La empresa DeepMind ha creado una inteligencia artificial capaz de cooperar y aprender por sí misma y para demostrar su capacidad, la ha adjuntado en el videojuego Quake III Arena, donde ha vencido a cualquier competencia humana que le ha hecho frente…

El fallecido físico y Teórico, Stephen Hawking, advirtió a la humanidad sobre la inteligencia artificial, la cual podría llegar a desarrollarse tanto que perderíamos el control de esta, convirtiéndose en autónoma. Muy similar a lo visto en películas de ficción como Terminator o Yo Robot.

Y todo parece indicar que vamos por ese rumbo. Un estudio publicado en la revista Science y redactado por investigadores de la compañía DeepMind, demostró como una inteligencia artificial fue capaz de derrotar a jugadores profesionales en uno de los más populares videojuegos de primeros en primera persona, Quake III Arena, algo que nunca había conseguido ninguna máquina.

Los científicos crearon un sistema basado en diferentes IAs, a las que han bautizado como «Agentes». Cada uno de estos agentes aprendió, de forma independiente, como jugar desde cero y, en el proceso, las ventajas de cooperar para ganar. Solo necesitaron una gran base de datos que alberga miles de partida, un algoritmo de aprendizaje por refuerzo positivo y observar los pixles que ocupa su propio campo de visión.

Se programaron para ganar cuantas veces pudieran en una modalidad de juego en la que el objetivo es capturar una bandera enemiga y evitar que capturen la propia. Las IAs hicieron retroceder a sus enemigos, aprendieron tácticas para apoderarse de campamentos contrarios y para resguardar el propio, incluso a proteger a los aliados.

Los investigadores entrenaron a treinta Agentes en total. Después de unas 450.000 partidas, estos demostraron sus habilidades en un torneo donde participaron cuarenta profesionales. Así se observó que la máquina se impuso y consiguió capturar una media de dieciséis banderas más que los participantes humanos, a pesar de que se le modificaron los parámetros de reacción para equipararlos al nivel del reflejo humano.

Hasta ahora, las IAs de DeepMind, AlphaZero y AlphaGo, habían derrotado a los mejores jugadores de ajedrez, go y shogi, después de aprender por sí solas. Pero, dado que estos juegos se desenvuelven en entornos muy estables y con reglas bien establecidas, el próximo paso es introducir complejidad, incertidumbre y multitud de protagonistas.

Los científicos han conseguido demostrar el rendimiento de su IA en un ambiente con una gran cantidad de individuos, en el que los Agentes debieron aprender, de manera independiente, pero también cooperar entre ellas para sobrevivir.

Esto es fundamental para los investigadores de la empresa, pues de esta manera la inteligencia artificial podría realizar tareas cada vez más complejas, sin necesidad de que se deba programar por separado cada una de las actividades.

A pesar de que el objetivo de DeepMind no es destruir el mundo, sino el de desarrollar una Inteligencia Artificial capaz de lidiar con trabajos complejos, no deja de preocuparnos que una IA sea capaz de aprender habilidades y a cooperar entre ellas para un bien común.

Las palabras de Stephen Hawking aún continúan presentes, pero parece que la ciencia no quiere prestar atención ¿Qué crees que están haciendo lo correcto?

VER TAMBIÉN ▶ EE.UU. desarrollará cascos militares que permitirán comunicarse telepáticamente

Erick Sumoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here