Durante toda la historia reciente, se han dado a conocer diferentes testimonios de personas describiendo las crueles prácticas de control mental MK-Ultra.

Una práctica que, aún en la actualidad sigue siendo aplicada de manera secreta, ya sea por organizaciones de inteligencia como la CIA, o industrias como Hollywood, llegando alcanzar la masiva cifra de 35 millones de esclavos del control mental.

A pesar de que existen registros de épocas antiguas, como el Libro Egipcio de los Muertos, es, sin embargo, en el siglo XX cuando el control mental se transformó en una especie de ciencia en el sentido moderno del término, con la cual miles de personas han sido observadas de forma sistemática, documentadas y, obviamente, experimentadas.

Los métodos se basan en, básicamente, una terapia de choque para traumatizar a la víctima al grado de crear un esclavo controlado, el cual se puede activar en cualquier momento para que cumple algún objetivo específico. Una práctica que, a pesar de estar altamente documentada, los medios de comunicación pasan por alto.

Uno de los primeros métodos de control mental basado en el trauma le realizó Josef Mengele, el médico Nazi que trabajó durante años en campos de concentraciones. Famoso en un comienzo por ser uno de los médicos de las Schutzstaffel que supervisó la selección de los presos que llegaban para determinar quién sería asesinado y quién sería llevado a trabajo forzado.

Sin embargo, su «fama» creció gracias a los sádicos experimentos que hizo en los prisioneros de los campos de concentración, incluyendo a niños, lo que le valió el título de «Ángel de La Muerte».

Con el avance de la ciencia, también ha avanzado los métodos de control mental y, de acuerdo a investigaciones hechas por investigadores independientes, es sabido que existen dos tipos de esclavos mentales creados mediante este tipo de prácticas:

El MK-Ultra Delta; es la persona seleccionada mediante su aptitudes físicas, así como la destreza para ser empleado como un asesino. Las unidades de inteligencia como la CIA utilizan este tipo de esclavos controlados mentalmente para sus fines más oscuros, ya sea en guerras, auto-atentado y asesinatos. En otras palabras, las conocidas «Operaciones Negras» (BlackOps), son realizadas por personas bajo un control mental.

El otro tipo de esclavo es el MK-Ultra Beta; es el esclavo que usan para infundir sus mensajes, como esclavos sexuales. Carismáticos, talentosos y que fácilmente pueden calar en la población.

Beta es la segunda letra griega y representa los modelos que los programadores están creando al manipular la parte más primitiva del cerebro humano. La empresa de Hollywood es la cuna de este tipo de control mental, tanto en sus artistas (esclavos) como en las personas que consumen este material. A través mensajes de índole sexual desean controlar a la población en general.

Para aquellas personas que dudan sobre este tipo de práctica, existe mucha documentación histórica, inclusive, el mismo Bill Clinton, públicamente, apareció disculpándose por este tipo de prácticas.

Lo peor del asunto es que, según las investigaciones, ya existen alrededor de 35 millones o más de esclavos mentales en el mundo, y cada vez nos acercamos más al masivo control de la humanidad ¿Crees que debemos despertar?

VER TAMBIÉN ▶ Internet neuronal: la ‘élite’ sabrá hasta lo que piensas (Video)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here