El Club Bilderberg lleva años siendo parte de las conspiraciones a nivel mundial y con muchas pruebas que lo confirman.

Cristina Martín. FOTO: Pepo Herrera www.pepoherrera.com

Esta vez, la periodista Cristina Martín Jiménez, quién lleva años dedicándose a investigar al Club Bilderberg, ha expuesto durante una entrevista forma en como la élite influye directamente en los medios de comunicación, manipulándolos y así conseguir controlar a la población.

La experta declara que la clave para poder manipular a la población para que piensen de una sola manera es, precisamente, mediante los medios de comunicación, los cuales están concentrados en un reducido grupo, de los cuales forman los grandes medios internacionales y locales, quienes se encargan de hacer llevar la información a las personas.

De esta manera, los medios son capaces de manejar la información como lo desean, pues se encuentra en manos de unos pocos que pueden hacer que, lo que ellos quieran, se vuelva una realidad, o una mentira. Así, ordenan a la población a quienes seguir, a quienes odiar, a quienes adorar y a quienes repudiar.

Martín Jiménez también menciona lo peligroso que esto puede ser en mentes manipulables que desconocen, ya sea por ignorancia y por su misma debilidad, cómo funciona realmente esta especie de dinámica de manipulación, ya que la gente sencillamente se dejará «guiar» por el camino que esa maquinaria quiera.

De esta forma es como los medios de comunicación tienen una función bastante importante de «educación» para el Club Bilderbrg y toda esa élite, adoctrinando a cientos de millones de personas que son llevadas a situaciones de terrorismo, miedo, odio.

Incluso, llegando a un nivel tan alto de manipulación que son capaces de controlar sus emociones; siendo uno de los ejemplos más claros los «escraches» públicos, o el linchamientos públicos a personas, sean figuras públicas o no, solo porque los medios le hicieron creer que era lo correcto y sin pensar en las consecuencias que traerá dicho acto.

¿Por qué hacen eso? Sencillamente, porque es una manera rápida, sencilla para «borrar» del escenario público a una persona que representa un peligro para la élite o que, sencillamente, si no alinea con sus intereses.

Incluso, llegamos al punto en que decidimos a quién votar mediante las propagandas que vemos en los medios de comunicación, eligiendo siempre a la persona impuesta por la élite.

Cristina Martín Jiménez menciona que lo más importante es entender como grupos y organizaciones como el club Bildberberg manipula a través de las emociones y los medios cumplen a cabalidad un papel de gran importancia en todo lo que ocurre actualmente en el mundo.

El único lugar que aún (y entiéndase bien la importancia del «aún») se encuentra libre de ese control es el internet. Sin embargo, poco a poco, están domando control ¿Dejaremos que eso suceda? ¿Qué opinas al respecto?

VER TAMBIÉN ▶ Exorcistas se reúnen en el Vaticano para combatir el aumento de posesiones demoníacas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here