Si bien es posible que no se piense mucho en Leonardo Da Vinci fuera de sus pinturas, parece que incluso ahora estamos aprendiendo más y más sobre él. Un neurocientífico de la City University de Londres podría haber descubierto algo muy interesante sobre el famoso pintor.

Un análisis de las obras de arte del Renacimiento parece sugerir que Da Vinci podría haber tenido algo conocido como exotropía. Esto afectó su percepción de profundidad y pudo haberle permitido cambiar entre la visión bidimensional y tridimensional.

Para quienes no lo saben, la exotropía es algo que hace que uno de los ojos se dirija hacia afuera. Se cree que varios otros pintores famosos también tenían esta condición. El resumen de estos hallazgos va como sigue:

Importancia: el estrabismo es un trastorno de la visión binocular que se caracteriza por la incapacidad parcial o total para mantener la alineación ocular en el objeto que es el objetivo de la fijación, generalmente acompañado por la supresión del ojo que se desvía y la consecuente visión monocular bidimensional. Esta señal se ha utilizado para inferir la presencia de estrabismo en un número considerable de artistas famosos.

Objetivo: proporcionar evidencia de que Leonardo da Vinci tuvo estrabismo. Diseño, configuración y participantes:

En la exotropía, la alineación divergente del ojo se manifiesta típicamente como un cambio hacia afuera en las ubicaciones de las pupilas dentro de la abertura del párpado. La condición se evaluó mediante el ajuste de círculos y elipsis en las pupilas, lirios y aberturas de párpados en las imágenes identificadas como retratos de Leonardo da Vinci y midiendo sus posiciones relativas.

Principales resultados y medidas: ángulo geométrico de alineación de los ojos representados.

Este estudio evalúa 6 imágenes candidatas, incluidas 2 esculturas, 2 pinturas al óleo y 2 dibujos. Las alineaciones relativas medias de las pupilas en las aperturas del párpado (donde la divergencia se indica mediante números negativos) mostraron estimaciones de −13.2 ° en David, −8.6 ° en Salvator Mundi, −9.1 ° en el joven Juan el Bautista, −12.5 ° en la joven Guerrero, 5,9 ° en el hombre de Vitruvio y −8,3 ° en un autorretrato de edad avanzada. Estos hallazgos son consistentes con la exotropía (t5 = 2.69; P = .04, de dos colas).

Conclusiones y relevancia: el peso de la evidencia convergente lleva a la sugerencia de que da Vinci tenía exotropia intermitente con la capacidad resultante de cambiar a la visión monocular, lo que tal vez explicaría su gran facilidad para representar la solidez tridimensional de caras y objetos en el mundo y la lejana recesión profunda de escenas montañosas.

Al observar sus trabajos y aplicar las mismas técnicas que un optometrista a sus pacientes, estos investigadores pudieron concluir que los ojos de los que aparecen en los trabajos de Da Vinci estaban desalineados. El profesor Christopher Tyer que trabajó en este estudio notó la diferencia en todos ellos.

Si bien no podemos estar 100% seguros, es un pensamiento interesante que parece bastante probable. Tuviera o no esta condición, todavía era un hombre verdaderamente talentoso.

Dicho esto, nos dice que hay personas en este mundo que ven las cosas de manera diferente y que esa diferencia puede ser usada en su beneficio. ¿Qué opinas? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ El Ente: La terrorífica historia real de un acosador interdimensional (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here