La forma en que la Tierra se manifiesta es con movimientos sísmicos. Esta actividad telurica es objeto de estudio al ser de importancia por los daños humanos y materiales que ha dejado a lo largo de la historia.

En muchas regiones del mundo ha habido un aumento en la presentación de sismos. En otros, se están presentando como enjambres sísmicos, es decir, una serie de temblores de baja intensidad en un período corto de tiempo.  

Como se ha dicho en videos anteriores, aquí se da cabida a la información que divulgan los sismólogos en el que advierten que cada día está más cerca, la posibilidad de un gran terremoto, que pueda devastar algún lugar de la Tierra.

El Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona que abarca más de 40,000 kilómetros de territorio con elevada actividad sísmica y volcánica. Se extiende desde Nueva Zelanda hasta Sudamérica, bordeando hacia el norte pasando por Japón, la fosa de las Aleutianas y América del Norte y Central.

Cuando hay una acumulación de energía en algún momento debe liberarse, se generan roturas y deslizamientos bruscos generados por el peso y gravedad. Finalmente, el “acomodo” de placas se manifiesta con ondas sísmicas que genera temblores. Así, la placa oceánica de Juan de Fuca, se subduce bajo la parte norte del borde occidental de la placa Norteamericana en la zona de subducción de la Cascadia.

Los habitantes de California han temido durante años que la falla de San Andrés genere un terremoto tan devastador como el que destruyó San Francisco en 1906, pero hay otra menos conocida y potencialmente peligrosa la falla de Hayward.

Un reciente estallido de actividad sísmica a lo largo de la costa oeste de California, tiene a los científicos en alerta. Creen que estos pequeños temblores podrían ser un precursor potencial de algo más grande. En las últimas semanas, estos pequeños temblores han sido reportados a lo largo de la costa del norte de California, hasta Washington.

Se debe al fenómeno llamado “deslizamiento lento” que está sucediendo al norte del Pacífico. Jim McClain, profesor de geofísica de la universidad de California en Davis dijo que; “La placa de Juan de Fuca, se está deslizando por debajo de América del Norte, algunas veces está cerrada, y otras se resbala. Pero cuando resbala, se acumula estrés en otros lugares”

Esto da lugar a los llamados mega terremotos, como el que sacudió a Japón y causó un tsunami masivo en 2011. McClain dice que: “Este lento deslizamiento es algo que no se comprende por completo, pero podría ser un precursor de mayor actividad sísmica”.

“Estas cosas ocurren cuando tienes una placa bloqueada a profundidades relativamente poco profundas, donde una placa se desliza debajo de otra y luego obtienes una liberación, lo suficientemente superficial como para que realmente cambie el fondo marino”.

El profesor McClain dice que “En algún momento, es probable que halla una actividad sísmica significativa a lo largo de la falla de Hayward en el área de la Bahía de San Francisco en California.”

“Eso tiene el potencial de sacudirnos bastante bien aquí en el valle central, mucho más que el terremoto de Loma Prieta”. Los mega terremotos de magnitud nueve o más son raros. Los de menor intensidad tienden a preocupar más a la población.

Entonces qué pasaría si se presentase un sismo en esta zona, pero también es viable en cualquier otro lugar del planeta. Pueda suceder que, en una ciudad de altos edificios y ampliamente extendida en territorio, como lo es San Francisco y Oakland, se estaría enfrentando a graves pérdidas, tanto humanas como materiales.

Se sabe que la falla Hayward es una suerte de bomba tectónica que solo está esperando detonar, es una de las más activas y peligrosas.
Y se incrementa este riesgo cuando se sabe que el último terremoto generado en la falla Hayward, ocurrió hace siglo y medio.

Si se generase el epicentro debajo de la ciudad de Oakland, el sismo también afectaría a la ciudad de San Francisco, con consecuencias todavía más funestas. En esta zona viven más de 7 millones de personas que están en un alto riesgo de sufrir daños, y también en su patrimonio, en cualquier momento.

Los daños potenciales se elevarían con la posibilidad de incendios por escapes de gas o cortocircuitos eléctricos, durante e inmediatamente después del sismo. Según algunas estimaciones al menos mil personas perderían la vida, en el momento del sismo, en tanto que cerca de veinte mil resultarían heridas, pero podrían escapar por su propio pie, en caso de un terremoto de magnitud 7.

Esto datos aumentarían en caso de que el sismo fuera de mayor intensidad. Sobre esta falla se encuentran más de 300 edificios, entre ellos el California Memorial Stadium de la Universidad de Berkeley. Pero en toda la región, un terremoto pondría en riesgo a millones de edificios y casas.

En tanto que, miles de personas podrían requerir ser rescatadas de entre los escombros de edificios colapsados, sumando a esto las personas atrapadas en ascensores, estacionamientos en sótanos, además de casas derrumbadas.

Asi mismo, los daños ocasionados por un sismo obligarían al desplazamiento de miles de familias. Se interrumpiría el suministro de agua durante semanas en algunas zonas y hasta meses en otras.
Habría cortes de electricidad y del servio telefónico además de otros servicios como gas y un fuerte desabasto de alimentos.

Con la carencia de agua, los bomberos no tendrían la capacidad suficiente para combatir tantos focos al mismo tiempo, podrían quemarse espacios comerciales y residenciales. Y cercana a esta ciudad, se encuentra la ciudad de los Ángeles con su poderosa falla, allí mismo hay comunidades pequeñas y grandes ciudades que suman más de 38 millones de personas. También allí un terremoto sería devastador.

Se calienta el Cinturón de Fuego, California es sacudida por más de 80 sismos. En otros lugares, ha habido varios enjambres sísmicos.
El terremoto de Perú con magnitud 8,0 grados, es definitivamente atípico e inusual, se manifestó en una parte remota de la selva amazónica en una vasta reserva natural a 57 millas al este de la pequeña ciudad de Yurimaguas, afortunadamente no pegó en una zona densamente poblada.

Estamos a la espera de un gran terremoto que ahora si afecte a zonas completas. Como hemos hecho referencia a otros ahora los sismos están abarcando espacios más extensos como sucedió en México en septiembre del 2017, que abarcó once estados, y ahora el de Perú que se sintió en 4 países más.

A esto solo queda una nota como una interrogante: Cada vez que tiembla se bajan decimas de grado, a todos los temblores de más de 5 grados de intensidad registrados en el mundo. ¿Estamos ante un eventual terremoto que pueda afectar a una gran población? ¿Realmente se está preparado para esta contingencia?

VER TAMBIÉN ▶ “Un asteroide catastrófico podría impactar contra la Tierra en cualquier momento”, advierte NASA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here