrados a lidiar con este fenómeno. Tienen una media de edad 4 años inferior al resto de Rusia y el doble de posibilidades de contraer tuberculosis, entre otras enfermedades.

Y las autoridades locales no se preocupan de mejorar las cosas, sino que según el Moscow Times, habrían intentado ocultar los hechos.

Varios grupos británicos han intentado boicotear el carbón procedente de esta región siberiana hasta que las autoridades de Kuzbass adopten medidas de protección ambiental, pero sin éxito.

La nieve negra es una causa más de contaminación que puede acelerar el cambio climático como lo es el dióxido de carbono que liberan las minas de carbón.

VER TAMBIÉN ▶ China envía a más de 60.000 soldados a plantar árboles (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here