Un grupo de astrónomos europeos han observado algo nunca antes visto; un puente intergaláctico, que se ha formado por emisión de radio. Y lo más desconcertante es que los expertos han asegurado que no existe una explicación lógica para este extraño fenómeno.

En el año 2013 y 2016, el satélite Planck mostró las primeras pruebas sobre la existencia de una corriente de partículas que va a lo largo de diez millones de años luz, la cual conecta dos cúmulos galaxias diferentes: Abell 0399 y Abell 0401.

Los cúmulos son estructuras más grandes que habitan en el universo, sostenidas por la gravedad. Poseen miles de galaxias y normalmente se forman en la intersección de otras inmensas estructuras que se conocen como filamentos y que crean una especie de «red». La llamada Red Cósmica.

Después de conocer la información de Plank, un equipo liderado por Federica Govoni, astrónoma del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia, captó ambos cúmulos con LOFAR, un inmenso radiotelescopio con antenas que se reparten en diferentes países de Europa y cuyo cuerpo principal se encuentra en Holanda, siendo uno de los más sensibles del planeta en la actualidad, den el rango de frecuencias bajas.

Los resultados, los cuales se publicaron en la revista Sciencie, confirman que se trata de «emisiones de radio», y se forman por la presencia de electrones que se mueven prácticamente a la velocidad de la luz en un campo magnético que conecta ambos cúmulos de galaxias.

Lo normal es encontrar estas emisiones entre galaxias o dentro de un mismo cúmulo de galaxias, pero nunca entre cúmulos diferentes. Así lo explicó Govoni.

Los cúmulos analizados se encuentran a mil millones de años luz de distancia. Eso quiere decir, si la humanidad hubiese encontrado la forma de viajar a la velocidad de la luz, le llevaría mil millones de años en llegar hasta los cúmulos Abell.

Cada uno de estos cúmulos estudiados posee una masa billones de veces superior a la del Sol. En estos momentos, se mueven en una trayectoria de colisión frontal a mil kilómetros por segundos.

Govoni explica que es probable que la conexión que hemos observado sea la primera prueba para confirmar algo que ya se sabe: ambos cúmulos chocarán y se unirán, creando uno solo, pero esto no pasará hasta dentro de miles de millones de años.

Sin embargo, el descubrimiento no deja de ser desconcertante. El fenómeno visto es conocido como «Radiación de Sincrotrón» y pasa cuando partículas muy energéticas se mueven dentro de un campo magnético.

El problema surge ya que es sumamente complicado de explicar la naturaleza de dichas señales de radio, ya que un electrón, durante toda su vida en dichas condiciones, solamente es capaz de recorrer el tres por ciento de la distancia total que separa los cúmulos, de acuerdo a Govoni, quién ha llamado a su descubrimiento como una «Aurora Cósmica», por los grandes parecidos con las auroras terrestres.

VER TAMBIÉN ▶ El Sistema Solar desconocido para los Humanos (Video)

Erick Sumoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here