Este año 2019 es un libro que no termina de abrirse, y cuando llegue el momento, estaremos ante la posibilidad de la revelación de la existencia extraterrestre. Mientras, estamos ante más paradigmas que apuntan a esa dirección.

Cabe recordar, como ya publicamos anteriormente, hay hechos que así lo confirman, primero fue la portada del National Geographic con su ¡No estamos Solos!, le siguieron las declaraciones de un expresidente polaco, continuó con el Protocolo de Avistamiento de la Armada de Estados de Unidos, y el reconocimiento del Pentágono a la investigación de los fenómenos aéreos desconocidos.

En el intervalo de estos acontecimientos, se descubre en Marte la evidencia de metano y científicos connotados que hacen afirmaciones de vida extraterrestre. Lo que muchos teóricos de la conspiración llevan años anunciado, está ocurriendo ya.

Estamos hablando de la divulgación de que civilizaciones extraterrestres están aquí, desde hace mucho tiempo. Más de lo que se puede imaginar lo común de la gente. Pero estas civilizaciones ya están aquí, aún de manera encubierta, mantienen relaciones con los gobiernos más poderosos del mundo.

Ante tales expectativas, queda una interrogante que, por el momento parece inexplicable: ¿Cuál será la postura de los gobernantes ante este hecho? Y otra, la sociedad que no se ha interesado acerca del fenómeno ovni, ¿Cuál podrá ser su reacción?

Así, desde el mismo corazón de la oficialidad norteamericana se están abriendo fisuras que dejan ver, lo que se ha sabido desde hace mucho tiempo. Se reveló que: En declaración proporcionada al New York Post por el portavoz Christopher Sherwood del Departamento de Defensa de los Estados Unidos: “La iniciativa gubernamental secreta llamada Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas y de la investigación sobre los fenómenos aéreos no identificados.”

“Que el departamento aún investiga los avistamientos de naves espaciales extraterrestres” Sin duda alguna se trató de una revelación sin precedentes, pero a esto le debemos sumar un video desclasificado en el 2017. Donde un extraño objeto es perseguido por dos aviones de combate Boeing F/A-18 Super Hornet y también detectado por el USS Princeton en 2004.

Así, este OVNI apareció a a unos 24.000 metros de altura, cayendo en picado hacia el mar. Volvió a ascender para seguidamente descender por debajo del alcance del radar del USS Princeton, es considerado el portaviones más sofisticado y poderoso del planeta.

Ahora el periódico estadounidense The New York Times ha vuelto a tomar actualidad referente a los ovnis. Ha publicado el testimonio de varios pilotos de la Marina de los Estados Unidos, explicando encuentros con objetos voladores no identificados en el espacio aéreo estadounidense entre 2014 y 2015.

Cinco pilotos de la Marina norteamericana han relatado una gran cantidad de encuentros increíblemente extraños con objetos voladores no identificados, en la costa este de los Estados Unidos. Y dos de estos pilotos dieron nombre y apellidos.

Así, los encuentros con estas naves de origen desconocido desafiaron las capacidades de propulsión y aerodinámica conocidas, parecido a los efectos especiales de ciertas películas. Las historias de los pilotos también apuntan a una importante actualización de los sensores en sus aeronaves, hizo que la presencia de estas naves fuese detectable.

Y lo que es aún más importante, estos eventos ocurrieron en 2015, más de una década después de que se produjera el incidente de llamado “OVNI Tic Tac” en 2004. Y todo esto ha salido a la luz, de manera oficial, apenas unas semanas después de que la Marina de los Estados Unidos este por cambiar sus procedimientos, para el informe sobre fenómenos inexplicables en el espacio aéreo.

El teniente Ryan Graves, piloto del F/A-18 Super Hornet que formó parte de la Marina durante una década, reveló estos sorprendentes encuentros. En el artículo del The New York Times publicado el 26 de mayo de 2019, Graves los describió: “Cómo unas extrañas naves extrañas aparecieron en su espacio aéreo de entrenamiento durante horas, o incluso días.

“Estas cosas estaban allí todo el día” “Que mantener un avión en el aire requiere una cantidad significativa de energía. Con las velocidades que observamos, 12 horas en el aire son 11 horas más de lo que esperábamos.”

