Los sueños siempre han sido considerados como el espejo de nuestra mente subconsciente y se dice que revelan más sobre nuestra vida de lo que sabemos.

Incluso la psicología moderna admite que muchas de las cosas que ocurren en los sueños va más allá de lo que podemos entender. Lo que está claro es que el mundo onírico está relacionado con nuestra vida y muerte.

Esto sucede muchas veces cuando escuchas a alguien decir que tuvo una pesadilla o un sueño extraño y después de varios días recibió una mala noticia.

Curiosamente, hace uno días publicamos como la Dra. Julia Mossbridge, una neurocientífica cuyo trabajo en la Universidad Northwestern, EE.UU., concluyó después de 15 años de extensas investigaciones que los sueños precognitivos, soñar eventos futuros antes de que sucedan, son reales.

Es más, demostró que entre el 15 y el 30 por ciento de las personas han experimentado alguna vez en sus vidas este tipo de sueños. Incluso así, el misterio completo de los sueños permanece sin resolver. Muchos expertos en la materia afirman que los sueños no pueden ser descifrados completamente porque están conectados a otras dimensiones.

Cierto o no, lo que sabemos con toda seguridad es que no se deben ignorar los sueños, ya que siempre llevan un mensaje que debe entenderse, e incluso podría ser una advertencia. Y esto es lo que ha demostrado un médico estadounidense, quien asegura que muchas personas sueñan con sus seres queridos fallecidos antes de morir.

Las experiencias al final de la vida son intrínsecas al proceso de morir, y se han informado a lo largo de la historia y en todas las culturas. Sin embargo, los sueños y las visiones de los moribundos han sido descartados por la comunidad médica como meras alucinaciones.

Nadie le había preguntado directamente a los pacientes moribundos o había intentado cuantificar sus experiencias al final de la vida, hasta ahora.

El Dr. Christopher Kerr y su equipo han entrevistado a más de 14.000 pacientes con enfermedades terminales, y son los primeros en cuantificar y documentar los sueños y visiones del final de la vida directamente de los pacientes durante sus últimos días.

La gran mayoría de los pacientes informaron al menos una experiencia al final de la vida y compartieron un hilo común en el contenido de sus sueños:

El 72% soñaba con seres queridos fallecidos; El 59% soñaba con viajar o prepararse para marchar; El 29% soñaba con los vivos; y el 28% tuvo “otras experiencias significativas”.

Los investigadores también descubrieron que los diferentes tipos de visiones y sueños proporcionaban diferentes niveles de tranquilidad. En una escala de 1 a 5, donde 5 es el nivel más alto de tranquilidad, aquellos que soñaron con seres queridos fallecidos registraron un nivel de 4.23; Los que soñaban con la vida era de 3.03.

Las personas cercanas a la muerte a menudo informaron sueños de seres queridos fallecidos en sus lechos de muerte, generalmente “invisibles” para los demás en la sala.

“Entré y la enfermera ni siquiera levantó la vista”, dijo el Dr. Kerr a la cadena de televisión CBS de Pittsburgh. “Y ella dijo: “No, no, él se está muriendo”, y yo dije: ‘¿Por qué dices eso?’ Y ella dijo: ‘Bueno, él está viendo a su madre fallecida’ y yo estaba como [riendo] ‘Sí, claro’.”

En uno de los casos, una mujer que estaba a punto de morir llamada Mary se encontraba en la cama rodeada de sus cuatro hijos. Un día ella estaba sentada y acunando a un bebé que nadie más podía ver. Llamó al bebé Danny, pero ninguno de sus hijos se llamaba Danny.

Al día siguiente, la hermana de Mary la visitó y dijo que Danny era el primer hijo de Mary, un hijo muerto. La pérdida fue tan profunda que Mary nunca habló de Danny; pero cuando se enfrentó al final de la vida, su indescriptible pérdida volvió a ella transformada en amor y paz.

Muchos pacientes moribundos, como Mary, tienen heridas físicas que no se pueden curar, pero a través de los sueños del final de la vida, sus heridas espirituales se curan.

El Dr. Kerr, quien es director del hospicio Buffalo, ubicado en el estado de Nueva York (EE.UU.), era escéptico con estos temas, pero los casos investigados le cambiaron su percepción sobre la muerte. Sin embargo, ahora dice que los médicos no están preparados para lidiar con estos sueños.

“Lo que está claro es que la gente está diciendo universalmente que esto se siente más real y diferente a cualquier sueño que haya tenido antes”, concluyó el Dr. Kerr.

En la misma semana hemos sido testigos de cómo los científicos están cambiando su forma de pensar sobre nuestra existencia: la reconocida neurocientífica Dra. Julia Mossbridge afirmó que los sueños predicen el futuro y ahora el Dr. Christopher Kerr ha demostrado que las personas moribundas ven a sus seres queridos fallecidos en sueños y visiones.

Entonces, podemos decir que cuando está llegando el momento de la muerte, difuntos amigos y seres queridos están esperando a los moribundos. Sin duda alguna, esto puede ser reconfortante para todos aquellos que no saben que les espera más allá de esta vida.

¿Qué opinas al respecto? ¿Has tenido experiencias similares con familiares a punto de morir? Mira el siguiente caso excepcional, y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ La Experiencia Cercana a la Muerte más reveladora de la Historia (Video)

6 Comentarios

  1. Que curioso dias antes de la muerte de mi ermana la sonie y en el suenio la estaban golpeando 2 tipos con armas mate uno de ellos y desperte. Dias despoes le hable todo estaba bien dijo. 4 dias despues muere.

  2. Hola que tal? Yo sueño seguido con mis padres y mi hermana hace años. Creo q solo vienen a visitar y a demostrarme que nos estan esperando para la proxima encarnacion. Y tambien con gente que no conozco. Pero que me dicen que no tengo que estar ahi

  3. Para mí es normal tener sueños oníricos..soy psíquica.para decirlo de una forma… siempre habló.con mi madre fallecida.. y ya tengo tengo experiencia de.personas que estaban agonizando y yo no sabía…después me entero…me han presentado en mis sueños…se han venido a despedidr

  4. Mi hermana mayor pidió en el hospital que nos escribieran una carta de despedida y en ella menciona que durante muchas noches anteriores a su muerte mi papá y mi mamá la visitaron y ella les dijo que ya estaba cansada de lidiar con su correo adicional de salud, Abla semana falleció.
    Yo estuve muy grave por una bacteria que se alojó en el intestino grueso, fueron 5 meses de lucha al final del cuarto mes la gravedad fue mayor, caí en inconciencia y un día desperté y les dije que mi papá la noche anterior había estado conmigo y me preguntó que qué pasaba, le dije que tenía miedo, que me aterraba tener que irme y dejar a mis hijas, una de ellas discapacitada, él me dijo que no tuviera miedo que todavía no era tiempo y me llevó a recorrer el buque tanque que el capitaneaba cuando yo era niña y me llevó a los lugares que más me gustaba n visitar cuando navegábamos con él. Cuando lo comenté con las enfermeras me dijeron que habían sido alucinaciones pero yo estoy más que cierta que no fue así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here