Uno de éstos exoplanetas es uno de los más pequeños conocidos hasta ahora; otro podría ofrecer condiciones amigables a la vida.

Un total de 18 planetas del tamaño de la Tierra han sido descubiertos más allá del sistema solar. Los mundos son tan pequeños que los sondeos anteriores los habían pasado por alto.

Los investigadores del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS), la Universidad de Gotinga y el Observatorio Sonneberg, volvieron a analizar una parte de los datos del Telescopio Espacial Kepler de la NASA con un método nuevo y más sensible que desarrollaron.

El equipo estima que su nuevo método tiene el potencial de encontrar más de 100 exoplanetas adicionales en todo el conjunto de datos de la misión Kepler. Hasta ahora se conocen algo más de 4.000 planetas que orbitan estrellas fuera de nuestro sistema solar.

De estos llamados exoplanetas, alrededor del 96 por ciento son significativamente más grandes que nuestra Tierra, la mayoría de ellos más comparables con las dimensiones de los gigantes gaseosos Neptuno o Júpiter.

Sin embargo, es probable que este porcentaje no refleje las condiciones reales en el espacio, ya que los planetas pequeños son mucho más difíciles de rastrear que los grandes.

Además, los pequeños mundos son objetivos fascinantes en la búsqueda de planetas similares a la Tierra, potencialmente habitables, fuera del sistema solar.

Los 18 mundos recién descubiertos entran en la categoría de planetas del tamaño de la Tierra. El más pequeño de ellos es solo el 69 por ciento del tamaño de la Tierra; el más grande es apenas más del doble del radio de la Tierra.

Y tienen otra cosa en común: los 18 planetas no pudieron detectarse en los datos del Telescopio Espacial Kepler hasta el momento. Los algoritmos de búsqueda comunes no eran lo suficientemente sensibles.

En su búsqueda de mundos distantes, los científicos a menudo utilizan el llamado método de tránsito para buscar estrellas con caídas de brillo recurrentes periódicamente. Si una estrella tiene un planeta cuyo plano orbital está alineado con la línea de visión de la Tierra, el planeta oculta una pequeña fracción de la luz estelar a medida que pasa frente a la estrella una vez por órbita.

«Los algoritmos de búsqueda estándar intentan identificar caídas repentinas en el brillo», explica Rene Heller de MPS, primer autor del nuevo estudio.

«No obstante, un disco estelar aparece un poco más oscuro en el borde que en el centro. Cuando un planeta se mueve delante de una estrella, por lo tanto, inicialmente bloquea menos luz estelar que en la mitad del tránsito. La atenuación máxima de la estrella aparece en el centro del tránsito, justo antes de que la estrella se vuelva gradualmente más brillante», explica.

Los planetas grandes tienden a producir variaciones de brillo claras y profundas de sus estrellas anfitrionas, de modo que la variación sutil de brillo de la estrella en el centro a la extremidad apenas juega un papel en su descubrimiento.

Los pequeños planetas, empero, presentan a los científicos inmensos desafíos. Su efecto sobre el brillo estelar es tan pequeño que es extremadamente difícil distinguirlo de las fluctuaciones naturales del brillo de la estrella y del ruido que necesariamente viene con cualquier tipo de observación.

El equipo de René Heller ahora ha podido demostrar que la sensibilidad del método de tránsito puede mejorarse significativamente, si se asume una curva de luz más realista en el algoritmo de búsqueda.

«Nuestro nuevo algoritmo ayuda a dibujar una imagen más realista de la población de exoplanetas en el espacio», resume Michael Hippke, del Observatorio Sonneberg. Este método constituye un importante paso adelante, especialmente en la búsqueda de planetas similares a la Tierra».

La mayoría de los nuevos planetas orbitan a su estrella más cerca que sus compañeros planetarios conocidos anteriormente. Las superficies de estos nuevos planetas, por lo tanto, probablemente tengan temperaturas muy por encima de los 100 grados centígrados; algunos incluso tienen temperaturas de hasta 1.000 grados centígrados.

Solo uno de los cuerpos es una excepción: probablemente orbita su estrella enana roja dentro de la llamada zona habitable. A esta distancia favorable de su estrella, este planeta puede ofrecer condiciones bajo las cuales podría aparecer agua líquida en su superficie, uno de los requisitos básicos para la vida tal como la conocemos en la Tierra.

VER TAMBIÉN ▶ Científicos descubren un océano líquido en Plutón (Video)

1 Comentario

  1. Mucho escandalo con los asteroides, porque si este asteroide tiene su orbita en torno al Sol; de ninguna manera puede chocar con los demas planetas (La Tierra).
    Porque si recorre en torno al Sol quiere decir que salio de este ; y si es tan eliptico; entonces su orbita esta en otro plano de traslacion. Y la provabilidad de choque es NULA. OTra cosa fuera si vendria del espacio exterior , este fuera de norma respecto al Astro Rey. (Como los hubo y si chocaron) .saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here