Tanto Graves como el teniente Danny Accoin, eran aviadores navales que formaron parte del escuadrón Strike Fighter Squadron 11, apodados “Red Rippers”, en la Estación Aérea Naval de Oceana, Virginia, Estados Unidos. En el año 2014, cuando comenzaron a aparecer extrañas anomalías en los radares de sus aviones Super Hornet, mientras realizaban maniobras de entrenamiento frente a la Costa Atlántica entre Virginia y Florida.

Según Graves: “Comenzaron a detectar los extraños objetos en sus áreas de entrenamiento después de que se realizara una actualización en la tecnología en los aviones de combate. Esta modificación proporcionaba a los pilotos una mayor capacidad de ver más lejos, comprender mejor lo que se estaba detectando y tener una capacidad mejorada para ver objetos volando bajo sobre la superficie.”

“Que los objetos aparecieran a diez mil o veinte mil metros de altura, incluso bajar al nivel del mar. Podían acelerar, disminuir la velocidad y salir disparados a velocidades hipersónicas”.

El teniente Accoin explicó que: “Interactuó dos veces con los objetos. La primera vez, después de detectar el objeto en su radar, se colocó a tres mil metros por debajo de él. Sin embargo, no pudo seguirlo con la cámara de su casco, a pesar de que su radar le indicaba que estaba allí mismo.”

En un momento llegó a pensar que: “Se trataba de algún programa de drones y clasificado. Pero entonces fue cuando vio que no era así”.
El teniente Graves cuenta que en 2014; “Regresó a la base en Virginia Beach cuando encontró un compañero de escuadrón que volvía de una misión “con una expresión de asombro en su rostro”.

Ese piloto le contó que: “Al parecer uno de los objetos estuvo a punto de impactar con su aparato, cuando volaban sobre el Atlántico, al este de Virginia Beach.” “Era una esfera, en su interior había un cubo”.
Sin embargo, la presencia de estas naves en el cielo no fue lo más extraño, como aseveró Graves en su entrevista.

“Más allá de descender miles de metros en cuestión de uno o dos segundos, poseen características de vuelo que no se pueden realizar con la tecnología conocida, estos “inesperados visitantes” no eran de este planeta.

“Las “naves” aceleraban a una velocidad hipersónica, haciendo paradas repentinas y giros instantáneos, algo más allá de los límites físicos que puede soportar una tripulación humana”. “La velocidad no te mata” «Detenerse lo hace. O la aceleración.”

Así, ambos pilotos se negaron a especular en la entrevista, Graves afirmó: “Tenemos helicópteros que pueden flotar. Tenemos aviones que pueden volar a diez mil metros y justo en la superficie. Pero combina todo esto en un vehículo de algún tipo, sin motor a reacción, sin salida de escape”, Así, estamos ante pilotos de combate altamente experimentados de la Armada de los Estados Unidos, cuyo incidente ocurrió hace unos cuatro de años.

Además, estos encuentros tuvieron lugar en el espacio aéreo fuertemente protegido sobre el océano, donde el ejército realiza sus entrenamientos y pruebas más avanzadas. Nadie puede negar que se trata de una sorprendente revelación, tal vez el siguiente paso sea reconocer la existencia de seres extraterrestres inteligentes en nuestro planeta.

El panorama está abriendo espacios de una comprensión que deba llegar a toda la gente, de que no estamos solos en el mundo, aun cuando se quiera hacer creer.

Ese día a día que llevamos a cuestas, tendría que ser transformado en unas mentes más abiertas, que dejemos de temer, solo así sabremos que este universo no es exclusivo, ni propio del ser humano. Allí, en el espacio, hay más de lo que se piensa.. ¿Qué opinas? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Misteriosos destellos en la Luna: ¿Presencia alienígena? (Video)

4 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con sus conclusiones, el ser humano debe tratar de preparase para el momento de encuentro, pero debemos estar también preparados por si este encuentro no es pacífico.

  2. AL QUE LO QUIERA CREER QAUE LO CREA MI FAMILIA Y YO VIMOS EN MI PUEBLO DE TUMEREMO ESTADO BOLIVAR UNA NAVE DE FORMA CIRCULAR Y CON MUCHAS LUCES PASAR ENCIMA DE NOSOTROS Y SIN HACER RUIDO ERA MUY GRANDE Y ESTO SUCEDIO HACE 60 AÑOS Y ESO NOS QUEDO GRABADO PARA SIEMPRE ESA NOCHE ERA MUY OSCURA EN LA ACTUALIDAD TENGO 65 AÑOS ERA UN NIÑO ESA ES MI VERDAD YO SI CREO EN LA EXISTENCIA DE EXTRATERRESTRES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here