Expertos en Brasil se han quedado desconcertados en cuanto a cómo una ballena jorobada (o yubarta) de diez toneladas y ocho metros de largo llegó a un área boscosa a unos 15 metros de distancia del mar.

El mamífero marino fue descubierto el viernes pasado en medio de la maleza en la isla de Marajo, frente a la playa de Araruna, en la desembocadura del río Amazonas.

Un equipo de expertos fue a la región para inspeccionar los restos. Se cree que se trata de un cría de doce meses, y quieren recopilar información que podría ayudar a explicar cómo la ballena terminó en la selva, en plena tierra firme.

En una publicación en Facebook de la ONG Bicho D’agua, que está en la isla de Marajo, los biólogos indicaban que la cría se enredó en los manglares después de ser arrojada lejos del mar por olas altas.

Aparte del inusual lugar de último descanso, los científicos también están sorprendidos de que esta yubarta haya sido encontrada en la costa norte de Brasil en febrero, cuando normalmente son vistas en la costa noreste de Bahía entre agosto y noviembre, para luego migrar hacia aguas antárticas en busca de alimento.

«Creemos que se trata de una cría que viajaba con su madre y probablemente se perdió en el camino durante el ciclo migratorio entre los dos continentes», explica Renata Emin, quien actualmente dirige el proyecto Bicho D’agua.

Actualmente, los expertos están llevando a cabo una investigación para determinar con certeza la causa de muerte del animal marino.

Para ello planean abrir la carcasa y tomar muestras, ya que debido al tamaño, peso y ubicación —a los investigadores les tomó dos intentos llegar al lugar debido al agua pantanosa—, los restos no se moverán de donde están ahora.

Sin embargo, eventualmente enviarán el esqueleto al Museo de Historia Natural de Goeldi en Belem para futuros estudios. ¿Qué pudo pasar aquí? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Este misterioso objeto apareció en una playa de EE.UU. (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here