El descubrimiento es de gran importancia, ya que los astronautas podrán utilizar el agua para producir combustible o incluso protección contra la radiación, lo que convierte a la luna en una parada necesaria para la exploración del espacio.

El Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA ha detectado moléculas de agua que se mueven alrededor de un lado de la luna. La nave espacial enviada en órbita alrededor de la luna por la NASA ha estado estudiando su superficie con gran detalle. Uno de sus objetivos era analizar y estudiar los niveles de hidratación de la superficie lunar.

“El estudio es un paso importante para avanzar en el conocimiento y la historia del agua en la Luna, y es el resultado de años de datos acumulados de la misión LRO”, reveló John Keller, científico adjunto del proyecto.

Un artículo publicado recientemente en Geophysical Research Letters describe cómo las mediciones del Proyecto de mapeo alfa de Lyman (LAMP) de la capa dispersa de moléculas temporalmente adheridas a la superficie ayudaron a caracterizar los cambios en la hidratación lunar en el transcurso de un día.

“Este es un resultado importante sobre el agua lunar, un tema candente ya que el programa espacial de nuestra nación vuelve a centrarse en la exploración lunar”, dijo el Dr. Kurt Retherford, el principal investigador del instrumento LAMP del Southwest Research Institute en San Antonio, Texas.

“Recientemente, convertimos el modo de recolección de luz del LAMP para medir las señales reflejadas en el lado lunar del día con más precisión, lo que nos permite rastrear con mayor precisión dónde está el agua y cuánto está presente”.

No hace mucho, los científicos estaban convencidos de que la luna de la Tierra era un lugar desolado, árido, y sin agua. Pero más recientemente, los científicos han identificado el agua superficial en cantidades dispersas de moléculas unidas al suelo lunar.

El agua superficial se encuentra lejos del ecuador, en latitudes mucho más altas y además, mostró movimiento cuando la superficie se calentó.

Los científicos pensaron anteriormente que las moléculas de agua eran el resultado de los iones de hidrógeno de los vientos solares. Esto significaría que el agua en la superficie de la luna debe disminuir y variar cuando la luna entre en la sombra de la Tierra.

Curiosamente, se comprobó que el agua observada por LAMP no disminuye cuando la Luna entra en la sombra de la Tierra y la región influenciada por su campo magnético. Esto sugiere que el agua en la luna tiende a acumularse con el tiempo y no llueve del viento solar.

“Estos resultados ayudan a comprender el ciclo del agua lunar y, en última instancia, nos ayudarán a conocer la accesibilidad del agua que pueden usar los humanos en futuras misiones”, dijo la autora principal Amanda Hendrix, científica del Instituto de Ciencia Planetaria.

“El agua lunar puede ser utilizada potencialmente por los seres humanos para producir combustible o para el blindaje de radiación o la gestión térmica; Si no es necesario lanzar estos materiales desde la Tierra, eso hace que estas futuras misiones sean más asequibles”, concluyó Hendrix.

¿Qué opinas al respecto? Parece ser una gran noticia para la exploración del sistema solar, ¿no crees? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ El descubrimiento de ‘Agujeros Blancos’ asombra a los astrónomos (Video)

1 Comentario

  1. Dedíquense a exterminar el hambre en la tierra, a condenar la tala de árboles, a desalinizar el agua de mar haciéndola accesible para todos los terricolas que padecen de sed , y recién después , experimenten los que pasa o puede pasar en otro planeta.
    Todo lo que logren descubrir pasará por los despojos de los más pobres de este mundo! Socorro!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here