Fue el 12 de marzo de 1997. El piloto tinerfeño Juan Reyes, que llevaba el vuelo 118 de Air Europa de Nueva York a Madrid, fue avisado por su copiloto: “¡Mira aquí delante!”..

A 92 kilómetros al oeste de Vigo, y desde 11.800 metros, vieron una estructura gigante que al piloto le recordó, por su tamaño y forma circular, a la isla de Gran Canaria. Las azafatas del avión y otro piloto que volaba tras él corroboraron lo que habían visto. Nada de esto había trascendido hasta ahora.

OVNI significa objeto volador no identificado. No alude necesariamente a una estructura extraterrestre, aunque Juan Reyes, el piloto que vio algo sin explicación la madrugada del 12 de marzo de 1997 sobre el Atlántico, a solo 92 kilómetros de Vigo, no tiene ninguna duda de que se trató de tecnología alienígena.

“Nos llevan 10.000 años de adelanto”, dijo en el capítulo del pasado domingo del programa Cuarto Milenio. Para Jiménez, este caso, inédito hasta ahora, es el más importante avistamiento de una superestructura de origen desconocido registrado nunca en España.

Juan Reyes, tinerfeño de origen, es un piloto comercial con más de 40 años de experiencia y 26.600 horas de vuelo a sus espaldas. Por eso su testimonio merece credibilidad.

En su momento escribió un informe a Air Europa, su aerolínea, en el que describió “un objeto no identificado realmente extraño”. “A fecha de hoy esto no ha sido liberado, el informe está detenido”, asegura.

Eran las 4.14 de la madrugada del 12 de marzo de 1997. Juan Reyes pilota el vuelo AEA 118 de Air Europa entre Nueva York y Madrid. Se trata de un Boeing 757-200. A Reyes le avisa su copiloto, Tomeu Salvá, muy nervioso. “¡Mira aquí delante!”.

No era otro avión, tampoco tierra. Lo que ven es una megaestructura de forma circular con dos luces muy fuertes en el centro. No se aprecia bien si está bajo el agua del océano o sobre ella. La estructura presenta dos focos que lo alumbran todo con una luz blanca, y se percibe una especie de nube alrededor.

Estaban a 39.000 pies (11.800 metros) sobre el mar y a 50 millas (92 kilómetros) al oeste de Vigo. Esa estructura circular gigante le recuerda al piloto canario a la imagen aérea de la isla de Gran Canaria, que tiene una superficie 1.560 kilómetros cuadrados, es decir, como un cuadrado de 40 kilómetros de lado.

Un objeto descomunal que no aparecía en el radar. “Nunca he visto nada igual”, resume el comandante. “Las azafatas también lo vieron [el pasaje dormía] y todo el mundo se quedó pasmado”.

Juan Reyes, totalmente incrédulo, se comunicó con el Centro de Control de Tráfico Aéreo de Madrid para recibir alguna explicación sobre el caso. La respuesta que recibió confirmaba el enigma: no había ningún operativo marítimo en la zona.

Llaman al vuelo de Iberia 6010, un DC10 que viajaba de Montreal a Madrid por la misma ruta, y que pasaba por el mismo lugar unos 10 minutos después. El comandante de Iberia dice que ha escuchado lo que dice su colega y se ofrece a hacer una pasada de 360º encima de la estructura.

Siempre según el relato de Juan Reyes, el comandante de Iberia llama por radio a las 4.30 y dice que “toda la información que ha dado el vuelo 118 es 100% correcta”.

“Nos quedamos mudos”, dice Juan, que admite que a día de hoy no sabe nada del comandante de Iberia que corroboró su avistamiento. “Él hizo su informe, parecido al nuestro”, asegura.

¿Qué opinas al respecto? ¿Estamos ante uno de los mejores casos OVNI reportados cerca de la Península Ibérica? Mira el siguiente video y déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ► WikiLeaks confirma que EE.UU. destruyó una base lunar extraterrestre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here