Investigadores han descubierto una nueva especie humana que vivía en la isla de Luzón, Filipinas, hace más de 50.000 años, como anunciaron éste miércoles 10 de abril en la revista Nature.

El análisis de 13 restos fósiles (dientes, falanges de pie y de mano, fragmentos de fémur) hallados en la cueva de Callao, llevaron a los científicos a considerar que se trataba de una nueva especie, que llamaron Homo luzonensis.

El Homo luzonensis, de 50.000 años de antigüedad, era aún más pequeño que el hombre de Flores y mostraba características modernas con otras antiquísimas.

Presenta a la vez “elementos o caracteres muy primitivos parecidos a los de los Australopithecus y otros, modernos, cercanos a los del Homo sapiens”, señala Florent Détroit, paleoantropólogo del museo del Hombre en París y principal autor del estudio.

El Homo luzonensis, que no es un ancestro directo del hombre moderno, sería una especie vecina, contemporánea del Homo sapiens, pero con cierto número de características primitivas.

Dos de los fósiles descubiertos fueron analizados con el método de datación por series de uranio y son de hace 50 000 años y 67 000 años respectivamente, en el Pleistoceno tardío.

Según esa investigación, las pruebas encontradas que sugerían matanzas animales de hace 700 000 años, así como el hallazgo de un único hueso de pie, que databa de hace 67 000 años, habían sugerido, previamente, que los homínidos estaban presentes en la isla de Luzón.

VER TAMBIÉN ▶ Abren sarcófago egipcio de miles de años durante transmisión en vivo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here