La polémica con el 5G continúa expandiéndose; mientras China sigue alegando que será el siguiente paso en comunicación, las teorías de control mental y daños a la salud continúan.

Pues, mientras Rusia y España están apresuradas para instalar redes 5G con, o sin ayuda de China, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha hecho un llamado internacional para detener el lanzamiento de las transmisiones de telecomunicaciones electromagnéticas de microondas 5G.

Lo de Morawiecki parece una movida admirable, la cual, su único precedente, es el de la ciudad de Bruselas, en Bélgica, en donde los planes de un proyecto beta para la instalación de internet inalámbrico con tecnología 5G de alta velocidad fueron suspendidos totalmente por el peligro que podría representar a la salud ciudadana.

Más de dos mil científicos y mil cuatrocientos médicos de todo el planeta han señalado al nuevo rango de frecuencia de banda milimétrica 5G, el cual se está introduciendo en la industria de las telecomunicaciones en todo el planeta, como un peligro directo para la salud de las personas, los animales, insectos y la vegetación.

Expertos aseguran que no existen pruebas de seguridad previas que garanticen la seguridad, a pesar de que 5G trabaja con frecuencias entre diez y cien veces más altas que los transmisores de teléfonos celulares actuales.

La instalación masiva de 5G implicaría la instalación de millones de cajas transmisoras a distancias que no superarían las diez o doce casas en urbanizaciones. Los científicos han anunciado que esto someterá a la población a vivir en zonas urbanas inundadas de contaminación electromagnética.

La primicia de la red 5G (quinta generación), es la última gama tecnológica en celulares respalda por la industria. Esta nueva red se está promocionando como una red inteligente con capacidad de crear servicios de transmisión de información en internet mucho más veloces y con una mejor cobertura mediante telefonía móvil.

Lo cual hará que las ciudades pasen a ser «ciudades inteligentes», que operarán con alta capacidad y tiempo en transmisiones de datos, una reducción del uso energético y seguridad pública más óptima y mejorada debido a la red inteligente.

Sin embargo, desde que se anunció su instalación, son muchas las personas que se han pronunciado en contra de esta tecnología, alegando el daño que podría provocar en la población. Sin embargo, este no es el único problema.

Teóricos han comenzado a plantear la posibilidad de que el 5G no sea un nuevo método de control de masas masiva, el cual ya se encuentra «normalizado» entre la élite. Aún no sabemos las consecuencias reales que podría traer este sistema, o si se trata de una campaña estadounidense en contra de la tecnología china, pero cada vez son más las naciones que se están sumando a la prohibición del 5G.

¿Qué crees que sucederá? Mira el siguiente video y no te olvides de dejarnos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Periodista expone al Club Bilderberg y su manipulación para controlarnos

Erick Sumoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here