A pesar de que rebatir a Copérnico o Isaac Newton no parece algo demasiado propio de este siglo, la realidad es que una amplia comunidad continúa mirando con escepticismo teorías como la gravedad o la Tierra esférica.

Tampoco se creen “lo de los dinosaurios” y aseguran que es todo una invención, a la vez que defienden que los humanos “no venimos de los monos”. Son algunas de las locas afirmaciones que se pueden escuchar en el documental “Behind the Curve”, dirigido por Daniel J. Clark y recientemente estrenado en Netflix.

El reportaje se adentra en una amplia comunidad norteamericana de terraplanistas que señalan a los gobiernos y a la NASA como principales artífices de este gran engaño. Pero sus seguidores, al contrario de lo que se podría pensar, no son un grupo reducido. Han ido sumando adeptos hasta organizar una Conferencia Internacional de Tierra Plana celebrada en Colorado en 2018.

El documental, en lugar de cuestionar a los terraplanistas busca introducirse en sus vidas para intentar comprender cuál es el motor de su creencia. “Me hice terraplanista porque intenté desmentirlo. Todos hemos pasado eso”, afirma Mark Sargent, protagonista del reportaje y uno de los principales líderes del movimiento.

Asegura que se pasó nueve meses investigando con “rigurosas” pruebas. Una de ellas, consistió en observar una página de vuelos en tiempo real para verificar si alguno cruzaba el océano Pacífico o Índico, pero pasaron las horas y “no encontró ninguno”. Finalmente, decidió subir un vídeo para contar un hallazgo que acabaría viralizándose y convirtiéndole en una especie de gurú.

Según Sargent, el Sol y la Luna “no son más que luces en el cielo” y la Tierra no es “un globo girando a miles de kilómetros por hora”, sino un gigante terrario como un plató de Hollywood comparable a la película El show de Truman. ¿Su prueba? Que si mira al horizonte puede distinguir otras ciudades: “Esos edificios que ves a lo lejos son de Seattle, si hubiera curvatura no los veríamos”, asegura.

Para él, un experto astrofísico como Neil deGrasse Tyson se ha convertido en “aquel que no debe ser nombrado”, ya que les señaló como un movimiento antintelectual al límite de la civilización.

El documental no escatima en contrastar sus teorías con los datos aportados por físicos, psicólogos e incluso astronautas como Scott Kelly, que vivió durante un año en el espacio. Sin embargo, aunque la evidente ironía de algunas situaciones resulta inevitable, no se usan las figuras de estos expertos para ridiculizar el discurso de los otros.. ¿Qué opinas al respecto? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ► Aquí la Evidencia más Contundente que Desmonta la Teoría de la “Tierra Plana” (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here